5 claves que demuestran que posees una inteligencia intuitiva

Al contrario de lo que mucha gente piensa, la inteligencia intuitiva sí se puede aprender y nuestro subconsciente y nuestras vivencias pasadas nos ayudarán a hacer el mejor uso de ella

La inteligencia intuitiva está de actualidad.

Lejos queda el peso de ese enfoque racional basado en un análisis lógico y analítico de nuestra realidad que, generalmente, se cuantifica a través del coeficiente intelectual.

A día de hoy hablamos ya de inteligencias múltiples. Cada persona es hábil en una o varias dimensiones, y es ahí donde está nuestra grandeza y, a su vez, nuestro poder para triunfar en la vida.

Ahora bien, autores como Howard Gardner hablan de la importancia de la intuición humana. En lugar de ver esta dimensión como algo poco científico, hablamos ya de un concepto realmente valioso.

Porque quien atiende su intuición logra conectar con su auténtico ser, con su experiencia previa, con sus emociones y con ese “sexto sentido” que nos invita a dar respuestas más creativas en nuestros entornos.

A continuación, te proponemos un reto. Te ofrecemos 5 claves que se pueden demostrar si aplicas en tu día a día la inteligencia intuitiva, en contraposición a ese enfoque más lógico, más racional.

1. La inteligencia intuitiva atiende y comprende las emociones

mujer-con-mariposa-en-las-manos

Albert Einstein solía decir que la única cosa realmente valiosa es la intuición. Esos pensamientos que nos llegan del mundo inconsciente al consciente son como un regalo del cerebro. Y por supuesto, no responden a algo fortuito.

  • Son el reflejo de esa persona que sabe conectar a la perfección su mundo emocional, el de la experiencia y el de su sexto sentido.

Ahora bien, el tema de las emociones es, sin duda, un aspecto fundamental. Comprender aquello que nos preocupa, que nos bloquea, que nos enfada o nos emociona nos proporciona un conocimiento pleno y auténtico sobre nosotros mismos.

  • Es muy difícil que quien no se conoce a sí mismo genere ideas creativas o tome decisiones acertadas de acuerdo a sus necesidades.

Descubre también cómo aprender a entender lo que sentimos

La verdadera intuición llega desde la autoconfianza. Solo cuando estamos en pleno equilibrio con lo que somos y lo que sentimos aplicaremos en el día a día una auténtica inteligencia intuitiva.

2. Confías en tus corazonadas

Aclaremos, en primer lugar, un aspecto importante. Una corazonada no es magia, no es precognición ni una voz espiritual dándonos un consejo.

  • Una corazonada es la voz de nuestro inconsciente. Es una respuesta rápida a un momento puntual donde necesitamos reaccionar.
  • Cuando sentimos un presentimiento no es más que ese mundo inconsciente volviéndose consciente para ayudarnos.

Para entenderlo mejor te pondremos un ejemplo:

  • Conoces a una persona, pero una corazonada te dice que es mejor evitarla. No iniciar una amistad ni aún menos una relación. ¿Por qué sentimos esto? ¿Hemos de hacer caso?

Cuando asciende a nuestra mente este tipo de sensaciones es la propia intuición dándonos un mensaje. Lo hace según nuestras experiencias previas, nuestra personalidad, emociones y sensaciones.

Es como si hubiéramos abierto nuestro “baúl” experiencial para encontrar la respuesta.

3. Eres observador y no te dejas llevar por juicios ajenos

mirada (Copy)

Hay quien desconfía de la inteligencia intuitiva. Quien piensa que no es acertado dejarse llevar por estos pensamientos, estas sensaciones.

Lee también “si te lo tomas todo como algo personal, vivirás eternamente amargado”

Sin embargo, autores como Robin M. Hogarth, experto en la toma de decisiones y autor de “Educar la intuición”, nos dicen lo siguiente:

  • Las personas intuitivas son muy observadoras.
  • Tienen una visión crítica sobre las cosas, no se dejan influenciar.
  • A la hora de tomar una decisión, confían en su intuición, en todas las sensaciones que pueda llegarles de cualquier foco, de cualquier estímulo.

No obstante, tras atender la intuición, siempre toman una decisión lógica y consciente. La intuición es, pues, un punto de partida imprescindible.

4. Disfrutas de instantes en soledad

La soledad favorece esa necesitada conexión con uno mismo. Solo entonces somos capaces de analizar nuestros pensamientos, de comprender nuestras emociones…

Las personas con inteligencia intuitiva toman contacto con su mundo interior de forma frecuente, a través de la meditación.

Algo así solo se consigue en soledad, disfrutando de uno mismo para, después, conectar de forma más eficaz con nuestro entorno.

5. Has aprendido a “interpretar señales”

inteligencia intuitiva

Con interpretar señales nos referimos a unos aspectos muy concretos.

Sabes cuándo es la mejor oportunidad para hacer algo. Percibes cuándo te mienten, cuándo es necesario actuar, cuándo acabar con una relación o con una responsabilidad puntual

  • Atender las señales es ser sensible y prestar atención a tu entorno.
  • Es disponer de una experiencia de la que has aprendido, que te ha permitido ser más sabio y, a su vez, a confiar en ti mismo.
  • Atender las señales implica ser valiente para dar el paso. Para propiciar ese cambio, para iniciar una nueva etapa, para lograr ser más feliz.

Descubre también 7 signos tempranos de las relaciones abusivas

Generalmente, el sexto sentido se desarrolla plenamente en las personas entre los 40 y los 50 años.

Es cuando ya disponemos de un bagaje experiencial y cuando tenemos más seguridad en nosotros mismos para iniciar cambios en busca de nuestra felicidad.

La intuición, como el sexto sentido puede aprenderse, y no hay tampoco diferencias entre hombres y mujeres. Todos podemos y debemos hacer uso de estas dimensiones.

Como recomendación, y si te interesa el tema, te proponemos consultar los siguientes libros:

  • Inteligencia Intuitiva. Malcolm Gladwell (editorial Taurus, 2005).
  • Educar la intuición: El desarrollo del sexto sentido. Robin M. Hogarth (editorial Paidós, 2002).