¿Es posible adelantar el parto con remedios naturales?

Amigas, madres o abuelas nos pueden comentar acerca de diferentes artificios probados para adelantar el parto y nosotras, futuras madres, en medio de nuestra ansiedad, decidimos intentarlos

Adelantar el parto es un pensamiento que puede resultar inquietante. Sin embargo las últimas semanas de gestación pueden volverse eternas. Sobre todo para las madres primerizas quienes anhela tener a su bebé en brazos.

Es entonces cuando la madre piensan en la posibilidad de adelantar el nacimiento, por supuesto, con remedios naturales que no perjudiquen a ninguno de los dos. Este tipo de argumentos lo hemos escuchado muchas veces de parte de mujeres que ya han pasado por esa experiencia.

¿Realmente es posible adelantar el parto con este tipo de remedios?

Adelantar el parto.

 

La mayoría de las sugerencias conocidas no tienen una certificación científica que demuestre que funcionan. A cada mujer, según su particularidad, puede servirle alguno de ellos.

Si te decides a probar alguna opción, resulta prudente consultar con tu médico a fin de calcular los riesgos a los que te puedes exponer.

Un aspecto importante que debes considerar es no poner en práctica ningún método para adelantar el parto si aún te queda bastante tiempo para salir de cuentas. La fecha es la que indica tu médico en tu primera visita de control prenatal.

Sabemos que estas fechas no son exactas, de hecho muy pocas mujeres dan a luz en el día indicado por el especialista. El trabajo de parto puede dar inicio en cualquier momento entre las semanas 38 y 42.

Si tu embarazo ha sido normal, sin ninguna complicación y ya has pasado de la semana 39 de gestación puedes probar los remedios naturales que se conocen para adelantar el parto. Solo en este caso.

Lee también: 8 consejos para un embarazo sano

Remedios naturales que te pueden ayudar a adelantar el parto

De seguro querrás preparar tu mente y tu cuerpo para ese momento tan esperado. Algunas de las técnicas que te recomendamos pueden ser de utilidad durante todo el embarazo. Conservar un buen estado físico y mental es esencial para una gestación adecuada y feliz.

Hojas de frambuesa para adelantar el parto.

 

Infusiones

Los preparados a base de hojas de frambuesas son muy conocidos por su efecto sobre el útero. Estimula y facilita el trabajo de parto y, en consecuencia, se reduce el tiempo de alumbramiento.

  • Una taza diaria es lo recomendable. Puedes consumirla caliente o fría, según tus preferencias.

Inhalaciones y baños calientes

Es normal que, faltando poco para poder tener al bebé en tu regazo, tengas episodios de estrés y ansiedad. Si estás tensa tus músculos se contraen y esto evita que el feto se disponga a salir.

Las inhalaciones y baños calientes sirven para relajarte y resultan ideales para estimular el trabajo de parto.

  • De ser posible llena la bañera con infusión de hierbas de tu agrado y sumérgete al menos media hora.
  • Mientras te bañas disfruta de las inhalaciones que te ayudarán a relajarte.

Ingerir ciertos alimentos

Hay creencias populares que indican que alimentos como la piña, el jengibre o la albahaca suelen inducir el nacimiento. La comida picante también ha sido mencionada por mujeres que afirman su eficacia para adelantar el alumbramiento.

No obstante, debes moderar el consumo, pues estos podrían causar acidez estomacal.

Ver también: Factores de riesgo durante el embarazo

Otras técnicas para adelantar el parto de forma natural

Mantener la actividad

A menos que tu médico recomiende lo contrario, salir a caminar todos los días te proporcionará buena salud física y mental.

Al acercarse el alumbramiento, las caminatas pueden disponer al feto en la posición requerida para nacer.

Embarazada caminando para adelantar el parto.

Tener sexo

Quizás no te sientas con el ánimo, pero se supone que las relaciones sexuales en las últimas semanas de embarazo ayudan a inducir el nacimiento.

  • Una de las razones es que en el orgasmo se libera oxitocina, la hormona responsable de estimular las contracciones.
  • La segunda razón es que el esperma masculino posee prostaglandinas. Estas hormonas ayudan a dilatar el cuello uterino y con ello propiciar el trabajo de parto.

Hablarle a tu bebé

Esta es la sugerencias menos científica para estimular el parto, pero no se pierde nada por intentarlo. Mantener un contacto verbal con tu hijo desde antes de nacer os conecta a ambos a nivel emocional. Hazle saber que lo deseas, lo amas y le estás esperando.

Como mencionamos anteriormente, cada caso es distinto y lo que puede funcionar a unas mujeres a otras, quizás, no. Existen muchos relatos de mujeres que respaldan la efectividad de estos remedios para inducir el parto.

Si bien no hay pruebas científicas de su eficacia tampoco se ha probado que sean perjudiciales en embarazos sin complicaciones. Recuerda, si decides probarlos, consúltalo con tu médico.