¿Es posible curar un esguince de tobillo rápido?

Edith Sánchez·
28 Agosto, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médica Elisa Martin Cano al
06 Julio, 2020
El esguince de tobillo causa un fuerte dolor y limita el movimiento, pero casi nunca representa una lesión grave. La manera de superarlo con rapidez es guardar reposo y disminuir la hinchazón con medidas simples.

Curar un esguince de tobillo rápido es posible, siempre y cuando este no sea muy severo y se adelanten de manera rigurosa las medidas del caso. De cualquier manera, lo más importante es que se recupere bien la articulación, para evitar complicaciones posteriores, por lo que un tiempo mínimo es requerido.

El esguince de tobillo es uno de los más frecuentes, en especial entre los deportistas. De hecho, aunque no se practiquen ejercicios, no es raro tener una torcedura en esta zona al caminar por superficies irregulares o llevar un calzado aparatoso o inadecuado.

En general, no es una lesión grave y se cura con recuperación completa de la funcionalidad. Hay personas más propensas a sufrirlo, por falta de flexibilidad en las articulaciones, edad o exposición mayor a traumatismo.

¿Qué es un esguince de tobillo?

El esguince de tobillo se define como una lesión que se produce cuando se gira el pie de forma anómala, lo que lleva a que se estiren en extremo o se desgarren los ligamentos de la zona. La función de estos es ayudar a mantener unidos los huesos del tobillo, por lo que su uso excesivo desestabiliza el equilibrio de la región anatómica.

De este modo, el esguince se produce cuando los ligamentos se fuerzan a ir más allá de su amplitud normal. En los casos más extremos, se produce la rotura, lo cual puede ocurrir tanto en la parte externa como en la parte interna, aunque es más frecuente en la primera.

Es esguince más común es el que se produce cuando se gira el pie hacia adentro, con torsión completa de la planta del pie sobre su eje. Esto ocasiona dolor, inflamación y reducción en la movilidad del pie.

Esguince de tobillo por deporte
La práctica deportiva es la causa más frecuente de esguince de tobillo

Sigue leyendo: Grados y tipos de esguinces

Reconocer y abordar el esguince

Para curar un esguince de tobillo, y hacerlo de forma eficiente, lo primero es reconocerlo como tal. Se trata de una patología que admite otros diagnósticos diferenciales, como los hematomas, las fascitis, las tendinitis y las fracturas.

Lo más habitual es que el dolor aparezca tan pronto como se produce la lesión y que este vaya en aumento con las horas. Poco a poco comienza a infamarse la zona y muchas aparece un hematoma en el día posterior.

Según la gravedad, los esguinces se clasifican de la manera siguiente:

  • Primer grado: cuando los ligamentos se distienden y llegan a deformarse por la exigencia del movimiento, pero no hay ruptura. Rara vez concurre con inflamación.
  • Segundo grado: se presenta la rotura parcial o total de uno o varios ligamentos. En este caso hay inflamación y una importante limitación para caminar.
  • Tercer grado: se produce una rotura total de ligamento y desprendimiento del mismo de sus agarres naturales. Es usual que haya inflamación notoria y también hematomas grandes. Se considera una lesión grave.

Cuando el dolor es muy intenso, en especial si al momento de la lesión se escuchó un chasquido, lo mejor es acudir a un centro hospitalario tan pronto como sea posible, para evaluar el daño y determinar los pasos a seguir. A través de métodos complementarios se establece la clasificación de la lesión.

También te puede interesar: ¿Cómo calmar una torcedura de tobillo con 5 remedios caseros?

Tratar y curar un esguince de tobillo

Curar un esguince de tobillo puede ser rápido, siempre que no haya un compromiso importante de los ligamentos. El objetivo, en todos los casos, es reducir el dolor y la inflamación, además de recuperar la movilidad del pie.

Un esguince que no revista gravedad puede curarse en una semana, siempre que se apliquen medidas de cuidado como las siguientes:

  • Reposo: la quietud es necesaria porque mantenerse en movimiento causa molestias o incrementa la lesión.
  • Aplicar hielo: cada dos o tres horas, la aplicación de frío es una medida adecuada para reducir el dolor y la inflamación. Quienes padecen de diabetes, enfermedades vasculares o insensibilidad deben consultar con el médico antes de hacerlo, a manera de precaución.
  • Medidas de compresión: es conveniente comprimir el tobillo con una venda elástica para sostener el equilibrio y drenar los líquidos inflamatorios. Esta no debe estar muy ajustada para que no afecte la circulación.
  • Elevación del pie: resulta muy recomendable levantar el pie por encima del nivel del corazón durante algunas horas al día. Esto favorece la circulación venosa y el drenaje linfático.
Zapatos generan dolor de tobillo
El calzado inadecuado es otra causa importante de esguinces de tobillos

Darle tiempo al esguince para curarlo

En algunas ocasiones será necesario utilizar un bastón o muletas para caminar durante algunos días. El uso de analgésicos de venta libre ayuda en el manejo del dolor y de la inflamación. En algunos casos también será necesaria la fisioterapia.

Un esguince de tobillo grave requiere de atención médica. Esto es muy importante, ya que la lesión complicada puede requerir medidas especiales, como el uso de una férula o de una medicación más potente. El riesgo a largo plazo es el de una cronificación con la aparición del síndrome de tobillo inestable.

Aunque no es frecuente, hay ocasiones en las que el esguince requiere cirugía. Esto ocurre cuando no se logra superar la lesión por otros medios y es necesario reparar o reconstruir el ligamento afectado. Pero resulta ser algo inusual.

  • De Heredia, Í. Ú. P., & Sobrá-Hidalgo, G. Á. (2015). Esguince de tobillo de primer grado como causa de paresia del nervio peroneo común. Caso clínico. Revista Andaluza de Medicina del Deporte, 8(2), 86-91.
  • Jolin, T., Ribes, J., Segura, F., & Subias, A. (1991). Rotura del ligamento deltoideo del tobillo. Evaluación clínico-quirúrgica. Rev. Esp. Cir. Ost, 26, 307-11.
  • Sánchez Jover, F., and A. Gómez Conesa. "Epidemiología de las lesiones deportivas en baloncesto." (2008).
  • Cardozo, D. F. R., Rodriguez, N. S., & Cardozo, P. A. R. (2015). Abordaje del esguince de tobillo para el médico general. Revista Salud UIS, 47(1).
  • Cardozo, Diego Fernando Rincón, Natalia Sauza Rodriguez, and Paula Andrea Rincón Cardozo. "Abordaje del esguince de tobillo para el médico general." Revista Salud UIS 47.1 (2015).
  • Guerra-Pinto, F., et al. "Inestabilidad de tobillo: etiología, semiología y nuevos conceptos." Rev Esp Artrosc Cir Articul 27.1 (2020): 52-60.
  • Molina, Joao Andrés Rodríguez, et al. "Tratamiento conservador del esguince de tobillo." RECIMUNDO 3.3 ESP (2019): 421-437.
  • Asimbaya, Itás, and Diana Gabriela. Esguince recidivante de tobillo izquierdo. BS thesis. Quito: UCE, 2018.
  • Catalán Rodríguez, Diana Elena, et al. "Tratamiento de esguince de tobillo grado II en adultos laboralmente activos: Inmovilización contra vendaje funcional." Revista de sanidad militar 72.3-4 (2018): 240-245.
  • Baños, Luis. "Tratamiento osteopático del esguince de tobillo." Fisioterapia 22.1 (2000): 11-19.
  • Arroyo-Hernández, M., et al. "Inestabilidad crónica de tobillo: reparación anatómica artroscópica." Revista Española de Cirugía Ortopédica y Traumatología 61.2 (2017): 104-110.