Posibles causas y remedios de la tiroiditis

La tiroiditis se puede aliviar gracias a la acupuntura que, aplicada en determinadas zonas, provoca un efecto relajante, que actúa sobre nuestro cerebro, estimulando su actividad y la producción hormonal.

La Tiroiditis es la inflamación de la Tiroides. Cuando sufrimos problemas a nivel de la glándula tiroides, se afectan nuestras capacidades físicas y psíquicas de una manera intensa.

La tiroides es una de las glándulas más importantes de nuestro cuerpo. Segrega algunas de las hormonas más necesarias para que nuestro organismo funcione eficazmente.

Esta glándula situada en nuestro cuello se encarga de regular la velocidad con la que quemamos nuestras calorías, del ritmo cardíaco y otros ritmos de nuestro cuerpo y fundamentalmente la manera en que nuestras células usan la energía para sus procesos vitales.

Datos generales para el Tratamiento de la tiroiditis

El tratamiento para la tiroiditis depende del tipo que se padezca. Pero en general, casi todos tratan de aliviar y eliminar la inflamación para que la tiroides recupere su “ritmo de trabajo” normal.

La medicina alopática puede incluir medicamentos anti-inflamatorios para el dolor (desde aspirina o ibuprofeno hasta la prednisona), así como reemplazo de hormona tiroidea en caso de hipotiroidismo.

La medicina  natural emplea para el hipotiroidismo el Ashwagandha (Ginseng de la India) y el Guggul, estos ayudan al tiroides a producir sus hormonas.

En cuanto a la tiroiditis y las carencias dietéticas, es necesario recordar que el funcionamiento del tiroides depende del yodo. En Europa se suele consumir sal marina yodada, pero es un nutriente que suele faltar en la dieta estadounidense.

Para tomar una dosis de yodo adecuada lo ideal es consumir sal yodada o vegetales marinos como las algas. Hay que tener presente que es mejor consumir el yodo a través de alimentos que suplementando mediante comprimidos, pues hay casos en los que tomar estos no es adecuado.

Tipos de tiroiditis

Enfermedades tiroideas

Tiroiditis de Hashimoto

Se desconoce su causa pero se tiende a tener una predisposición familiar hereditaria. Tiene una naturaleza autoinmune, es decir, el cuerpo produce células defensivas (anticuerpos) contra las células del propio tiroides

Por esta razón la glándula se inflama y sus células van siendo paulatinamente destruidas, ocasionando un hipotiroidismo debido a la reducción de hormonas tiroideas. Esto produce los síntomas propios del hipotiroidismo fundamentalmente:

  • Gran sensibilidad al frío
  • Estreñimiento
  • Sensación de pesadez y fatiga
  • La piel se vuelve reseca y pálida
  • Uñas y pelo quebradizos y débiles
  • Aumento de peso sin causa aparente
  • Menstruaciones muy abundantes.

Tratamiento de la Tiroiditis de Hashimoto.

Más que un tratamiento directo, es una serie de disciplinas a seguir que ayudan al cuerpo a luchar contra esta enfermedad, recuerda que antes de tomar cualquier conducta debes consultar con tu médico.

  1. Es fundamental que comprendamos que en el intestino se halla el 70 % de nuestro sistema inmunitario.  Por ello hemos de consumir probióticos para mejorar la flora intestinal. Asimismo, sirve para corregir las posibles infecciones micóticas.
  2. Está comprobado que la erradicación del gluten de nuestra dieta logra reducir el nivel de autoanticuerpos a niveles normales en algunas personas, en unos 3 a 6 meses: evitaremos el trigo, centeno y cebada.
  3. Si los niveles de autoanticuerpos son elevados, es especialmente importante evitar el yodo: no más de 100 cg/día.
  4. La Vitamina D ayuda a regular el sistema inmunológico: por lo tanto es recomendado tomar baños de sol suaves.
  5. Reducir el estrés, ya que éste libera cortisol, el cual impide la activación de hormonas tiroideas por la supresión de la enzima 5′ deiodinasa.
  6. Desintoxicar el organismo de posibles venenos como pesticidas, solventes, químicos, o metales pesados.
  7. El selenio ayuda a reducir los niveles de anticuerpos contra la tiroides y promueve la conversión de T4 (hormona de reserva) a T3 (hormona activa). Juega un importante papel en la función tiroidea, y lo protege de nódulos y cáncer.
  8. Corregir, si existieran, deficiencias de hierro, Vit. B12 o ácido fólico, así como suplementar con dosis de vitaminas B2, 3 y 6 y Vitamina A.
  9. Es importante asimismo, realizar algún tipo de ejercicio suave o moderado, sin extenuarnos, y dormir bien.

Tiroiditis de DeQuervain

De probable origen viral, se presenta con dolor en el cuello y, a diferencia del anterior, se desarrollan inicialmente síntomas de hipertiroidismo que duran de 1 a 3 meses, seguidos por funcionamiento normal.

El hipertiroidismo ocurre cuando la tiroides produce más hormonas de lo normal y los niveles de las hormonas tiroideas en la sangre están elevados. Entre los síntomas que producen se encuentran:

  • Intolerancia al calor
  • Cansancio, fatiga y falta de concentración.
  • Aumento  en el apetito
  • Pérdida de peso
  • Deposiciones frecuentes o diarrea
  • Inquietud, ansiedad, nerviosismo
  • Aumento en la sudoración
  • Bocio (tiroides inflamada visible)

Para combatir estas manifestaciones son útiles la infusión mezcla de te verde y el toronjil. Beber dos veces al día. Su capacidad antioxidante puede calmar la hiperactividad del tiroides.

Tiroiditis post parto

Tras un embarazo, en algunas mujeres, pueden quedar en su organismo algunos anticuerpos que ataquen a la tiroides, generalmente de 4 a 6 meses después de haber tenido el bebé. Puede producir ambos tipos de alteraciones, hipo o hipertiroidismo.

Tiroiditis inducida por medicamentos o fármacos

Es un efecto secundario de algunos medicamentos como el litio, la amiodarona, interferones o citocinas. Producen tanto hipo como hipertiroidismo y sólo remite cuando cesa el consumo del medicamento

Tiroiditis por radiación:

Se presenta durante los tratamientos con yodo radioactivo para el hipertiroidismo, pero en pacientes en radioterapia para tratar ciertos tipos de cáncer, se desarrollan síntomas de hipotiroidismo.

Tiroiditis aguda o infecciosa

Provocada por bacterias y otros microorganismos infecciosos. Los síntomas varían. Puede o no ser dolorosa y frecuentemente la persona se siente enferma por la infección. Cuando se combate la infección, los síntomas (generalmente de hipotiroidismo) desaparecen.

La acupuntura y la tiroiditis

(Foto: Acupuntura-Barcelona/ Flickr.com)

Nuestros trastornos tiroideos se pueden aliviar e incluso mejorar gracias a la acupuntura, ciencia de profundo arraigo en la cultura asiática y actualmente incluida como tratamiento opcional hospitalario en países como Noruega, por ejemplo.

Básicamente la acupuntura trabaja reorganizando y equilibrando el sistema metabólico en general. Eso fuerza a la glándula tiroides a funcionar correctamente.

Cuando empleamos la acupuntura para descongestionar determinadas zonas del organismo y provocar un efecto relajante, esto actúa sobre nuestro cerebro, estimulando su actividad y la producción hormonal.

  • Pearce, E. N., Farwell, A. P., & Braverman, L. E. (2003). Thyroiditis. New England Journal of Medicine. https://doi.org/10.1056/NEJMra021194
  • Caturegli, P., De Remigis, A., & Rose, N. R. (2014). Hashimoto thyroiditis: Clinical and diagnostic criteria. Autoimmunity Reviews. https://doi.org/10.1016/j.autrev.2014.01.007
  • Wiersinga, W. M. (2012). Thyroid Autoimmunity. In Paediatric Thyroidology. https://doi.org/10.1159/000363161
  • Desailloud, R., & Hober, D. (2009). Viruses and thyroiditis: An update. Virology Journal. https://doi.org/10.1186/1743-422X-6-5