Postparto en verano, ¿cómo llevarlo?

Carmen Martín·
08 Agosto, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto al
02 Agosto, 2019
El postparto en verano puede tener varias ventajas, ya que es un buen momento para despejarse y disfrutar con la familia la llegada del bebé. Sin embargo, hay que tomar algunas precauciones. ¿Qué debes saber?
 

El postparto en verano es una situación que incomoda a muchas mujeres durante el embarazo. La preocupación por cómo sobrellevar el calor y la recuperación en esta época asalta a todas aquellas que dan a luz durante los meses estivales.

Sin embargo, el postparto en verano tiene muchas más ventajas de las que, a priori, se imagina la mayoría. A continuación, te explicamos algunos consejos para afrontarlo de la mejora manera posible. Verás que no es tan difícil ni tan malo como imaginas.

¿Qué ventajas tiene el postparto en verano?

Todos sabemos que el verano es tiempo de vacaciones para la mayoría de la gente. Casi todos los trabajadores suelen disponer de un pequeño descanso y los niños y jóvenes no tienen que ir al colegio ni al instituto. Piénsalo: toda tu familia y tus amigos tendrán más tiempo para ayudarte y disfrutar del bebé.

Además, el buen tiempo ayuda a salir de casa, ya sea a pasear o a despejarse. Puedes elegir las horas más frescas del día para salir con tu bebé. En esta época el estrés de la gente se reduce y disfrutar de la tranquilidad se hace más asequible.

Mamá en postparto en verano
El postparto en verano puede tener varias ventajas. Es un buen tiempo para despejarse y disfrutar con la familia la llegada del bebé.

Quizá te guste: Hábitos para mejorar el estrés y la depresión posparto

 

¿Qué consejos debes seguir para el postparto en verano?

Para que no haya inconvenientes durante el postparto en verano, es conveniente seguir una serie de recomendaciones que resultan claves para el bienestar. A continuación, las mencionamos en detalle.

Cuida la alimentación

Lo ideal para el postparto en verano es realizar comidas ligeras. En realidad, llevar una dieta sana debe ser esencial para cualquier época del año. Sin embargo, durante el embarazo o el postparto, es aún más importante. En este momento tienes más riesgo de sufrir deshidratación o golpes de calor.

Se recomienda hacer cinco comidas ligeras diarias. Además, seguro que has notado que en esta época te aumentan las ganas de comer fruta y verdura. Haz caso a tu cuerpo y basa tus comidas en torno a estos alimentos. Te ayudarán a mantenerte hidratada y, además, te proporcionarán las vitaminas que necesitas.

También es importante que bebas suficiente agua, alrededor de  1,5 y 2 litros al día. Del mismo modo, tienes que evitar la exposición solar entre las 12 y las 4 de la tarde. Llevar ropa fresca podrá ayudarte a protegerte de esos golpes de calor.

No temas a la lactancia

Amamantar a un bebé es algo natural y fisiológico. No debes tener problema en hacerlo en público. No obstante, si sientes vergüenza, prueba a llevar camisetas que sean fáciles de levantar. Así te sentirás menos expuesta.

Además, es normal que sientas sed y que sudes mientras lo haces. Bebe agua mientras el bebé mama, y trata de colocar una gasa bajo su cabeza para absorber un poco el sudor.

 
Lactancia natural.
En el verano es conveniente utilizar ropa fresca y cómodo para facilitar la lactancia del bebé.

Presta atención a la higiene

Tras el parto, puedes notar cierto flujo vaginal sanguinolento que puede llegar a durar hasta un mes. Este flujo se denomina loquios. Presentan un olor característico que, al combinarlo con el sudor por el calor, puede ser desagradable.

No obstante, tal y como señala este estudio trabajo llevado a cabo por investigadores de la Universidad Autónoma del Estado de México, los loquios tienen un olor parecido al del flujo menstrual, pero un olor fétido podría indicar que hay algún tipo de infección, por lo que hay que estar pendiente de ello.

Además, si te practicaron una incisión para facilitar el parto, debes cuidar la cicatriz. Lo mejor es hacerlo con agua y jabón neutro. Es importante evitar la humedad en la zona, para que no se ablande la cicatriz.

Por otra parte, en el postparto en verano, los sofocos típicos y las sudoraciones pueden hacerse más notables. Se cree que se deben a los cambios hormonales y a la lactancia aunque, por el momento, como señala este artículo publicado en The New England Journal of Medicine19son necesarias más investigaciones el respecto. No obstante, las duchas pueden ayudarte a aliviarlos.

 

De hecho, debes saber que puedes ducharte al día siguiente del parto. Lo que se deben evitar son los baños. Esto se debe a que el cuello del útero tarda un cierto tiempo en volver a su posición original, por lo que el agua puede entrar a través de él y causar infecciones.

Trata de posponer los viajes en el postparto en verano

No es un problema grave el viajar con un bebé. Sin embargo, se recomienda esperar al menos dos semanas tras el parto para viajar, ya que puede ser incómodo tanto para la madre como para el bebé. Lo ideal es que, si viajas, vayas a un lugar que tenga buena atención médica.

Consejos para el calor

El postparto en verano se acompaña de un calor que, en algunos lugares, puede llegar a resultar asfixiante. Hay ciertas medidas que pueden ayudarte a enfrentarlo. En primer lugar, trata de cerrar las persianas y las ventanas para que no entre el calor a la habitación.

Si dispones de aire acondicionado o ventiladores, puedes utilizarlos. Lo mejor es que evites que se dirijan directamente al bebé. Trata de refrigerar la habitación una hora antes de entrar a dormir y evita usarlos durante el sueño.

Como hemos dicho antes, utilizar ropa cómoda y fresca es esencial. También tienes que intentar realizar los paseos en las horas más frescas del día para evitar el calor.

Podría interesarte: 8 consejos para dormir en verano sin pasar calor

En definitiva, dar a luz es un momento maravilloso y el postparto en verano no tiene por qué resultar ningún problema. No te preocupes y afronta el calor con estos sencillos consejos que, seguro, te serán útiles.