Postura sexual 68: la placentera variante del 69

Las diferentes posturas de sexo oral llevan a los enamorados a las sensaciones más placenteras posibles. A pesar de esto, algunos todavía no se atreven a practicarlo. Te presentamos una variante: la postura sexual 68.

Alcanzar el éxtasis es uno de los logros más buscados al momento de tener relaciones sexuales. Con el tiempo suele hacerse más difícil, ya que la rutina comienza a intervenir. Por ese motivo, la nueva reina del placer que se impone es la postura sexual 68.

Si bien muchas parejas se atreven a experimentar cada vez que pueden, a otras hay que ofrecerles algunas ideas. Animarlos a conocer nuevas sensaciones, a que el placer sea una parte prioritaria en su vida.

Por este motivo, hoy hablaremos de la postura sexual 68, para muchos una postura desconocida.

¿En qué consiste la postura sexual 68?

Seguramente, nos suena la famosa postura del Kamasutra, el 69. Un clásico del sexo oral. Pero ahora, llega como variante la postura sexual 68 que parece, incluso, más placentera. Veamos cómo se debe llevar a cabo:

  • El sexo oral no se practica al mismo tiempo: cada uno de los miembros de la pareja debe turnarse para brindarle placer oral a la otra persona. La postura 68 permite mirar a la pareja para ver si está disfrutando. Además, las miradas durante el sexo oral pueden aumentar la excitación.
  • Se debe incluir la masturbación: en la postura 68 mientras practicamos sexo oral debemos jugar, también, con la masturbación. Esto facilitará que nuestra pareja llegue al orgasmo y que este sea mucho más intenso.
Sexo oral

Lo más importante para realizar la postura sexual 68 es poder disfrutarla sin prisas. No debe convertirse en un momento de tensión, sino todo lo contrario.

Lee también: 6 mejores posturas sexuales para bajar de peso

Además, esta postura en la que combinamos el sexo oral con la masturbación nos puede permitir descubrir otras formas de estimular a nuestra pareja que no sabíamos. Es más, si lo deseamos podemos incluir algún juguete sexual.

El papel de cada posición en la postura sexual 68

Lo ideal es que la posición se alterne para que ambos miembros de la pareja puedan experimentar cosas diferentes. Pero eso depende de los gustos y preferencias de cada persona. Es algo que debe hablarse y llegar a un acuerdo desde el inicio.

Quien inicie el sexo oral deberá preocuparse de proporcionarle la mayor excitación posible a su pareja. Por eso, debe estar atento a cualquiera de sus movimientos y gemidos para saber dónde y cómo dar placer.

Los masajes en la zona, acompañar el sexo oral con la mano para masturbar, utilizar juguetes… En la postura del 68 se pueden incluir las variantes que sean necesarias. El único objetivo es provocar placer.

Mujer orgasmo

La persona que esté recibiendo el placer puede ponerse boca arriba o ponerse encima de su pareja. También, se puede colocar de lado. ¿Lo importante? Que pueda ver cómo su pareja le da placer en todo momento. Esto aumenta mucho la excitación.

Visita este artículo: 5 trucos para potenciar el deseo sexual

Ventajas de probar una nueva postura sexual 

Experimentar nuevas actividades en el sexo aumenta la pasión en la pareja. Acerca a los amantes que se unen y se atreven a algo nuevo.

Claro está que la capacidad de abrirse es fundamental, igual que la pérdida de vergüenza. Los dos están reconociéndose nuevamente y buscando un momento de felicidad juntos.

La postura sexual 68 se puede realizar como parte del ritual anterior a la penetración. Una manera erótica de iniciar la excitación para pasar a algo más.

Pero, también puede ser una práctica completa por sí sola. Siempre y cuando se intercambien los lugares o se acompañe de masturbación. Lo ideal es que ambos puedan llegar al orgasmo.

Algo imprescindible es que exista una comunicación fluida entre la pareja. Se debe decir qué está gustando, qué no y dónde uno desea que le toquen. Esto es muy necesario no solo para llevar a cabo esta postura, sino para tener relaciones sexuales más satisfactorias.

Lo mejor de la postura sexual 68 es que es muy sencilla de llevar a cabo. No se necesita una gran flexibilidad para practicarla. Además, la persona que reciba el placer debe estar cómoda. Si existe incomodidad será más difícil llegar al orgasmo y disfrutar de esta postura.

Existen muchas otras posturas que podemos probar, pero consideramos que esta es una variante del 69 que puede que aún no la hayamos probado. Sin embargo, te animamos a experimentar con otras. La clave del disfrute sexual está en la innovación y en probar cosas nuevas para experimentar otras sensaciones.