Postura sexual 68: la placentera variante del 69

Claudia Pamela Forestello 27 febrero, 2018
Las diferentes posturas de sexo oral llevan a los enamorados a las sensaciones más placenteras posibles. A pesar de esto, algunos todavía no se atreven a practicarlo. Te presentamos una variante: la postura sexual 68.

Alcanzar el éxtasis es uno de los logros más buscados al momento de tener relaciones sexuales. Con el tiempo suele hacerse más difícil, ya que la rutina comienza a intervenir. Por ese motivo se prueban diferentes alternativas en la pareja. La nueva reina del placer que se impone es la postura sexual 68.

Si bien muchas parejas se atreven a experimentar, cada vez que pueden, a otras hay que ofrecerles algunas ideas. Animarlos a conocer nuevas sensaciones, a que el placer sea parte prioritaria en su vida. Por tal motivo, hoy hablaremos de esta nueva postura sexual 68 que promete ser por demás satisfactoria.

¿En qué consiste la postura sexual 68?

Hacer el amor con la luz encendida.

Seguramente todos conocen la famosa postura del Kamasutra, el 69. Un clásico del sexo oral en el que los apasionados amantes se entregan a un juego de lenguas y genitales. Pues como una variante y aparentemente más placentera aún, aparece la postura sexual 68.

Una de las diferencias es que el sexo oral se practicará de uno por vez. Desde otra perspectiva y con niveles de erotismo que no se imaginaban antes. La postura sexual 68 permite complementar el sexo oral con la masturbación logrando los orgasmos tan deseados.

Uno de los integrantes de la pareja se tumba boca arriba con las rodillas elevadas, tal como cuando se prepara para realizar abdominales. Pero aquí hará algo mucho más placentero. La otra persona se tumba encima, también mirando hacia arriba y en sentido contrario. Apoyan su cabeza en las piernas y dejan sus genitales sobre la boca del amante. Así comienza una caricia suave de los labios y de la lengua sobre la parte más íntima.

Lee también: 6 mejores posturas sexuales para bajar de peso

Papel de cada posición en la postura sexual 68

postura-sexual-68-previa

Lo ideal es que la posición se alterne para que ambos puedan experimentar cosas diferentes. Pero eso depende de los gustos y preferencias de cada persona. Es algo que debe hablarse sin tapujos y llegar a un acuerdo para el inicio.

Quien tome el lugar de abajo será el responsable de provocar la mayor excitación a su pareja. Tendrá sobre su boca la vagina o pene y podrá hacer con eso todo lo que se le ocurra. Besos y caricias linguales son la estrella de esta posición. Asimismo, sus manos estarán libres para acompañar el sexo oral con otro tipo de masajes o con la masturbación propiamente dicha.

A quien le toque estar arriba puede usar sus manos para apoyarse y no hacer tanto peso sobre la pareja. Pero también puede ir cambiando una y otra para devolver las caricias. Sin dudas esta persona será la que reciba los mayores beneficios. Sus genitales son estimulados constantemente y en profundidad. Incluso, con los movimientos que realice puede controlar la intensidad del sexo oral. Seguramente no podrá evitar en algunos momentos los espasmos provocados por tanta satisfacción.

Lo importante es que ambos estén conformes con el juego y se entreguen en cuerpo y mente para cumplir sus deseos.

Los más experimentados en posturas sexuales aseguran que la postura sexual 68 provoca mejores orgasmos.

Visita este artículo: 5 trucos para potenciar el deseo sexual

Ventajas de probar una nueva postura sexual 

hombre-disfrutar-sexo

Experimentar nuevas actividades en el sexo aumenta la pasión en la pareja. Acerca a los amantes que se unen y atreven a algo nuevo. Claro está que la capacidad de abrirse es fundamental, igual que la pérdida de vergüenza. Los dos están reconociéndose nuevamente y buscando un momento de felicidad juntos.

Y que esta nueva postura sea para realizar sexo oral es todavía mejor. Un sexo que logra orgasmos únicos sin penetración. Considerado por profesionales en sexología como uno de los actos más eróticos en los juegos pasionales. 

La postura sexual 68 se puede realizar como parte del ritual anterior a la penetración. Una manera erótica de iniciar la excitación para pasar a algo más. Pero también puede ser una práctica completa por sí sola. Siempre y cuando se intercambien los lugares o se acompañe de masturbación. Lo ideal es que ambos puedan llegar al orgasmo y no solo el que está arriba.

Es posible que las primeras veces resulte un tanto difícil tomar la postura. Pero una vez que se logra y se experimentan en carne propia los placeres de esta postura, seguramente querrán repetir. Por cierto, tampoco es bueno que a partir de allí solo realicen el 68. Lo interesante está en el cambio constante para no aburrirse.

 

Te puede gustar