Postura de la mariposa: perfecta para estimular el punto G

31 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el psicólogo Alejandro Rodríguez
'La mariposa' se presenta como una interesante pose para que la parejas disfruten del sexo en lugares inusuales. Te invitamos a descubrirla.

Cada vez son más las personas que deciden abandonar el clásico ‘misionero’ y probar nuevas poses en sus encuentros íntimos, como es la postura de la mariposa. Esta postura no solo les permite salir de la rutina, sino alcanzar un intenso placer y un disfrute más prolongado durante el encuentro sexual.

Explorar distintas posiciones suele ser una estrategia adecuada para lograr la estimulación de formas alternativas. Por eso, más allá de algunas colocaciones ya tradicionales, como la cowgirl, el ‘perrito’ o la ‘cucharita’, te invitamos a conocer la postura de la mariposa.

A continuación te explicaremos en qué consiste para que valores la opción de ponerla en práctica en tu próxima noche de pasión.

La postura de la mariposa

La postura de la mariposa no es para principiantes, dado que requiere cierta técnica, elasticidad y resistencia muscular. 

Es decir, para obtener los resultados esperados ambos miembros de la pareja deben colocarse del modo correcto. Para ello, será de utilidad tener en cuenta los siguientes pasos.

Lee: 6 posturas sexuales románticas para disfrutar en pareja

Pasos para lograr hacer bien la postura de la mariposa

Lugares para practicar la postura de la mariposa.
El sitio más típico para practicar esta postura es una mesa alta, aunque otras ubicaciones son posibles.
  1. La mujer se sienta en una superficie elevada, puede ser un mesón o una mesa. 
  2. No es necesario que se siente en el centro de la mesa sino más bien hacia el borde. Una vez su pareja esté cerca de la mesa, frente a ella, levantará  ella las piernas y las colocará sobre los hombros de su pareja.
  3. Para poder comenzar la penetración, la mujer debe levantar la pelvis y mantenerla así durante el resto del encuentro. Esto permite que su espalda quede recta.

Sigue leyendo: Posturas de yoga para cuidar la salud de tu pelvis

¿Cuál son los secretos de esta postura?

  • La clave de esta pose es que, al tener la cadera elevada, la mujer puede recibir una estimulación más directa sobre su ‘punto G. Por eso, hemos insistido en la importancia de que ella mantenga la pelvis alzada.
  • Además, facilita penetraciones más profundas y un tipo de placer que es difícil conseguir en otras posiciones. Incluso, al principio hay quienes necesitan acostumbrarse a esta nueva impresión.
  • El hombre puede sujetar con ambas manos los glúteos de su pareja para ayudarla a mantener el equilibrio. También puede utilizar una sola mano y con la otra, estimular su clítoris. De esta forma, el placer será aún mayor, permitiendo llegar antes al orgasmo.

Descubre: La posición de la Indra: para estimular el punto G

Como vemos, gracias a una excitación más cercana del punto G, esta postura resulta muy interesante para aquellas mujeres que deseen disfrutar de orgasmos múltiples.

Por su parte, los hombres que la practiquen también se encontrarán con una experiencia más intensa. En esta situación es muy probable que aumente tanto el deseo como la variedad de las sensaciones que viven en ese momento.

Además, ellos al mismo tiempo tienen la oportunidad de observar a su pareja de frente y de tener acceso a todas sus zonas erógenas con facilidad, estímulos que alimentan en gran medida el erotismo propio de esta pose.

Antes de hacer un griego hay que lubricar muy bien.

Quizás te interese: Estimulación del clítoris: ¿cómo les gusta a las mujeres?

¿Te animas a probarla?

Siendo pocas las posiciones que comúnmente se practican de pie, la postura de la mariposa añade una dosis de novedad a los encuentros sexuales de la pareja.

Desde luego, esto es fundamental para motivar el placer por el sexo y esquivar a la temida rutina. Por lo tanto, si ya te aburre hacerlo siempre de las mismas tres formas y quieres probar algo distinto, ¡la postura de la mariposa tal vez sea justo lo que estabas buscando!

Y una última aclaración, sobre todo para aquellos que son más atrevidos: esta colocación puede llevarse a cabo en lugares menos habituales. Por ejemplo, si estáis en mitad de un viaje de carretera y os viene un calentón repentino, ¿qué mejor que hacer el amor de esta manera sobre el capó del coche?

En ese caso, la mezcla de la excitación que caracteriza a esta pose con el morbo del sexo en público, hace muy posible disfrutar con esta aventura.

Y tú, ¿qué piensas? ¿Te animarías a probar la postura de la mariposa?

  • Calabrò, R. S., Cacciola, A., Bruschetta, D., Milardi, D., Quattrini, F., Sciarrone, F., Rosa, G., Bramanti, P., & Anastasi, G. (2019). Neuroanatomy and function of human sexual behavior: A neglected or unknown issue? Brain and Behavior, 9(12), e01389. https://doi.org/10.1002/brb3.1389
  • Endendijk, J. J., van Baar, A. L., & Deković, M. (2019). He is a Stud, She is a Slut! A Meta-Analysis on the Continued Existence of Sexual Double Standards. Personality and Social Psychology Review, 24(2), 163–190. https://doi.org/10.1177/1088868319891310
  • Guarraci, F. A., & Frohardt, R. J. (2019). “What a Girl Wants”: What Can We Learn From Animal Models of Female Sexual Motivation? Frontiers in Behavioral Neuroscience, 13, 216. https://doi.org/10.3389/fnbeh.2019.00216