Postura del perrito: todo lo que hay que saber sobre esta posición sexual

La postura sexual del perrito es una manera de sentirse como verdaderas estrellas del cine porno con tu pareja. Una fantasía que no puedes dejar de realizar.

Casi todos conocen la postura del perrito, aunque tan solo sea por nombre. Es una de las más presentes en las películas pornográficas; si esos expertos en sexo la prefieren, definitivamente es por sus excelentes resultados.

Desde los antiguos romanos hasta la fecha, la del perrito es una de las posturas favoritas de los hombres. Sobre todo para aquellos que gustan sentirse poderosos al momento de tener relaciones íntimas.

En la postura del perrito, el ritmo, la profundidad y los movimientos los dirige él. Incluso el lugar que ocupa cada uno le brinda un dominio de la situación.

Ellas, por su parte, deben entregarse al juego de la sumisión. Con esto, llegarán a puntos de erotismo que no podrían imaginar. El punto clave es olvidarse de los tabúes sexuales que entorpecen las mejores relaciones.

Cuál es la técnica de la postura del perrito

Primero, se elegirá el lugar, que puede ser indistinto. Siempre y cuando tengan el espacio para acomodarse, todo ambiente es bueno para el sexo. La mujer se coloca en “cuatro patas” y, por detrás, el hombre se para con sus genitales a la altura de las caderas.

Una variante es que el señor se arrodille por detrás, buscando una dirección más recta. Mientras tanto, ambos realizan presiones para llegar al clímax.

Siempre hay posibilidad de hacer cambios en la postura sexual para buscar mayor comodidad. En cualquiera de ellas, se aconseja utilizar las manos para estimular zonas erógenas mientras se produce la penetración.

Asimismo, la postura del perrito permite practicar el sexo vaginal o anal. Es probable que, si lo dejas decidir al hombre, su sueño sea alternar y usar sus manos para acompañar con masturbación. Cada pareja decide cómo, cuándo y dónde. Siempre con confianza y cuidado mutuo se puede ir por más o volver atrás.

Te puede interesar: 6 tips para estimular el punto G de la mujer

Beneficios de la postura del perrito

postura-del-perrito-

  • Orgasmo asegurado: De acuerdo a los movimientos y la potencia, genera distintos orgasmos, por tocar diferentes zonas vaginales. Los expertos afirman que es una manera de asegurar el orgasmo femenino y masculino más rápido.
  • Llega con facilidad al punto G.
  • Permite realizar al mismo tiempo caricias en el resto del cuerpo, como el clítoris o el pene.
  • Alimenta las fantasías sexuales y los juegos eróticos: Ambos son muy recomendados por especialistas para mantener la pareja viva.
  • El hombre tiene una visión absoluta de la penetración: Esto lo vuelve realmente loco. Asimismo, el sentido de la vista y del tacto lo seducen desde un ángulo muy sensual.
  • La mujer puede relajarse y hacer todas las expresiones que surjan sin que vean su rostro. Él estará entretenido con la parte trasera.
  • A diferencia de otras posturas sexuales, ninguno debe soportar el peso del otro sobre su cuerpo.

Desventajas de la postura del perrito

postura-del-perrito-fractura

Más allá de sus indiscutibles beneficios, debes estar informado acerca de que esta postura es la segunda causa más frecuente de fractura de pene. A veces, resulta que la excitación supera todos los límites.

Por eso, hay que ser precavido en la dirección de la penetración y la fuerza con la que se propicia; de no hacerlo, el “amigo” tendrá serios inconvenientes y deberá someterse a una cirugía. Mientras esta es la segunda razón más común, la primera se da cuando la mujer está encima del hombre.

Por otro lado, los románticos no pueden mirarse a los ojos con la postura del perrito. No obstante, lo erótico es un complemento que no deben olvidar; una vez que la prueben, de seguro les gustará. A veces, es bueno dejar un rato lo dulce y sentirse más salvajes.

Lee también: ¿Es posible alargar el tamaño del pene?

Prohibición moral

postura-del-perrito-prohibida

Durante algún tiempo, los moralistas salieron a criticar la postura del perrito porque la consideraban demasiado grosera. Es cierto que los animales la practican; muchos afirman que hay que aprender de ellos en este sentido.

La mayor crítica tiene su origen en la sumisión de la mujer. Sin embargo, el sexo es un juego para buscar placer; diferentes posturas tendrán dominantes y dominados, y eso está bien. Si es aceptado por ambos, se entiende solo como tal: un juego sexual tremendamente placentero y con todos los condimentos para querer probarlo una nueva vez.

En definitiva, son muchísimas las personas que reconocen su aprobación para la postura del perrito. Lo que también es seguro que son muchos más los que la han probado, pero les avergüenza decirlo. Es un tabú, todavía arraigado en la sociedad, que la práctica del perrito es inmoral. ¿Cuál es tu opinión al respecto?