Postura de la bicicleta: posición sexual que permite una gran estimulación femenina

A la hora de tener sexo existe un sinfín de nuevas posiciones con las que explorar. Anímate a conocer “la bicicleta” y disfruta los más intensos orgasmos con tu pareja.

La postura de la bicicleta durante el acto sexual es una de las que más facilita la estimulación femenina. Además de proveer una penetración completa, estimula dos zonas altamente erógenas de la mujer: el punto G y el clítoris.

Descubre en este artículo todos los secretos sobre la postura de la bicicleta, así como algunos consejos para hacerla. ¡Sigue leyendo!

La postura de la bicicleta

El sexo es una de las actividades más placenteras porque fomenta un sinnúmero de beneficios que generan un estado de bienestar pleno en el organismo.

Esta sensación se presenta luego de exigir un saludable esfuerzo físico y mucha creatividad para experimentar con lugares, momentos o posturas. En este artículo indagaremos sobre una posición sexual que te aportará un placer intenso: la postura de la bicicleta.

En las relaciones sexuales no hay reglas definidas y cada pareja decide cómo se desempeña durante la intimidad. No obstante, existen orientaciones y recomendaciones generales para ayudar a las personas a disfrutar el encuentro.

Aprender a conocerse, a descubrir al otro, a identificar los puntos más excitantes, a manejar el ritmo, los movimientos y las posiciones más favorables. Todo es fundamental.

Cómo se hace

La postura de la bicicleta

Si quieres agregar placer al acto sexual, experimenta con esta idea que beneficia a ambos:

  • Al hombre porque puede disfrutar de diferentes movimientos durante la penetración y le permite marcar el ritmo.
  • Y a la mujer porque le puede producir un clímax muy ardiente al tener también la libertad para el ángulo de su preferencia y estimularse.

La postura, paso a paso

Sigue estos consejos que te presentamos para que no falles en tu objetivo:

  • Acuéstate bocaarriba en el borde de la cama o de otra superficie que quede más o menos a la altura de su cadera.
  • Una vez que él esté delante de ti, levanta las piernas y apoya tus pies sobre su pecho.
  • Él te toma por los tobillos, comienza la penetración mientras controla, al principio, el movimiento y el ángulo de las piernas.
  • Ten en cuenta que la penetración debe hacerse con lentitud e ir acelerando su ritmo en la medida en que encuentran el punto máximo de la estimulación.
  • Si deseas una penetración más profunda, relaja tus tobillos en los hombros de tu pareja. Así permitirás una abertura más pronunciada y mayor dilatación.
  • Esta posición ayudará a que él te proporcione incitación y caricias en otra parte del cuerpo, como tus senos.
  • El contacto visual es un detonante del placer porque permite ver a ambos las reacciones a la penetración. Y, en su caso, disfrutar de ver cómo su pene entra y sale de tu cuerpo. Procúralo durante esta u otra posición que la favorezca.

Lee también: ¿Cuál es la diferencia entre hacer el amor y tener sexo?

Consejos para “montar” la bicicleta

La postura de la bicicleta

La postura de la bicicleta es muy excitante y versátil; si ambos logran el ángulo ideal, con tu pelvis elevada a la altura exacta, el pene puede llegar a ambas partes. Y, con esta doble acción, proporcionarte un alto grado de satisfacción y también a él.

Por otro lado, como los dos tienen las manos libres, estas servirán para estimular, por el ejemplo, el clítoris con masajes o el miembro masculino durante la penetración. La pauta la dictarán ustedes con su complicidad o su respuesta ante el sexo.

Mientras más se conozcan a sí mismos, más pícaro y gratificante será su encuentro sexual. Por este motivo, esta postura es un reto muy emocionante.

La postura de la bicicleta o del repartidor es una de las posiciones sexuales del Kamasutra. Este es el famoso texto hindú que trata sobre el comportamiento sexual humano.

Visita este artículo: ¿Por qué es importante estar relajada en el sexo?

Más placer

La postura de la bicicleta

Las piernas en esta posición desempeñan un rol muy determinante para la estimulación. Puedes colocarlas de tres maneras: abiertas, cerradas o, incluso, cruzadas según tu flexibilidad. Te darás cuenta de que cada opción les permitirá probar con juegos excitantes adicionales.

En otro aspecto, esta postura es la ideal para los hombres con pene pequeño. Si creen que un miembro chico representa un problema, “la bicicleta” puede ser su salvación. Esta postura evita que el pene se salga de la vagina de manera repetida, una situación que se presenta con otras posturas.

Recuerda que, como siempre, lo importante es el atrevimiento y la creatividad sin miedo. No obstante, siempre con mutuo acuerdo y precaución para que alcancen un máximo goce.

Y, mejor aún, que puedan ir más allá. Reinventar ese momento diseñado para disfrutar, satisfacer y consolidar la relación.