Posturas de yoga para cuidar la salud de tu pelvis

Si no tenemos costumbre de practicar esta disciplina, podemos ir poco a poco probando hasta conseguir mayor flexibilidad gracias al yoga y obtener el resto de sus beneficios

Al momento de practicar yoga, nuestro cuerpo debe trabajar diferentes articulaciones y grupos musculares.

Para llevar a cabo las asanas (las posturas del yoga) y obtener resultados óptimos, hay que prestarle atención a cada parte del cuerpo.

Cada fragmento de nuestro sistema tiene una función cuando estamos haciendo yoga, pero una de las partes a la que hay que dedicarle más cuidado es a la que une nuestro tren superior con el inferior. Es decir, la pelvis.

  • Tu postura será fundamental, ya que es lo que le da fuerza y estabilidad al cuerpo.
  • Estar erguido y en buena posición aporta movimiento y flexibilidad, así como fuerza para poder mantenerse.

La pelvis y la cadera se encargan de darle espacio y movilidad a las asanas. Estas dos partes del cuerpo son los pilares fundamentales para alcanzar el equilibrio completo.

Hay que recordar que con el yoga se busca el equilibrio entre el sistema simpático, que se encarga del tono muscular activo, y el parasimpático, que está asociado con el tono muscular calmado y distendido.

Posturas de yoga recomendadas para la pelvis

Para mantener la salud pélvica las asanas recomendadas son las siguientes:

Ardha Ananda Balasana

depresión

Esta postura trabaja cada zona de una en una.

Su función es reducir el estrés, calmar la mente, estirar la columna vertebral y los muslos internos, así como librar el cuerpo de la tensión.

Es una variante del bebé feliz.

¿Qué debes hacer?

  • En una colchoneta o en el piso, colócate boca arriba, con los pies apoyados cerca de la cadera. Debes ajustar la zona lumbar de tal manera que quede apoyada y en contacto con el piso.
  • A continuación, agarra la rodilla derecha utilizando la mano del mismo lado y empieza a inhalar y exhalar lentamente, mientras trasladas la rodilla hacia tu axila.
  • Lentamente mueve la mano hacia el pie y sujétalo. Si no puedes, utiliza un cinturón, una banda o una toalla pequeña para obtener algo de apoyo extra.
  • El siguiente paso consiste en estirar la pierna contraria al piso, con el pie siempre flexionado. Procede a sujetar el muslo con la mano izquierda y muévelo hacia el piso lentamente.
  • Procura mantener la postura, al menos, 5 respiraciones.
  • Para deshacerla solo debes seguir los mismos pasos a la inversa.
  • Al terminar con una pierna, realiza el mismo proceso con la otra.

¿Quieres conocer más? Lee: Los síntomas del dolor de cabeza por estrés

Baddha konasana

Supta Baddha Konasana

El baddha konasana o, como se conoce en español, postura de la mariposa, es un asana del yoga que sirve para flexibilizar la zona baja de la espalda, caderas y los músculos de la ingle.

También estimula la zona pélvica y el abdomen.

Otras de sus bondades son mejorar la circulación sanguínea y ayudar a reducir la depresión, ansiedad y fatiga.

¿Qué debes hacer?

  • Siéntate en el piso y dobla las piernas, juntando las plantas de los pies.
  • Con las manos ayuda a juntar los talones al perineo tanto como puedas.
  • Las rodillas deben estar dirigidas lejos de la cadera. Si no logras bajar las piernas al piso utiliza una manta doblada o una almohada para poder apoyar cada una.
  • Lo siguiente es abrir los pies como si fueran un libro: sujétalos suavemente con las manos mientras lo haces.
  • Mantén la columna recta y el pecho elevado, haz que tus hombros lleguen hacia atrás y junta los omóplatos.
  • Inclina el cuerpo hacia adelante, sin bajar la cabeza ni curvar la espalda, más bien estira de manera cómoda. Con los codos, empuja las piernas hacia abajo.
  • La postura se mantiene por cinco respiraciones profundas y conscientes.
  • La manera correcta de salir de la posición es elevar el torso e ir estirando las piernas lentamente, primero una y luego la otra.

Visita este artículo: 10 prácticas eficaces para aliviar el dolor de espalda

 Agnistambhasana

Agnistambhasana

Llamada también postura de la doble paloma, estatua de fuego o leño ardiente, es el asana del yoga que se usa para reducir el dolor de espalda.

¿Qué debes hacer?

  • Siéntate en el piso y toma tu pie derecho. Colócalo arriba de la rodilla izquierda, como si te sentaras de piernas cruzadas, solo que con las piernas alineadas.
  • Deja el pie izquierdo abajo alineado con la rodilla formando una V.
  • Mantén relajadas las piernas, alarga la columna y dirige el torso hacia adelante.
  • Camina lo que puedas con tus manos en el piso. La postura se sostiene durante 5 respiraciones.
  • Apoya las manos en el piso y levanta lentamente para salir de la postura.