Las posturas sexuales más peligrosas para el pene

Claudia Pamela Forestello · 9 agosto, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la filósofa y sexóloga Isbelia Esther Farías López el 2 abril, 2019
Durante el sexo, algunas posturas pueden suponer un riesgo para el pene, en especial cuando los movimientos son vigorosos o no se controlan.

Las lesiones en el pene constituyen uno de los grandes temores de la mayoría de los hombres. Además de la vergüenza y el dolor que causan al momento, el temor a las posibles consecuencias derivadas de la lesión es algo que produce en ellos mucho estrés. A continuación, repasaremos cuáles son las posturas sexuales más peligrosas para el pene.

Las posturas sexuales más peligrosas para el pene

Cuando el pene está erecto, es posible que el riesgo de sufrir una lesión aumente al intentar realizar ciertas posturas sexuales.

1. La mujer encima

La mujer encima, una de las posturas sexuales más peligrosas para el pene
Cuando es la mujer la que está encima hay un mayor riesgo de pérdida de control de los movimientos y fractura del pene.

Un estudio realizado en Brasil en 2014 reveló que una de las posturas sexuales más peligrosas para el hombre es la de la mujer encima. Sin darse cuenta, ella podría apoyar todo el peso de su cuerpo sobre el pene erecto y esto, sumado al frenesí de los movimientos, podría provocar sin querer la lesión (la cual resulta muy dolorosa y requiere tratamiento quirúrgico).

El mismo estudio cita una postura que ocupa el segundo lugar en cuanto al riesgo de lesiones en el pene: el estilo perrito. En cambio otras fuentes le dan a esta postura el primer lugar en el ranking de peligrosidad.

Lee también 5 posturas sexuales en la ducha

2. Estilo perrito

Este estudio elaborado en 2017 señala el estilo perrito (mujer a cuatro patas y el hombre detrás) no solo como el más arriesgado, sino también como el que daría como resultado lesiones de mayor gravedad. Esta postura apareció en más de la mitad de los casos de lesión. Además, se comparó con otras como la mujer encima o bien el hombre.

En el caso de esta postura, el riesgo se daría cuando el hombre es el que domina la relación sexual. Con un alto grado de excitación e intensidad en la penetración, podría suceder que el pene saliera de la vagina y golpeara con fuerza el perineo o la sínfisis del pubis.

Por este mismo motivo, en este estudio también aparece la postura del misionero (hombre encima) como factor de riesgo. En este sentido, un pequeño truco para tratar de evitarlo sería que el hombre sujetara con fuerza la cadera de la mujer. De este modo, podría controlar mejor los movimientos.

Lee también 5 mejores posturas sexuales para la primera vez

Posturas sexuales más peligrosas para el pene: otras causas

Como podemos ver, cualquier postura sexual puede llegar a provocar una fractura en el pene, si los movimientos son muy vigorosos. En cualquier momento se puede perder el control de la penetración. Esto podría llevar a golpear el pene contra cualquier parte del cuerpo u objeto.

No obstante, este tipo de lesiones también pueden tener otras causas, tal como muestran estos estudios citados. En algunos casos, los pacientes se han referido a la masturbación o a algún tipo de manipulación del miembro. En otros, podría haber sido por un trauma o bien al girarse el hombre en la cama durante el sueño y con el pene erecto.

Por último, también han habido casos en los que el hombre, al intentar colocarse la ropa interior mientras su pene está erecto, ha realizado demasiada presión y se ha lesionado.

¿Qué hacer en caso de sufrir una lesión?

Al momento de sufrir una lesión, lo más recomendable es acudir al servicio de urgencias lo antes posible.En especial, si sientes un dolor muy intenso y te resulta imposible hacer vida normal. Una vez que el médico haya realizado la evaluación del caso, podrá realizar el diagnóstico y determinar cuál es el tratamiento más adecuado.

Los 3 síntomas que más mencionan los pacientes al momento de la evaluación son: el sonido de fractura, la pérdida del estado eréctil y mucho dolor.

En caso de que también haya habido una lesión uretral, es posible que el paciente sufra otras molestias: como incapacidad para miccionar, sangrado, entre otras. Esto suele ocurrir en más de un tercio de los casos y requiere una atención médica inmediata.

Finalmente hay que recordar que no es en absoluto recomendable automedicarse ni pasar por alto las molestias. De lo contrario, el problema podría agravarse.

  • Reis, L. O., Cartapatti, M., Marmiroli, R., Oliveira Júnior, E. J. De, Saade, R. D., & Fregonesi, A. (2014). Mechanisms predisposing penile fracture and long-term outcomes on erectile and voiding functions. Advances in Urology. https://doi.org/10.1155/2014/768158
  • Barros, R., Schulze, L., Ornellas, A. A., Koifman, L., & Favorito, L. A. (2017). Relationship between sexual position and severity of penile fracture. International Journal of Impotence Research. https://doi.org/10.1038/ijir.2017.24
  • Kara, N., Morel Journel, N., Ruffion, A., & Terrier, J. E. (2015). Management of penile fracture. Progres En Urologie - FMC. https://doi.org/10.1016/j.fpurol.2015.06.004