Potasio: regulación y funciones

El potasio participa en numerosas funciones imprescindibles para el correcto funcionamiento del organismo, como la transmisión del impulso nervioso o la contracción muscular.

El potasio es un mineral imprescindible en nuestro organismo para un correcto funcionamiento celular. Está presente en muchos alimentos de los que ingerimos, como el plátano, las carnes, las legumbres y el cacao. Las recomendaciones diarias del mineral en un adulto son unos 3500 mg.

La importancia del potasio

Aunque es un componente fundamental en nuestro cuerpo, sus niveles deben controlarse rigurosamente. Las células excitables, como el músculo y las neuronas, son muy sensibles a variaciones del nivel de este mineral. Por esta razón, el riñón cuenta con múltiples mecanismos para regular su eliminación.

El potasio forma parte de tejidos como el hueso e interviene en la regulación del pH y la contracción muscular. Cuando se encuentra en solución, tiene carga positiva, es decir, es un catión. Dada su alta participación en procesos celulares, es el catión más abundante dentro de nuestras células.

Hay que tener en cuenta que la concentración de este ión en el interior celular es constante. Cuando hay mucha cantidad en las células, sale al líquido extracelular y aparece hiperpotasemia. En este caso el exceso del mineral se eliminará con la orina. De igual forma, cuando es deficitario en el interior de las células su concentración en el líquido extracelular es menor, hay hipopotasemia.

Lee también: 10 frutas ricas en potasio

Bomba de sodio-potasio

Equilibrio sodio-potasio

La bomba de sodio-potasio es una proteína de membrana presente en todas nuestras células. Para entender su funcionamiento, tenemos que tener en cuenta que las moléculas de nuestro organismo se mueven de un líquido a otro en función de su concentración.

Es decir, si un ión está en mayor cantidad fuera de una célula que dentro, va a entrar en ella para igualar las concentraciones. Esto se denomina transporte pasivo o a favor de gradiente de concentración. No consume energía, pero si esto fuera así en todos los casos, todas nuestras células y tejidos tendrían exactamente la misma composición, y no serían posibles las funciones celulares. Para esto existen otros medios de transporte que consumen energía, como la bomba de sodio-potasio.

Esta proteína utiliza energía para introducir en la célula dos moléculas de potasio a la vez que expulsa tres de sodio. Hemos dicho que el potasio tiene mayor concentración en el interior de la célula, por lo que este transporte es en contra de gradiente de concentración. Así, permite que por otras partes de la membrana salga de la célula sin consumir energía.

Este equilibrio se denomina potencial de membrana, y es determinante en la contracción muscular o la transmisión de impulsos nerviosos. También participa en la homeostasis, que es la regulación de la concentración de iones y otras moléculas entre los distintos espacios del organismo.

Regulación de los niveles de potasio en el riñón

riñones

El riñón es el órgano encargado de filtrar la sangre en función de las necesidades que tiene el organismo. A nivel microscópico, está formado por estructuras llamadas nefronas. Son las encargadas de formar la orina con los productos de desecho y de impedir que se eliminen moléculas que nuestro cuerpo necesita. Las nefronas tienen distintas partes comunicadas:

  • Glomérulo
  • Túbulo contorneado proximal
  • Asa de Henle
  • Túbulo contorneado distal
  • Túbulo colector

En el glomérulo renal tiene lugar la filtración de distintas moléculas sanguíneas, como es el caso del potasio. Durante la filtración, éste pasa de la sangre al túbulo contorneado proximal. Aquí se reabsorbe el 30% de este ión filtrado a nivel glomerular. El 90% restante pasa al asa de Henle, donde se reabsorbe el 50%.

Esta primera etapa suele ser constante. En los siguientes componentes de la nefrona, la reabsorción o secreción de este ión depende de las necesidades del organismo. En función del lugar donde nos encontremos, tenemos distintas formas:

  • En el asa de Henle existe un transportador de sodio, cloro y potasio. Introduce una molécula de sodio, una de potasio y dos de cloro al interior de las células del asa. Es decir, se reabsorbe el potasio.
  • En el túbulo contorneado distal y túbulo colector, el potasio pasa libremente hacia la luz de los conductos. Esto ocurre gracias a la bomba de sodio-potasio, que hace que la concentración del mismo en la célula sea más alto que en la luz. Entonces, se secreta potasio que se eliminará en la orina.

Cuando hay hiperpotasemia, se desencadenan mecanismos que facilitan la secreción de potasio a la orina:

  • Aumenta la actividad de la bomba sodio-potasio, aumentando su concentración en las células tubulares y facilitando que pase a la luz de los conductos.
  • Se libera aldosterona, hormona sintetizada en la corteza suprarrenal. La aldosterona incrementa la actividad de la bomba sodio-potasio. Además, aumenta la permeabilidad de la membrana al potasio, facilitando que éste pase a la luz de los túbulos para formar parte de la orina.

En cambio, cuando la concentración del mismo está baja, se frena su secreción al activarse unas proteínas que facilitan su absorción. Estas proteínas intercambian una molécula de potasio con una de hidrógeno, que sale a la luz.

Visita este artículo: Equilibrio sodio-potasio

Funciones del potasio en el organismo

10 alimentos ricos en potasio para incorporar a tu dieta

Ya hemos dicho que los niveles de este mineral deben regularse de forma muy rigurosa. Esto se debe a que tanto un exceso como un defecto del mismo va a tener consecuencias en el funcionamiento celular. Los principales procesos en los que interviene son:

  • Transmisión de impulsos nerviosos, donde el potasio interviene en los cambios del potencial de membrana necesarios para que tenga lugar el potencial de acción.
  • La contracción muscular, tanto del músculo esquelético como el cardíaco.
  • Regulación del equilibrio ácido-base, que determina el pH de nuestro organismo.
  • Mantenimiento de la homeostasis, el equilibrio de las moléculas del organismo en los distintos compartimentos celulares.
Alicia

Estudiante de Medicina. La cultura es aquello que queda cuando todo lo demás se va, así que vamos a cultivarla.

Ver perfil
Te puede gustar