6 prácticas saludables para evitar las crisis de ansiedad

Elena Martínez Blasco · 21 abril, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López el 17 abril, 2019
La práctica de hábitos saludables puede contribuir a la prevención de las crisis de ansiedad. ¿Te aqueja este problema? Descubre 6 importantes recomendaciones. 

Hay muchas personas que buscan la manera de evitar las crisis de ansiedad. Estos ataques de pánico empiezan de manera repentina y se caracterizan por síntomas como las palpitaciones, la sudoración o la dificultad para respirar, entre muchos otros.

En este artículo compartimos 6 prácticas saludables que te pueden ayudar a evitar las crisis de ansiedad. No obstante, nunca debemos sustituir el diagnóstico médico y otras posibilidades de tratamiento para mejorar nuestra calidad de vida. 

6 prácticas saludables para evitar las crisis de ansiedad

1. Realizar ejercicio físico

La práctica habitual de ejercicio físico nos ayuda a mejorar nuestra salud física. No obstante, también repercute de manera positiva en nuestra psicología, a pesar de que hay pocos estudios que lo demuestren.

Practicar deporte nos ayuda a mejorar nuestro estado de ánimo y a prevenir estados de ansiedad y depresión a corto y largo plazo. Es decir, justo después de la sesión y también de manera continuada con el ejercicio regular.

Lo ideal sería realizar sesiones de 30 o 40 minutos de intensidad moderada, tres veces por semana. Esto nos podría ayudar a reducir o evitar las crisis de ansiedad.

Lee también 7 beneficios psicológicos de hacer ejercicio físico

Mujer estirando la pierna en el suelo
La práctica regular de ejercicio físico aporta importantes beneficios sobre la salud mental. De hecho, es un excelente recurso terapéutico para evitar las crisis de ansiedad.

2. Aprender a respirar correctamente

Uno de los síntomas de las crisis de ansiedad es la dificultad para respirar o la sensación de ahogo. De hecho, puede ser una de las señales que nos ayuden a detectar el inicio cercano del ataque.

En este sentido, aprender a controlar la respiración puede ayudarnos a evitar las crisis de ansiedad o, si ya la estamos sufriendo, a acortarla. La hiperventilación es uno de los factores que contribuye a mantener el brote.

¿Y qué significa aprender a respirar? Algunas prácticas como el yoga y otras disciplinas similares dedican un tiempo a enseñar a respirar con profundidad y con toda la capacidad de nuestro cuerpo.

¿Cómo se hace?

  • Para empezar, nos sentamos para hacerlo, a poder ser con los codos en el apoyabrazos para evitar tensión en los hombros.
  • Las respiraciones deben ser suaves, lentas, regulares y, en definitiva, tranquilas.
  • Respirar por la nariz y llenar el abdomen en 4 segundos.
  • A continuación, aguantar la respiración durante 2 segundos.
  • Después, exhalar poco a poco por la boca en 4 segundos.
  • Esperar unos segundos y repetir durante varios minutos. Practicar cada día.

3. Seguir una dieta equilibrada y nutritiva

Una dieta equilibrada es muy importante como complemento a cualquier tratamiento médico. Siempre hay algunos alimentos que deberíamos evitar porque nos perjudican, mientras que otros nos aportarán nutrientes muy beneficiosos.

En el caso de la ansiedad, recomendamos una dieta rica en fibra y en ácidos grasos esenciales. Estos alimentos nos ayudarán a mejorar la microbiota intestinal, la cual está relacionada con los trastornos de la ansiedad, la depresión y el estrés.

4. Recurrir a los remedios naturales y suplementos

Algunos remedios naturales nos pueden ayudar a equilibrar el sistema nervioso. De este modo, con algunas plantas medicinales podemos llegar a estados de relajación y evitar las crisis de ansiedad. Algunos de ellos son:

  • Pasiflora.
  • Lavanda.
  • Hipérico.

También pueden ser efectivos algunos suplementos. No obstante, recomendamos tomarlos siempre bajo prescripción médica:

  • Magnesio.
  • Lisina.

Lee también 6 remedios naturales que te ayudarán a relajar los nervios

pasiflora para tranquilizar los nervios y la ansiedad
Los remedios calmantes, como la infusión de pasiflora, son buenas alternativas para hacerle frente a la ansiedad. Sin embargo, deben tomarse con precaución, ya que no están exentos de causar efectos adversos.

5. Disfrutar de la vida

Para poner fin a la ansiedad de una manera definitiva debemos ahondar en nuestras emociones. En nuestro plan para prevenirla no pueden faltar todas aquellas personas, cosas o actividades que nos llenen de sentimientos positivos. 

Debemos perseguir nuestro bienestar emocional para lograr una mayor calidad de vida. Esto debemos buscarlo por medio de la alegría, el agradecimiento, la vitalidad y la esperanza. Debemos llenar nuestra vida de aquello que nos inspire y nos aporte satisfacción.

6. Psicoterapia para evitar las crisis de ansiedad

Por último, si sentimos que la ansiedad nos supera, deberíamos buscar apoyo profesional. No debemos compararnos con otras personas o esperar a que las crisis sean de mayor gravedad. 

El psicoterapeuta será quien nos ayude a comprender y expresar nuestras emociones relacionadas con este trastorno. Además, se evaluarán las causas y de qué manera se manifiestan las crisis, así como posibles tratamientos médicos según la gravedad.

Solo con un tratamiento completo podremos afrontar las crisis de ansiedad. No obstante, estos consejos nos pueden ayudar a reducirlas de manera gradual y así mejorar nuestra calidad de vida.

  • Birch, M. (2015). Breathing retraining in anxiety and panic disorder. Australian Nursing and Midwifery Journal. https://doi.org/10.1002/14651858.CD009041.pub2.Kern
  • Oudejans, R. R. D., & Pijpers, J. R. (Rob. (2010). Training with mild anxiety may prevent choking under higher levels of anxiety. Psychology of Sport and Exercise. https://doi.org/10.1016/j.psychsport.2009.05.002
  • Murphy, M., & Mercer, J. G. (2013). Diet-Regulated Anxiety. International Journal of Endocrinology. https://doi.org/10.1155/2013/701967
  • Taylor, A. M., & Holscher, H. D. (2018). A review of dietary and microbial connections to depression, anxiety, and stress. Nutritional Neuroscience. https://doi.org/10.1080/1028415x.2018.1493808
  • Edenfield, T. M., & Saeed, S. A. (2012). An update on mindfulness meditation as a self-help treatment for anxiety and depression. Psychology Research and Behavior Management. https://doi.org/10.2147/PRBM.S34937