5 precauciones y contraindicaciones ante el consumo de la espirulina

05 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la nutricionista Florencia Villafañe
La espirulina es un alga que cada vez se emplea más en las dietas. Aunque para varios es un superalimento, debemos recalcar que tiene precauciones de uso a considerar. Aquí te las contamos.

En los últimos tiempos, la espirulina ha ganado terreno en el ámbito alimentario debido a que se han reconocido sus beneficios en el cuerpo. Pero, como todo componente dietario, su uso tiene precauciones y contraindicaciones. ¿Quiénes deberían evitar su consumo?

La espirulina es un alga que crece con facilidad en zonas desérticas y más aún donde el agua es alcalina. Debido a la cantidad de nutrientes que aporta, se la considera un superalimento. A pesar de ello, esto no significa que su ingesta no tenga recaudos.

Espirulina: ¿qué nutrientes aporta?

Aunque este alimento se consumía desde la Antigüedad por civilizaciones como los aztecas y los incas, no fue hasta hace un tiempo que se redescubrieron sus importantes propiedades para la salud humana. En consecuencia, hoy se le otorga valor a la misma y se comercializa en polvo, en cápsulas, de forma líquida y en comprimidos.

Y es que en su interior contiene proteína en cantidades elevadas, ácidos grasos esenciales, antioxidantes, minerales como el hierro, cobre y zinc y vitaminas A, E y del complejo B.

Beneficios de la espirulina

En consecuencia, diversos estudios destacan que, gracias a sus componentes, tiene efectos en la prevención de algunas enfermedades y en el refuerzo del sistema inmune. Sus acciones más reconocidas son las siguientes:

  • Es antioxidantes y antiviral.
  • Retiene metales pesados, por lo que es un quelante natural.
  • Regula la glucosa en sangre y el nivel de colesterol.
Polvo de espirulina.
La espirulina es un alga considerada un superalimento por sus propiedades nutricionales.

¿Cuáles son las precauciones y contraindicaciones de la espirulina?

A pesar de que este suplemento dietético es seguro para la mayoría de las personas, en algunos casos puntuales hay que evitar su consumo, ya que podría aparejar algunos efectos adversos. Veamos más en detalle 5 situaciones que ameritan resguardo.

1. Personas con trastornos hemorrágicos

La espirulina tiene un efecto anticoagulante, lo que significa que enlentece la acción de las plaquetas que bloquean las heridas en los vasos sanguíneos. De esta manera, la acción natural que consiste en detener las hemorragias se ve afectada.

En este sentido, quienes tomen medicamentos con el mismo efecto, por patologías como la fibrilación auricular o los ictus, deberían evitar la espirulina. Los pacientes con trastornos hemorrágicos pueden intensificar la aparición de hematomas y de sangrados intensos.

Lee también: Hemofilia en mujeres: todo lo que debes saber

2. Mujeres embarazadas o niños en periodo de lactancia

No hay datos del todo certeros que expongan los efectos de este suplemento durante el embarazo. Sin embargo, es conocido que las algas pueden estar contaminadas con toxinas o metales metales.

La intoxicación con metales pesados es una situación grave que afecta a diversos órganos. El cerebro, los riñones y los glóbulos rojos son susceptibles a la acumulación de estos tóxicos, que a mediano plazo constituyen un riesgo aumentado de desarrollar otras patologías.

La placenta y la unidad de comunicación entre el feto y la madre también es plausible de intoxicarse con metales pesados. Por ello, para la gestación diremos que hay precaución y contraindicación de uso de la espirulina.

3. Personas con patologías autoinmunes

A pesar de que su ingesta fortalece el sistema inmune, en algunas situaciones, como sucede en la esclerosis múltiple, el lupus, la artritis reumatoidea y otras patologías con la misma base, la espirulina podría reforzar este efecto y, con ello, agravar dichas afecciones. Por ende, es recomendable mantenerse al margen de su consumo.

4. Alérgicos

Según algunos estudios, la espirulina puede tener un componente alergénico, por lo que existe la posibilidad de que genere reacciones adversas. Si bien hay que exponerse a ella para detectarlo, quienes ya padecen otras alergias alimentarias deben extremar las precauciones.

Sigue leyendo: Beneficios de la espirulina para vegetarianos y veganos

5. Pacientes con fenilcetonuria

La fenilcetonuria es una enfermedad hereditaria que tiene una tasa de aparición baja en la población general. En estos pacientes hay una alteración en el metabolismo del aminoácido llamado fenilalanina.

Para ellos, está contraindicada la ingesta de productos que contengan esta sustancia, como por ejemplo las algas. Si lo hacen, su cuerpo no puede concretar el metabolismo particular y aparecen los síntomas.

Cápsulas de algas.
La espirulina se comercializa también en cápsulas diseñadas como medicamentos, aunque es un comestible.

Precauciones y contraindicaciones de la espirulina: ¿qué recordar?

Para ser claros, la espirulina es un alimento que se emplea como suplemento y no como un medicamento. Su consumo en dosis adecuadas es seguro en la mayoría de las personas, excepto las mencionadas en el apartado anterior.

No obstante, en algunos casos particulares pueden presentarse efectos secundarios, como erupción y picazón de la piel, sed, estreñimiento, dolor de estómago y mareos. Aunque este componente es una opción para el aporte de proteínas, ácidos grasos esenciales y otros nutrientes, no significa que no pueda presentar reacciones adversas.

Contrario a lo que todos creen, que un producto sea natural no significa que siempre será inocuo. Por este motivo, si padeces alguna enfermedad, estás amamantando o tienes alergia a ciertos alimentos, es recomendable que consultes a tu médico para que te indique si puedes incorporar estas algas a tu dieta.

  • Chen, Y. Y., Chen, J. C., Tayag, C. M., Li, H. F., Putra, D. F., Kuo, Y. H., ... & Chang, Y. H. (2016). Spirulina elicits the activation of innate immunity and increases resistance against Vibrio alginolyticus in shrimp. Fish & shellfish immunology55, 690-698.
  • Deng, R., & Chow, T. J. (2010). Hypolipidemic, antioxidant, and antiinflammatory activities of microalgae Spirulina. Cardiovascular therapeutics28(4), e33-e45.
  • Gutiérrez-Salmeán, G., Fabila-Castillo, L., & Chamorro-Cevallos, G. (2015). Aspectos nutricionales y toxicológicos de Spirulina (arthrospira). Nutricion hospitalaria32(1), 34-40.
  • Deng, R., & Chow, T. J. (2010). Hypolipidemic, antioxidant, and antiinflammatory activities of microalgae Spirulina. Cardiovascular therapeutics28(4), e33-e45.
  • Guardia_Alcántara, María_del_Mar. "Revisión del estado actual de la problemática y de los métodos de análisis para determinación de metales pesados en espirulina." (2018).
  • Bernstein, J. A., Ghosh, D., Levin, L. S., Zheng, S., Carmichael, W., Lummus, Z., & Bernstein, I. L. (2011, March). Cyanobacteria: an unrecognized ubiquitous sensitizing allergen?. In Allergy & Asthma Proceedings (Vol. 32, No. 2).
  • Ponce López, E. (2013). Superalimento para un mundo en crisis: Spirulina a bajo costo. Idesia (Arica)31(1), 135-139.
  • Jensen, Gitte S., et al. "Clinical safety of a high dose of Phycocyanin-enriched aqueous extract from Arthrospira (Spirulina) platensis: Results from a randomized, double-blind, placebo-controlled study with a focus on anticoagulant activity and platelet activation." Journal of medicinal food 19.7 (2016): 645-653.
  • Zaragozano, Jesús Fleta, and Jorge Fleta Asín. "Valoración nutricional y económica de la utilización de algas." Revista española de estudios agrosociales y pesqueros 253 (2019): 37-64.