Precauciones con las zapatillas con ruedas: no son un calzado

Lejos de considerarse como un calzado normal, las zapatillas con ruedas deberían venderse en jugueterías y ser una alternativa a los patines y, como tales, no utilizarse a diario

Está entre las tendencias entre muchos niños, el acudir a clase, o pasar demasiado tiempo con patines o zapatillas con ruedas. En algunos casos se pasa más de ocho horas con ellas.

Los especialistas afirman que estas zapatillas no son un calzado, sino un juguete y, como tal, deberían venderse en jugueterías y no en tiendas de calzado.

Este tipo de zapatillas con ruedas se denominan “heelys”. Son artículos que se han ido haciendo muy populares entre los niños de 3 a 12 años.

Sin embargo hay muchos factores que desaconsejan el uso prolongado de estas famosas zapatillas con ruedas.

La altura del tacón en las zapatillas con ruedas

El aspecto más perjudicial para nuestra salud es el relativo a la altura del tacón. Desde el Consejo General de Podólogos en España, se está advirtiendo de los riesgos.

El uso prolongado de estas zapatillas con ruedas puede originar problemas en los pies derivados del propio peso, de la altura del tacón, de la ausencia de flexibilidad y del propio “ruedín”, frágil e inestable.

Desde esta institución se está recomendando a los colegios y centros educativos que prohíban a los niños, sobre todo de infantil y de primaria, acudir a clase con estas zapatillas con ruedas.

Los diferentes riesgos en las zapatillas con ruedas

La altura del talón

Elevación de talón

Como hemos visto, es el aspecto más preocupante. La parte anterior del pie no soportará la mayor parte del peso corporal. Al incrementarse el tacón de las zapatillas con ruedas, la carga de peso varía.

Nuestros talones están indicados para soportar la mayor parte del peso corporal.

  • En el caso de las zapatillas con ruedas, la carga del peso recaerá sobre el antepié. Ello ocasionará problemas de crecimiento, dolores en los huesos que unen los dedos y pérdida del flujo sanguíneo (enfermedad de Freiberg).

Ver también: 8 cosas que puedes hacer todos los días para tener unos pies saludables

Una excesiva presión sobre el talón

Los niños que utilizan demasiado tiempo las zapatillas con ruedas sufren de una presión sobre su talón muy superior a lo que debería ser.

Esta presión puede provocar, a largo plazo, un desarrollo insuficiente en la musculatura posterior, como es el caso de los gemelos. La consecuencia puede ser tener los pies planos.

Las diferencias con una zapatilla normal

Hay que tener en cuenta que el peso de las zapatillas con ruedas puede doblar el de una zapatilla deportiva normal.

Algunos podólogos están advirtiendo de que este exceso de peso puede ocasionar problemas de cadera. Ello está motivado porque el esfuerzo para levantar el pie a la hora de caminar aumenta excesivamente.

Ventajas y desventajas de llevar zapatillas con ruedas

En el caso de los más pequeños de la casa, cualquier actividad puede ser un juego, con connotaciones divertidas. Las zapatillas con ruedas no dejan de estar de moda.

Algunas ventajas de las zapatillas con ruedas:

Algunas ventajas de las zapatillas con ruedas

  • Los niños se divierten. Andar o trasladarse se convierte en una especie de juego, un entretenimiento.
  • Con estas zapatillas, los niños son más ágiles. 
  • Las zapatillas con ruedas ayudan a los pequeños a moverse con más velocidad.

Te recomendamos leer: Educar no es crear sino ayudar a los niños a crearse a sí mismos

Inconvenientes

  • Como hemos visto, las zapatillas con ruedas pueden ser peligrosas para la integridad física de los niños.

A causa de su velocidad, del peso del cuerpo o de la constitución de la zapatilla, el pequeño puede tropezar y sufrir una caída que le producirá heridas e incluso fracturas.

  • Para una buena protección, lo ideal sería que los niños llevaran lo mismo que cuando van en bicicleta, sobre todo en los tobillos y las muñecas.
  • Como hemos visto, también un uso excesivo de estas zapatillas puede ocasionar otro tipo de problemas, como es el caso de los dolores de espalda, en la parte lumbar.

Esto vendría motivado por el hecho de que no se pisa con toda la planta del pie. Los pasos se dan con apoyo en el talón, y sobre todo en la parte delantera del pie.

  • Cuando el niño empieza a tener una buena psicomotricidad, el uso de estas zapatillas puede perjudicar a la habilidad del equilibrio ya adquirida.

Por todas estas razones, es importante tener en cuenta que las zapatillas con ruedas no deben ser consideradas como un calzado más, sino como una alternativa a los patines.

Es decir, para utilizar un rato como juego o diversión, pero no de una forma continuada.

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar