Preferencias de hombres y mujeres en el sexo

14 junio, 2018
Entre las preferencias de los hombres y de las mujeres en el sexo hay sinfín de tabúes. La mejor recomendación es explorar hasta hallar la técnica de placer preferida. Y tú, ¿qué esperas en la intimidad?

Pudieras pensar que el mundo está cambiando, que se están desmontando temas y eliminando prejuicios en torno al sexo. Pero a lo mejor no está sucediendo tan rápido como imaginas. Mujeres y hombres no entienden el sexo de la misma manera y tampoco se ponen de acuerdo. Descubre el porqué.

La influencia cultural moldea en hombres y mujeres un conjunto de inclinaciones que le pautan, de manera inconsciente, el tipo de estímulos que necesita para reaccionar. Este impacto marca aun más las diferencias entre los géneros masculino y femenino respecto a las relaciones sexuales.

Ganas de orinar durante el sexo.

Preferencias de las mujeres

Los modelos preferidos de las mujeres están más sujetos a la delicadeza y a la ternura. A partir de ahí se despliegan las elecciones en relación a todos los aspectos de su vida y, especialmente, a la sexualidad. Pero, ¿Qué es lo que ellas prefieren?

  • Parece que las mujeres se sienten más satisfechas en las relaciones sexuales con su pareja estable que en una relación esporádica. Esto no quiere decir que las mujeres no estén encantadas con los encuentros íntimos casuales.
  • El físico importa. Las mujeres prefieren los brazos musculosos, los varones de hombros anchos y unos abdominales definidos. Importa más la fuerza de sus brazos que lo guardan debajo de la camisa.
  • Resulta interesante algún mensaje directo que las haga sentirse sexis y excitantes.
  • La excitación visual. Hasta ahora la mujer no era consumidora de pornografía porque el tipo de material erótico estaba diseñado para ser consumido por el hombre. Desde que hay una pornografía más femenina, las mujeres se están aficionando a estas películas.
  • Posturas preferidas. La vaquera, en la que la mujer se coloca encima del hombre controlando la situación, y el tradicional misionero.
  • Al estimular la zona de los pezones se activa la misma región sensorial del cerebro que cuando se excita la vagina o el clítoris.
  • Sexo oral con más tiempo y menos velocidad.
Técnica de teabagging.

Preferencias de los hombres

Siempre se ha pensado que los hombres responden a los estímulos sexuales más básicos con la aceleración de un resorte, pero no es verdad. En el fondo, ellos también están cansados de llevar la iniciativa y quieren:

  • Sexo sin pareja. Pareciera como si la biología programara a las mujeres para la monogamia y a los hombres para la promiscuidad. Pero no es así. Un hombre que se acuesta con una mujer sin intención de una relación no se siente presionado ni está preocupado por otra cosa que conseguir su propio placer.
  • El trío. Una fantasía para muchos hombres es que el sexo debería ser cosa de tres. Sin embargo, más que hacerlo con dos mujeres, lo que más abunda es dos chicos y una chica, quizás porque las mujeres son más celosas y porque a algunos les encanta ver a su pareja con otro hombre.
  • Iniciativa. Una de las acciones que más les gusta a los hombres es ser seducidos. Cuando vayas al encuentro, recuerda cómo te gusta que te traten y actúa en función de ello.
  • Hablar. La mayoría de los hombres encuentra muy excitante escuchar los gemidos de sus parejas durante el acto sexual. Si a los sonidos se les añade unas buenas frases y diálogos, la fogosidad aumentará.
  • Abecedario erótico. El punto G no es exclusivo de las mujeres. Los varones disponen también de esa letra que, en su caso, se sitúa en la próstata, una glándula del tamaño de una nuez que está bajo la vejiga masculina. Para acceder a ella hay que introducir el dedo —ligeramente doblado— en el ano, a unos cinco centímetros de la entrada.

También puedes conocer: ¿Cuál es la diferencia entre hacer el amor y tener sexo?

Cosas raras que pueden pasar después de tener sexo

Tareas pendientes

Dos buenos consejos para ti y tu chico es que aprovechen el momento de la intimidad para autoestimularse. Esta táctica les ayudará a vencer el miedo y experimentar resultados insospechados.

Por otro lado y para añadir más potencia, sería apropiado introducir un nuevo amigo en la cama y sacar algún vibrador o juguete sexual.

Mientras las mujeres todavía tienen que hacer frente a críticas y mitos moralistas para disfrutar plenamente de su sexualidad, los hombres tienen menos presión social. Esta realidad crea una barrera que puede ser demolida con una efectiva comunicación en la pareja y un interés mutuo por conocerse.

Te puede gustar