Preocupantes motivos por los que estás perdiendo peso sin desearlo

Si estás perdiendo peso sin seguir ningún régimen especial ni realizar actividad física deberías acudir al médico para descartar posibles problemas de salud antes de que estos empeoren

Es natural tener fluctuaciones de peso a lo largo del año. También es muy común encontrar toda clase de dietas y consejos para perder peso de forma rápida y eficiente.

Sin embargo, existen otra cara de la moneda: darte cuenta que estás perdiendo peso sin desearlo. Sabemos que cada metabolismo es distinto, por lo que algunos pueden ser más proclives a reducir medidas con cambios mínimos.

Esta vez te queremos hablar sobre las cuestiones médicas que pueden ocasionar este problema. Si bien es cierto que tu organismo podría estar haciendo ajustes, recuerda visitar a tu especialista para descartar estos motivos.

1. Cáncer

cancerigeno

El cáncer es el crecimiento incontrolado de células anormales en cualquier parte del cuerpo. La pérdida de peso es un síntoma común entre las personas con cáncer, por lo que debes estar atento si hay antecedentes familiares.

Un tumor en el estómago o en los intestinos puede causar cambios profundos en nuestro metabolismo y  en la capacidad del cuerpo para absorber nutrientes.

Esto se traduce en una falta de energía y pérdida de peso no deseada.

Visita este artículo: 9 alimentos capaces de aliviar tu dolor de estómago

2. Problemas emocionales

El hecho de que estés perdiendo peso sin desearlo no siempre se debe a una enfermedad física. A veces, este descenso puede ser causado por ciertos trastornos del estado de ánimo o por enfermedades mentales como la depresión.

La pérdida de apetito es un efecto secundario común de la depresión clínica. En estos casos se relaciona con la pérdida del placer que da comer y la motivación para hacerlo.

Las personas deprimidas también pasan más tiempo despiertos debido a trastornos del sueño. Las calorías adicionales quemadas durante sus horas de vigilia contribuyen a tener un déficit calórico.

3. Enfermedades gastrointestinales

diarrea

Otro de los motivos por los que estás perdiendo peso sin desearlo pueden ser las condiciones y enfermedades que afectan al sistema gastrointestinal.

Cuando el aparato digestivo no está funcionando adecuadamente, es muy común que se pierda peso como resultado de una mala absorción de los nutrientes vitales que nuestro cuerpo necesita.

Las enfermedades gastrointestinales suelen tener como síntomas:

  • Diarrea
  • Dolor abdominal
  • Deficiencia de nutrientes
  • Anemia

Entre las condiciones que causan un descenso abrupto del peso están:

  • Enfermedad inflamatoria del intestino
  • Úlcera péptica
  • Enfermedad de Crohn
  • Colitis ulcerativa
  • Celiaquía

4. Virus de inmunodeficiencia adquirida (VIH)

La pérdida de peso repentinamente, durante un corto período de tiempo o progresivamente durante muchos meses, es un problema común en las personas con enfermedad sintomática por VIH.

El VIH puede ocasionar inflamación en el intestino y daños al revestimiento intestinal. Si la eficiencia del intestino para absorber los nutrientes de los alimentos se reduce por el daño y la inflamación, entonces se absorberán menos calorías.

Por este motivo, los pacientes tendrán que comer más alimentos para obtener la cantidad de calorías requerida para realizar todas sus actividades.

5. Diabetes

diabetes

¿Tu médico te comentó en algún momento que tenías los niveles de glucosa elevados? ¿Seguiste sus instrucciones para evitar problemas mayores? Si te descuidaste un poco, tal vez estás perdiendo peso sin desearlo por la diabetes.

Las personas con diabetes ya no pueden producir suficiente insulina. Esta insuficiencia evita que el cuerpo transfiera glucosa al torrente sanguíneo y a las células del cuerpo para usarla como energía.

Cuando esto ocurre, el cuerpo comienza a quemar grasa y músculo para obtener energía. Como consecuencia, se produce una reducción en el peso corporal.

Tanto las personas diagnosticadas con diabetes tipo 1 como las que sufren de diabetes tipo 2 pueden sufrir una pérdida de peso bastante dramática durante el inicio de la enfermedad. 

Por lo general, un buen control evita que el problema siga, pero recuerda que es necesario mantener el peso correcto.

¿Quieres conocer más? Lee: 7 pistas para detectar la diabetes

6. Problemas de la tiroides

La glándula tiroides produce las hormonas tiroideas que regulan el metabolismo del cuerpo. Cuando la glándula tiroides produce demasiada hormona tiroidea (tiroides hiperactiva), la afección se denomina hipertiroidismo.

  • La pérdida de peso es un síntoma común del hipertiroidismo, o una tiroides hiperactiva.
  • Los pacientes con hipertiroidismo tienen una tasa metabólica basal (TMB) elevada, por lo que requieren mayor consumo de calorías.
  • Los cambios en los niveles de la tiroides causan cambios en la TMB, lo que altera el equilibrio energético y el peso corporal.

7. Insuficiencia cardíaca

insuficiencia cardíaca

Cuando el corazón se ve debilitado y agrandado no puede bombear suficiente sangre y oxígeno al resto de su cuerpo. Por ello, la insuficiencia cardíaca provoca que el sistema digestivo tenga dificultad para obtener suficiente sangre para realizar bien su función.

Esto conlleva a una acumulación de líquido (congestión) en el hígado y el intestino, lo que dificulta la digestión, generando una disminución del apetito y sensación de náuseas.

Algunas personas con insuficiencia cardíaca pueden notar saciedad o molestias gástricas aunque hayan comido muy poco.

Si estás perdiendo peso sin desearlo es importante que prestes atención de inmediato. Si notas que todo se debe a un cambio de hábitos y era lo que buscabas, sigue así.

De lo contrario, busca ayuda médica tan pronto como puedas.