¿En qué momento deberíamos empezar a preocuparnos por un dolor de cabeza?

Cuando el dolor de cabeza se presente con frecuencia y nos impida realizar nuestras tareas cotidianas deberemos acudir al médico para que nos realice las pruebas pertinentes para descartar problemas

El dolor de cabeza es algo normal en nuestras vidas. Es un enemigo conocido y molesto, no hay duda, que la mayor parte de las veces desaparece por sí mismo sin mayor complicación.

Sin embargo, hay quien, lejos de sentir alivio tras la administración de un calmante o de relajarse con un buen descanso, nota esta molestia como algo invalidante.

Este tipo de realidad es bastante común. Hablamos sin duda de las migrañas, de esas cefaleas crónicas que tanto afectan a nuestra calidad de vida.

Ahora bien… ¿En qué momento deberíamos preocuparnos? ¿Puede un dolor de cabeza ser síntoma de algo más peligroso? Es algo que debemos tener muy en cuenta.

Puesto que la información es siempre nuestra mejor arma, a continuación te revelamos 3 aspectos que todos deberíamos saber.

El dolor de cabeza: qué factores tener en cuenta sobre su gravedad

Mujer-agarrándose-la-cabeza

La Universidad de Harvard realizó un interesante estudio sobre el dolor de cabeza. En primer lugar, y para aliviar miedos e inquietudes, cabe decir que casi el 95% de las veces de esta dolencia no es síntoma de ninguna enfermedad grave.

Descubre los remedios para la cefalea tensional

Aclarado este aspecto, cabe decir, sin duda, que un buen porcentaje de esta dolencia sí es incapacitante. Enfermedades como las migrañas, el lupus, la depresión o la artritis son procesos asociados donde el dolor de cabeza está presente.

Nadie fallece por esas dolencias, lo sabemos, pero la calidad de vida se ve mermada. Tanto es así que todas estas realidades vividas en la sombra de una habitación se recogen bajo la terminología de “enfermedades socialmente invisibles”. 

Son, sin duda, realidades muy complejas. Sin embargo, es necesario saber diferenciar en qué momento una cefalea o una supuesta migraña deja de ser normal, para avisarnos de algo más.

Veamos ahora 3 aspectos que conviene tener en cuenta.

1. Cuándo debemos preocuparnos por un dolor de cabeza

La universidad de Harvard redactó en el trabajo anteriormente citado una serie de aspectos que siempre debemos observar cuando nosotros mismos o alguien cercano sufre dolor de cabeza.

Tomemos nota:

  • Sentir de pronto un cambio de patrón en tus dolores de cabeza. Es decir, si hasta el momento en ti se caracterizaban como un dolor puntual que desaparecía con analgésico y ahora no, es algo que debemos consultar con nuestro médico.
  • Deberemos pedir ayuda si experimentamos lo que se conoce como “el peor dolor de cabeza de nuestras vidas” (síntoma quizá de un ictus).
  • Si el dolor se incrementa al toser o al movernos tampoco será normal.
  • También deberemos valorar si ese dolor nos impide llevar a cabo nuestras tareas cotidianas.
  • Hay personas que cuando sufren dolor de cabeza se vuelven agresivas o irritables. Tampoco es normal.
  • Mucho cuidado si tenemos fiebre y rigidez en el cuello.
  • Si, además, tenemos molestias visuales, dificultades para hablar, debilidad, mareo u ojos muy inflamados, deberemos ir a urgencias.
  • Los médicos nos advierten de que tampoco es normal si el dolor aparece de pronto durante la noche.
  • Si nos damos un golpe en la cabeza y el dolor persiste, deberemos ir a urgencias de inmediato.

Descubre 7 formas de acabar con el dolor de espalda de forma rápidamente

2. El dolor de cabeza y el ictus

Ictus

La causa más preocupante donde el dolor de cabeza es uno de los síntomas es, sin duda, un accidente cerebrovascular. Los ictus afectan por igual a personas jóvenes como no tan jóvenes. De ahí, que nunca esté de más recordar sus seis señales de alarma:

  • De pronto sentiremos la pérdida de fuerza en un lado del cuerpo: un brazo, una pierna, media cara…
  • Tal y como hemos señalado con anterioridad, experimentaremos el peor dolor de cabeza de nuestra vida.
  • Asimismo, la persona siente un intenso hormigueo en la cara, brazo o pierna (de un mismo lado del cuerpo).
  • Podemos perder la visión de un ojo.
  • Dificultad para hablar, para hacernos entender…
  • La sensación de vértigo, de inestabilidad y desequilibrio es común antes de sufrir un ictus.

Te recomendamos leer también “el ictus es muy común en las personas jóvenes”

El “demonio de los dolores de cabeza”

habla con tu medico

Conocemos el impacto de las migrañas o de las cefaleas tensionales pero, según nos dicen los neurólogos y los pacientes que lo han experimentado, el peor dolor de cabeza es la cefalea en racimos.

Lo más común es que, cuando experimentemos esta dolencia, nos asustemos pensando que ocurre “algo malo”. Sin embargo, no es grave.

Es molesto y puede paralizar nuestras vidas durante unas horas, pero como decimos, no esconde una enfermedad grave subyacente.

  • La cefalea en racimos o en brotes afecta al 1% de la población, en especial a hombres.
  • Es un dolor intenso e incapacitante que puede durar entre 15 minutos y 1 hora y media, y aparecer varias veces al día.
  • Esta enfermedad se relaciona con pequeños problemas en el hipotálamo y en los ritmos circadianos. A veces, nuestros estilos de vida, el estrés y dormir poco o trabajar en turnos desencadena este problema.

Para concluir, un dolor de cabeza suele ser casi siempre algo sin demasiada importancia asociado al cansancio, a la tensión o incluso a los cambios hormonales.

No obstante, no lo dudes, en el momento en que afecte a tu día a día o se asocie de otros síntomas como los aquí señalados, acude a tu médico para obtener el mejor diagnóstico.

En esos casos, el dolor de cabeza es un síntoma de algo que debemos conocer.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar