Prepara un aftersun casero y natural

Elena Martínez 25 abril, 2016
Gracias a sus ingredientes naturales este aftersun casero nos puede ayudar a aliviar quemaduras y a hidratar todo tipo de pieles a la vez que combate los radicales libres

Cuando nos exponemos al sol es fundamental aplicarnos una loción con protección solar adaptada a nuestro tipo de piel, además de evitar, siempre que sea posible, las horas de máxima radiación.

No obstante, también es muy importante usar un aftersun siempre, no solamente cuando nuestra piel se ha quemado o enrojecido, ya que le ayudaremos a recuperar la hidratación y elasticidad.

En este artículo te detallamos cómo puedes elaborar un aftersun casero y 100% natural para conseguir un buen bronceado.

¿Por qué debemos usar siempre el aftersun?

Por qué debemos usar siempre el aftersun

Tenemos la costumbre de usar solamente el aftersun cuando nos quemamos la piel. No obstante, debemos conocer sus beneficios para tomar conciencia de la importancia de usarlo siempre después de la exposición al sol:

  • Calma la piel, la cual sufre, casi siempre, después de la exposición solar, aunque no esté enrojecida.
  • Le devuelve la hidratación para prevenir la sequedad y la aparición de arrugas.
  • Previene también las estrías, ya que aporta elasticidad a la piel.
  • Combate el envejecimiento cutáneo.
  • Nos ayuda a conseguir un bronceado más bonito y saludable.

Nuestro aftersun casero, por lo tanto, hidratará y calmará la piel a la vez que combatirá los radicales libres. Además, es adecuado para todo tipo de pieles: secas, grasas, mixtas, maduras, sensibles o con acné.

Ver también: Remedios naturales para las quemaduras de sol

¿Qué contiene nuestro aftersun casero?

Qué contiene nuestro aftersun casero

Gel de aloe vera

El ingrediente principal de nuestro aftersun es el gel de aloe vera, un producto que mantiene la hidratación de la piel a la vez que la refresca, la calma y favorece su regeneración.

Podemos extraer nosotros mismos la pulpa de las pencas del aloe, o bien comprarlo en herbolarios o farmacias, pero debe ser lo más natural posible.

Aceite de almendra

Este aceite extraído de la almendra aporta mucha suavidad a la piel a la vez que la calma. Es muy hidratante y alivia las quemaduras leves.

Aceite de caléndula

Calendula

El aceite de las flores maceradas de caléndula tiene propiedades calmantes y está muy indicado para todo tipo de inflamaciones e irritaciones de la piel.

Los niños y las personas de piel sensible deberían tener siempre a mano este aceite vegetal para hidratar y cuidar la piel.

Aceite de rosa mosqueta

Uno de los aceites vegetales más conocidos por sus maravillosas propiedades rejuvenecedoras, ya que mejora la regeneración cutánea y previene la aparición de arrugas.

Es uno de los aceites más usados para pieles secas y maduras, ya que es muy nutritivo. Es rico en antioxidantes, vitaminas y ácidos grasos esenciales.

En este aftersun también nos ayuda a prevenir y minimizar las manchas en la piel.

Aceite esencial de menta

El aceite esencial de menta aportará a nuestra piel justo lo que necesita después de la exposición solar: frescor. Además, aporta un delicioso aroma, tiene propiedades antiinflamatorias y regula la producción de grasa de la piel.

Vitamina E

Tratamiento de vitamina E

Además de tener propiedades antioxidantes, esta vitamina actúa como conservante natural, ya que nuestro aftersun no contendrá ningún tipo de conservante sintético, para que sea 100% natural.

Podemos adquirir la vitamina E en líquido o cápsulas en herbolarios y farmacias.

¿Qué cantidades necesitamos?

Para elaborar este aftersun necesitaremos las siguientes cantidades:

  • 3 cucharadas de gel de aloe vera (45 g)
  • 2 cucharadas de aceite de almendra (30 g)
  • 1 cucharada de aceite de caléndula (15 g)
  • 1 cucharada de aceite de rosa mosqueta (15 g)
  • 20 gotas de aceite esencial de menta
  • 1 cápsula de vitamina E

¿Cómo lo preparamos?

Cómo lo preparamos

Elaborar este aftersun es muy sencillo:

  • Solamente tenemos que emulsionar los ingredientes para mezclar el aloe vera, que tiene una textura gelatinosa, con los aceites.
  • Lo podemos batir con un tenedor o bien introducir en un bote y agitar bien.
  • Lo conservaremos en un recipiente, preferiblemente de cristal, en la nevera, para que se conserve más tiempo.
  • De este modo, también será mucho más agradable aplicarlo en frío sobre la piel.
  • No te olvides de aplicártelo siempre después de tomar el sol.

Te recomendamos leer: Cómo hacer un jabón de aloe vera con efecto hidratante

Otros usos curiosos

  • Esta loción puede servir también como crema hidratante para aquellas personas que buscan una textura ligera, en especial para pieles grasas, mixtas o con acné.
  • También es un buen remedio para aliviar las piernas cansadas, doloridas y con retención de líquidos, gracias a su efecto frío natural.
  • Si sufrimos una quemadura leve, por ejemplo, al cocinar, podemos aplicarnos un poco de esta crema como remedio rápido y eficaz.
Te puede gustar