Prepara un antiviral en casa con jengibre

Si queremos potenciar las propiedades antivirales del jengibre podemos combinarlo con otros ingredientes medicinales y consumirlo en forma de té para así aprovechar al máximo sus beneficios

El jengibre ha sido utilizado desde tiempos antiguos en la medicina natural para tratar diferentes dolencias. ¿Te gustaría prevenir la aparición de virus? En esta ocasión te enseñamos a preparar un potente antiviral de jengibre en casa

El jengibre y la salud

Propiedades del jenjibre.

El jengibre o kion es una planta de la familia de las zingiberáceas que crece en áreas tropicales. Su tallo subterráneo o un rizoma es muy apreciado en la cocina asiática por su aroma y sabor picante. Además de su uso culinario, el jengibre ha sido utilizado desde la antigüedad en la medicina natural.

  • Mejora el metabolismo: La planta actúa como coadyuvante en la absorción de nutrientes. Además, ayuda a aumentar el apetito si se consume un poco antes de las comidas.
  • Combate el mareo y las náuseas: En vez de recurrir a las pastillas, podemos aprovechar las propiedades del jengibre. Masticar un trocito de este tubérculo aliviará los síntomas del mareo. Para contrarrestar su fuerte sabor, se recomienda mezclarlo con un poco de miel. Se recomienda para eliminar las náuseas de las mujeres embarazadas.
  • Calma los dolores musculares: Con sus propiedades antiinflamatorias, la planta actúa sobre las articulaciones y músculos disminuyendo los dolores propios de edades avanzadas, causados por el ejercicio fuerte o por el reumatismo.
  • Para tratar afecciones respiratorias: El té de esta planta es ideal para tratar afecciones respiratorias como el resfriado, el asma y la bronquitis, además de tener un efecto calmante. Se dice que inhalar la esencia del jengibre puede efectivo para destapar las vías respiratorias.
  • Antiinflamatorio: Se pueden preparar cataplasmas de jengibre para aliviar la cefalea y las menstruaciones dolorosas.

¿Cómo preparar un té antiviral con jengibre?

Mujer con catarro.

El jengibre contiene vitamina C, curcumina, ácido oxálico y flavonoides que lo convierten en un agente antiviral. Existen diversas formas de consumirlo. Puede agregarse en rodajas a las comidas o aplicarlo molido para el tratamiento de la tos y los síntomas generales de la gripe. En esta ocasión te proponemos un potente y delicioso .

Té de jengibre

Ingredientes

  • 2 rodajas de la raíz de jengibre
  • 2 tazas de agua (500 ml)
  • Miel (al gusto)

¿Qué debes hacer?

 Lva el jengibre y córtalo en rodajas de un grosor intermedio. Calienta el agua en una olla pequeña y, cuando rompa el hervor, agrega las rodajas. Pon el té a fuego lento durante 10 minutos aproximadamente. Déjalo refrescar y endulza con miel. Puedes tomarlo 2 veces al día.

Té de jengibre con canela

Té de jengibre.
La canela es un excelente antiinflamatorio y antibacteriano. Este té resulta ideal para combatir el resfriado sobre todo si tienes fiebre.

Ingredientes

  • 1 rodaja de jengibre
  • 1 rama de canela
  • Jugo de ½ limón
  • 1 taza de agua (250 ml)
  • Miel (al gusto)

¿Qué debes hacer?

Pon a hervir el agua y, cuando esté bien caliente, añade el jenjibre y la canela. Deja el té tapado y a fuego lento durante 10 minutos. Pasado el tiempo indicado, retíralo del fuego y échalo en una taza. Añade el zumo de medio limón y miel para endulzar. Déjalo reposar. Lo recomendado es tomar una o dos tazas diarias de este té.

Aunque la elección del edulcorante queda al gusto de quién consuma el té, agregar miel de abeja le dará un plus al antiviral, pues cuenta con una gran acción antibiótica capaz de eliminar virus y bacterias.