Prepara un bálsamo con aceites esenciales y dile adiós a los dolores de cabeza

Gracias a las propiedades antiinflamatorias y relajantes de sus ingredientes con la aplicación tópica de este bálsamo conseguiremos reducir la tensión muscular y nerviosa y mejoraremos la circulación

La Organización Mundial de la Salud (OMS) describe los dolores de cabeza como uno de los trastornos más comunes del sistema nervioso, incluyendo desde la típica cefalea tensional hasta las migrañas.

Es una condición con una prevalencia hasta del 50% en la población adulta de todo el mundo, siendo bastante habitual entre los 18 y 65 años.

Su aparición está relacionada con el estrés, las deficiencias nutricionales y el desarrollo de algunas enfermedades.

Además, desde la OMS también nos aseguran que se trata de un problema de salud pública que, por ser tan común, no suele recibir un diagnóstico y tratamiento apropiado.

Si bien es normal padecerlo de forma ocasional, no se debe descuidar y se le debe prestar suficiente atención, en especial cuando se presenta de forma recurrente.

Por fortuna, cuando se manifiesta de forma leve no es necesario recurrir a fármacos analgésicos o tratamientos sintéticos para sentir alivio.

Gracias a los compuestos activos de algunos ingredientes naturales podemos obtener remedios alternativos que, tras ser aplicados, minimizan la tensión y calman el dolor.

Entre estos nos encontramos con un bálsamo casero de aceites esenciales cuyos efectos antiinflamatorios y calmantes resultan bastante efectivos.

¡Pruébalo!

Bálsamo casero de aceites esenciales para aliviar los dolores de cabeza

balsamo-dolor-cabeza

Los bálsamos naturales con propiedades analgésicas se han convertido en una de las mejores opciones para disminuir las cefaleas sin tener que ingerir medicamentos químicos en exceso.

Dado que están elaborados con ingredientes orgánicos, su aplicación se puede hacer varias veces al día sin correr el riesgo de sufrir reacciones secundarias indeseadas.

En este caso, combinamos aceites esenciales ricos en sustancias activas relajantes y antiinflamatorias que, a través de su aplicación tópica, mejoran la circulación y disminuyen la tensión tanto muscular como nerviosa.

Su textura cremosa la obtenemos con productos como la manteca de karité, el aceite de coco o la cera de abejas, los cuales destacan por su poder medicinal y cosmético.

También contiene aceites de lavanda, de menta y del árbol de té, conocidos por sus cualidades calmantes, analgésicas y antibacterianas.

Su aplicación a través de suaves masajes no solo acelera el alivio de los dolores de cabeza sino que, además, calma el estrés, la ansiedad y las dificultades de sueño.

Lee también: Formas de reducir los efectos del estrés en tu cuerpo

Ingredientes

  • 4 cucharadas de manteca de karité (50 g)
  • 3 cucharadas de cera de abejas (45 g)
  • 4 cucharadas de aceite de coco orgánico (60 g)
  • 20 gotas de aceite esencial de menta
  • 15 gotas de aceite esencial de lavanda
  • 15 gotas de aceite esencial de árbol de té
  • 5 gotas de aceite esencial de eucalipto

Instrucciones

  • Pon la manteca de karité en un recipiente resistente al calor y fúndela al baño María.
  • Incorpora la cera de abejas y remueve con un utensilio de madera para que se mezcle con la manteca.
  • A continuación, agrega el aceite de coco orgánico y continúa removiendo para que se integre bien con los demás ingredientes.
  • Tras obtener un producto homogéneo, retíralo del fuego y agrégale los aceites esenciales.
  • Vierte el preparado en un frasco de vidrio hermético y déjalo enfriar hasta que se solidifique.
  • Tras obtener la textura de un bálsamo puedes proceder a aplicarlo.

Modo de aplicación

Masajes de drenaje linfático

  • Toma una pequeña cantidad de este bálsamo natural y frótalo sobre las sienes con suaves movimientos circulares.
  • Si gustas, puedes aplicarlo también sobre la frente y la parte posterior del cuello para conseguir mejores resultados.
  • Asegúrate de hacer el masaje durante 3 o 5 minutos para que la circulación se active y la oxigenación aumente.
  • Repite su uso dos o tres veces al día si lo consideras necesario.
  • Almacénalo en un lugar fresco y seco, alejado de las fuentes de calor.
  • Bien sellado puede durar hasta 6 meses.

Visita este artículo: 5 aspectos que debes tener en cuenta sobre el dolor de cuello

¡Para tener en cuenta!

Este tipo de tratamientos contra el dolor de cabeza suele tener muy buenos resultados cuando el dolor se produce por el estrés, la tensión muscular o la fatiga.

En ocasiones el síntoma tiene su origen en cambios hormonales o enfermedades que deben ser revisadas por un profesional de la salud.

Cabe aclarar que el bálsamo puede actuar de forma diferente en cada caso, según la causa y la intensidad del dolor.

Aunque lo ideal es usarlo como alternativa de los analgésicos convencionales, también se puede aprovechar como complemento de estos.

¿Lista para probarlo? Anímate a preparar la receta en casa y ponlo en tu botiquín para tenerlo listo cuando se presente este molesto dolor.