Prepara en casa una deliciosa tarta de Santiago

Jose Popoff · 18 mayo, 2018
La tarta de Santiago se ha convertido en un postre típico de las zonas del norte de España, especialmente de Galicia. Se cree que data posiblemente de la Baja Edad Media o principios del Renacimiento.

En el norte de España, específicamente en Galicia, existe un postre típico de fácil elaboración que vale la pena probar. Se trata de la deliciosa tarta de Santiago, que consiste básicamente en un 25% de huevos y un 50% almendras. 

Si bien se puede disfrutar en muchos locales de repostería, bollería y comida tradicional, en los albergues que reciben a los peregrinos que realizan el Camino de Santiago se prepara con un toque muy especial. Por ello, todas las recetas intentan igualar o superar dicho sabor. Razón por la cual, algunos incluso optan por añadir unas gotas de vino dulce, brandy o licor de orujo a la preparación.

Anímate a hacer tu propia versión y a gozar de la deliciosa tarta de Santiago. Te aseguramos que disfrutarás mucho tanto el proceso como el resultado final. Además, conseguirás llevarte un trozo de la tradición gallega al paladar.

Lo que resulta más característico de este postre, es que a simple vista, se denota un diseño muy especial en su superficie espolvoreada con azúcar glas: la cruz de Santiago. Este diseño lo incorporó José Mora Soto en 1924, el célebre respostero. Su intención era darle al postre, un toque distintivo, pero sobre todo, muy gallego.

Una receta muy fácil de preparar

Ingredientes

Para preparar suficientes porciones para unas 8- 10 personas, necesitarás los siguientes:

  • 1 pizca de sal.
  • 3 huevos (180 g).
  • Ralladura de un limón.
  • 3 yemas de huevo (90 g).
  • 1 taza de mantequilla (150 g).
  • 2 tazas de almendras (200 g).
  • 2 tazas y media de azúcar (265 g).
  • 1 cucharada de azúcar glas (10 g).
  • 1 taza y media de harina de trigo (165 g).
  • 1/2 cucharadita de esencia de vainilla (2 mL).
Qué pasará con tu cuerpo si comes 4 almendras al día

Preparación

Te tomará más o menos 15- 20 minutos preparar los ingredientes. Ahora, el tiempo de cocción en el horno será de unos 45 minutos. Así que ten listos tus ingredientes y pongámonos manos a la obra. Debes comenzar con la masa de la base, ya que es necesario prepararla y luego dejarla reposar en la nevera para que adquiera cuerpo. Veamos los pasos con más detalle a continuación.

  1. Ablanda la mantequilla en un plato hondo. Si no está muy blanda, la puedes rallar.
  2. Añade 3/4 taza de azúcar, la esencia de vainilla y una pizca de sal. Remueve esta mezcla hasta homogeneizar.
  3. Agrega un huevo y sigue removiendo. Cuando estén todos los ingredientes muy bien integrados, agregamos la harina de una vez. Usando las manos, remueve nuevamente y con las manos genera una masa muy bien integrada.
  4. Envuelve esta masa en papel film y deja reposar en la nevera de 20 a 30 minutos para que tome cuerpo.
  5. Mientras esperas, procede a preparar el relleno. Mezcla la almendra, el resto del azúcar y la ralladura de limón.
  6. Añade dos huevos asegurándote que el primero se mezcle bien antes de agregar el segundo.
  7. Luego, agrega las 3 yemas de huevo de la misma manera, disolviendo uno por uno.
  8. Agrega una cucharada de mantequilla y remueve suavemente hasta obtener una mezcla homogénea.
  9. Regresa a la base que tienes en la nevera y estírala con un rodillo.
  10. Forra un molde circular de 22 cm con esta base. Retira el excedente con un cuchillo y pincha la base con un tenedor.
  11. Vierte el relleno en la base y hornea a 180°C de 40 a 45 minutos. Prueba con un palillo hasta que salga limpio. Si en un caso la superficie se dora demasiado, cúbrela con papel aluminio.
  12. Permite que se enfríe a temperatura ambiente antes de desmoldar.
  13. Coloca un molde de la cruz de Santiago como la de la ilustración. Espolvorea con el azúcar glas y remueve el molde.
  14. Listo, ya tienes tu deliciosa tarta de Santiago. ¡Sírvela y disfrútala!
cafe

Acompañantes para tu deliciosa tarta de Santiago

Esta torta es un excelente postre para esa reunión casual entre amigos. Por ello, se le suele acompañar con un buen café (en sus diversas variantes) o bien, una copa de vino tinto. También se puede disfrutar con una infusión, un vaso de leche o un vaso de zumo de frutas.

La verdad es que la puedes disfrutar como más te guste. Eso sí, recuerda que debes disfrutarla con moderación ya que incluye una cantidad elevada de azúcar. Todo se puede con moderación. Así que anímate a preparar este antiguo platillo y compártelo con quien gustes. ¡Estamos seguros que a todos les encantará!