Prepara un delicioso pollo con ajonjolí en casa

Aunque podríamos utilizar otras partes, la mejor opción para preparar el pollo con ajonjolí es aprovechar las pechugas. Así nos aseguraremos de que la receta queda jugosa

Si deseas preparar una comida diferente pero no encuentras qué hacer o todo simplemente te aburre, no te preocupes. ¿Qué tal suena hacer una receta de pollo con ajonjolí realmente delicioso? En sí, este platillo es perfecto para acompañar con otros riquísimos.

Para saber sobre el pollo con ajonjolí y por qué sería idóneo para que lo hicieras en casa, tenemos que poner contraponer las virtudes de las preparaciones casera y las de las comidas rápidas.

La alternativa que hoy te proponemos tiene su base en la receta china para este tipo de carne. Como sabes, casi todas las receta tienen un origen, y la del pollo con ajonjolí no sería la excepción. Claro, las variantes que puedas encontrar en cualquier lugar también son válidas.

Al final, en la cocina lo que cuenta es ser innovadores y atinados con el sabor.

Así que, si ya estás en casa, tienes tiempo, te sientes con energía y tienes la disposición, ¿por qué no te animas e intentas hacer esta preparación deliciosa? No te llevará mucho tiempo ni tendrás que estar llamando a todos para preguntar qué hay que hacer.

Es cuestión de que solo sigas las indicaciones que estamos por mostrarte y prestes un poco de atención. Sin embargo, como en MCS realmente nos importan la calidad de los alimentos y lo que implica para el organismo, también es justo comentarte algunas peculiaridades.

El pollo, al ser una carne seca y con pocas grasas, es ideal para consumirla. Solo debes saber cuál sección usar y, dependiendo del tipo de cocción que necesite la receta, obtendrás mayor o menor nutrientes.

Ahora bien, ¿qué necesitas para hacer pollo con ajonjolí en casa? Muy sencillo: pechugas de pollo. Es tu ingrediente principal y con el cual harás todo. Al momento de cocinarlo, usarás el método del salteado o pasado por sartén en conjunto con otros ingredientes.

Definitivamente una combinación que, aparte del aroma y sazón, te brinda lo mejor de poder experimentar una sensación agridulce en tu paladar.

Solo queda que empieces con los pasos.

Aprende a preparar un delicioso pollo con ajonjolí en casa

Antes de mostrarte todo lo necesario para llevar a cabo esta receta, también es apropiado y justo recomendarte varios acompañantes con los que puedes servir el platillo principal.

Un ejemplo maravilloso son los plátanos. Hay tantas maneras de hacer plátanos que simplemente queda a tu elección el cómo. Si lo que quieres es saciar el hambre y al mismo tiempo darte un placer, esta opción se ajusta muy bien.

De igual manera, el arroz blanco puede ser una gran guarnición. Bien sea con algunos aliños sofritos, con un poco de onoto para dar algo de color, o solo con un de sal y ajo, este grano es un acompañamiento tradicional y que se acopla a cualquier receta.

Finalmente, no olvides que puedes dar algo de jugosidad con alguna salsa para pollos o una ensalada. Lo importante es que sepas que, de alguna manera, la que prefieras, si ingieres varios grupos de alimentos aportas calidad a tu comida. Salud y sabor, una ecuación siempre positiva.

Ingredientes

  • 4 pechugas de pollo sin piel (600 g)
  • 1/2 taza de miel (167 g)
  • 2 tazas de agua (500 ml)
  • ½ taza de salsa de soja (125 ml)
  • 1 cucharada de jengibre molido (15 g)
  • 2 cucharadas de maicena (30 g)
  • 2 cucharadas con semillas de ajonjolí (30 g)
Aceite de sesamo.

Preparación

  1. Lo primero que tienes que hacer es lavar y limpiar muy bien la pechugas de pollo.
  2. Luego, deberás cortarla en trozos y dejarlas reposar sin añadir ningún otro ingredientes.
  3. Después, con un chorrito de aceite de oliva, engrasarás una sartén y fijarás el fuego a nivel medio. Deja que se caliente un poco y espera.
  4. Una vez la sartén esté lo suficiente caliente, introduce los filetes de pechuga de pollo y deja que se cocinen por espacio de 7 minutos.
  5. Paralelamente, es momento de iniciar con la preparación de la salsa.
  6. Necesitarás miel, salsa de soja, agua, maicena y jengibre molido. Lo que debes hacer es poner en un bol mediano y comenzar a mezclar muy bien.
  7. No dejes ningún grumo. Si es necesario, y notas que ha espesado demasiado, agrega un poco de agua y sigue removiendo.
  8. A continuación, deberás incorporar a la sartén y dejar que la salsa se mezcle con el pollo. Deja cocinar hasta que vea que el pollo ha absorbido gran parte de la salsa (no toda).
  9. Finalmente, espolvorea las semillas de ajonjolí sobre el pollo y asegúrate que cubran todos los lados.
  10. Deja cocinar 1 minutos más y retira. Ya habrás terminado y podrás empezar a disfrutar ¡Buen provecho!