Prepara un delicioso pudín de frutas

El pudín de frutas es una receta saludable y de un delicioso sabor. A los pequeños de la casa les encantará colaborar en la elaboración de este postre.

Una excelente forma de compartir tiempo de calidad con los niños es cocinar con ellos. Se pueden elegir recetas fáciles, con ingredientes que les gusten y pasar juntos un momento muy divertido. Los niños aprenderán a comer mejor, a probar sabores nuevos y además se sentirán muy orgullosos de sus habilidades.

A continuación, veremos algunas ideas para preparar un delicioso pudín de frutas con los más pequeños de la casa.

El pudín de frutas

El pudín es una receta fácil de preparar. Los ingredientes que se utilizan son simples y satisfacen los paladares de pequeños y grandes. Los sabores son suaves y dulces. Se puede elegir la fruta preferida de los niños y así hacerlo todavía más apetitoso para ellos.

Esta receta permite aprovechar todos aquellos productos que sobraron de otras comidas: como el pan, las galletas o las magdalenas. El resto de ingredientes, casi siempre, se tienen también en casa: huevos, harina, leche, azúcar y cualquier pieza de fruta. Cabe destacar que, incluso se pueden utilizar frutas en conserva.

El proceso de elaboración también es sencillo. Los niños, aun si son pequeños, podrán realizar fácilmente muchas de las tareas. Podrán por ejemplo, engrasar el molde, tamizar la harina o trocear el pan o las galletas con las manos y remojarlos en la leche.

El hecho de preparar un pudín de frutas con los más pequeños de la casa será una gran aventura, tanto para ellos como para el adulto que los acompañe. Es probable que ocurran algunos deslices, pero la experiencia compartida valdrá la pena.

Ver también: Pudín de manzana y frutos rojos

Receta fácil de pudín de manzana

Pundin de manzana.

La preparación de esta receta es muy sencilla y los niños disfrutarán haciéndola y, por supuesto, comiéndola. Los ingredientes son muy fáciles de conseguir y probablemente se encuentren en nuestra alacena. Esta es una buena idea para una actividad durante una tarde de lluvia en casa.

Ingredientes

  • 1 pizca de sal.
  • 2 huevos (60 g).
  • 2 manzanas (60 g).
  • 1 taza de leche (200 mL).
  • 1 cucharada de harina (10 g).
  • 5 cucharadas de azúcar (50 g).
  • 1/2 taza de restos de pan (100 g).
  • 1/4 de barra de mantequilla (60 g).
  • Mermelada de cualquier sabor.

Preparación

  1. Precalentar el horno a 190º C.
  2. Pedir a los niños que engrasen con mantequilla un molde rectangular para horno. Lo pueden hacer con una brocha o directamente con los dedos.
  3. Lavar, pelar y cortar la manzana en láminas finas (se puede también dejar la piel).
  4. Dejar a los niños que troceen el pan con las manos y lo pongan en un recipiente junto con la leche, los huevos, la mantequilla previamente derretida y la harina.
  5. Batir muy bien hasta que quede una masa uniforme.
  6. Poner la mitad de la masa en el molde.
  7. Poner encima una capa de manzanas laminadas y cubrir con el resto de la masa.
  8. Terminar con otra capa de manzanas.
  9. Hornear durante 30 minutos.
  10. Dejar enfriar un poco y desmoldar.
  11. Pincelar con un poco de mermelada para darle brillo.

Después de haber trabajado juntos, nada mejor que sentarse a compartir este delicioso pudín de frutas con los más pequeños de la casa.

Lee también: Pudin de plátano con caramelo

Pudín casero de piña y plátano

Pudin de piña y plátano.

Ingredientes

  • Uvas pasas.
  • 1 plátano (40 g).
  • 5 huevos (100 g).
  • 2 tazas de leche (400 mL).
  • 8 cucharadas de azúcar (90 g).
  • Mantequilla (aproximadamente 30 g).
  • 10 magdalenas resecas (o restos de bizcocho).
  • 3 rodajas de piña (puede ser fresca o en conserva).

Preparación

  1. Precalentar el horno a 200º C.
  2. Pedir a los niños que engrasen con mantequilla un molde para horno. Para hacerlo pueden usar una brocha de cocina o el dorso de una cuchara.
  3. Cortar el plátano en rodajas y reservar.
  4. Cortar las rodajas de piña en trozos.
  5. Remojar las uvas pasas en un poco de agua tibia. También se puede usar un almíbar para que las uvas cojan un sabor especial.
  6. Pedir a los niños que desmenucen las magdalenas con los dedos y las remojen en una taza de leche.
  7. Batir los huevos con el azúcar y la taza de leche restante.
  8. Añadir la mezcla de huevos a las magdalenas remojadas y remover muy bien hasta que quede uniforme.
  9. Agregar las frutas y mezclar.
  10. Poner la preparación en el molde y hornear a baño María por aproximadamente 40 minutos.
  11. Dejar enfriar y desmoldar.

Esta deliciosa receta es una excelente forma de aprovechar esas magdalenas que quedaron hace unos días. Y una gran oportunidad para disfrutar de un pudín de frutas con los más pequeños de la casa.