Prepara en casa tu propio jabón líquido y gel antibacteriano para manos

El jabón antibacteriano tiene la capacidad de eliminar al máximo aquellos microorganismos presentes en cualquier lado y que pueden llegar a causar diferentes enfermedades por el simple contacto con nuestras manos.

Actualmente en el mercado existen diferentes tipos de jabones y geles antibacterianos, los cuales pueden ser muy efectivos para mantener alejados los virus y bacterias que pueden afectar a nuestra salud. Sin embargo, si eres de los que prefiere alternativas ecológicas de bajo coste y con fáciles de elaborar los en casa, no te pierdas las siguientes formas de preparar tu propio jabón y gel antibacteriano caseros.

Jabón líquido antibacteriano 1

Además de ser alternativa muy económica y amigable con el ambiente, este jabón antibacteriano nos permite reciclar restos de jabón que casi siempre tiramos a la basura. De esta manera no vas a querer dejar perder esos restos que antes creías que no servías para nada, ¡Toma nota!

Ingredientes

  • Un litro de agua destilada.
  • Una taza de restos de jabón de tocador.
  • 10 ml de glicerina pura (una cucharada).
  • Fragancia y colorante (opcional).

¿Qué debes hacer?

Vierte el agua en un recipiente apropiado y luego agrégale los restos de jabón rallado. Posteriormente, colócalos a hervir al baño María, revolviéndolos constantemente para que se diluyan completamente. Cuando ya estén bien diluidos, retíralo del fuego y agrégale la glicerina, la fragancia y el colorante. Por último, mezcla todo, déjalo enfriar y guárdalo en una botella en un lugar fresco.

Jabón líquido antibacteriano 2

aceite

Se trata de un jabón líquido casero que combina las propiedades antibióticas y antibacterianas de varios ingredientes naturales para hacer un buen aliado para eliminar virus, bacterias y otros microorganismos que se acumulan en las manos por su constante contacto con diferentes superficies.

Ingredientes

  • 1 litro de agua.
  • 25 g de soda cáustica.
  • 125 ml de aceite de oliva.
  • 1 pizca de sal.

¿Qué debes hacer?

Agrega el agua en una botella apropiada para guardar tu jabón. Después añade la soda cáustica y revuelve para que se disuelva completamente. A continuación, echa el aceite de oliva y la sal, cierra la botella y agítala para que todo se integre completamente. Mantén la botella en un lugar fresco para su uso diario.

Gel antibacteriano casero 1

Siendo muy económico, fácil de preparar y con un efecto antiséptico este gel casero te ayudará a eliminar las bacterias y gérmenes de tus manos cuando no puedas lavártelas con agua y jabón.

Ingredientes

  • 70 ml de alcohol etílico (etanol al 72%).
  • 20 ml de agua de hamamelis.
  • ¼ cucharadita de glicerina.
  • Aceites esenciales con cualidades antibacterianas, como los de lavanda, romero, eucalipto, limón, clavo de olor y árbol de té (Elige uno o dos y usa 20 gotas).

¿Qué debes hacer?

Combina todos los ingredientes y almacena el gel en un recipiente con tapa. Después, agítalos bien hasta lograr una mezcla homogénea y guárdalo, preferiblemente, en un lugar oscuro y fresco (Puedes llevarlo en tu bolso de mano).

Antes de utilizarlo, agítalo un poco y luego aplícate una cantidad generosa en las manos, frotándolas durante 30 segundos.

Gel antibacteriano casero 2

antibacteriano

Este gel antibacteriano casero utiliza ingredientes completamente naturales que puedes conseguir fácilmente en tiendas herbolarias, así como en farmacias. Es muy económico, saludable y sus propiedades antibacterianas, antimicrobianas y antivirales podrían ayudar a eliminar rápidamente todos los virus, bacterias y gérmenes que pueden afectar tu salud.

Ingredientes

  • 10 cucharadas soperas de extracto de aloe vera (50 g).
  • 15 gotas de aceite esencial de lavanda.
  • 20 gotas de aceite del árbol del té.
  • 8 gotas de aceite esencial de eucalipto.

Ver también: Cómo hacer gel de aloe vera casero y cuáles son sus aplicaciones

¿Cómo prepararlo?

Extrae la pulpa de aloe vera y colócala en un recipiente hermético. Agrégale los aceites esenciales, de a uno, y mezcla bien todos los ingredientes hasta conseguir una consistencia más o menos líquida. Reserva el gel en un recipiente y aplícalo en tus manos con suaves masajes cada vez que lo consideres necesario.

Para terminar, una buena idea es llevar siempre una pequeña porción de tu gel antibacteriano casero para usarlo en esos momentos en los que no puedes lavarte las manos con agua y jabón. 

Como puedes ver, es muy fácil preparar tus propios jabones líquidos y geles antibacterianos caseros. Elige la opción que más te guste y aprovecha todas sus bondades.