Prepara ensaladas que te ayuden a bajar de peso y te dejen satisfecho

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Lourdes Martínez el 23 enero, 2019
Brunilda Zuñiga · 13 septiembre, 2016 · Última actualización: 23 enero, 2019 23 enero, 2019
Para que las ensaladas nos ayuden a bajar de peso y no nos aburran es fundamental que variemos los ingredientes y, sobre todo, que las hagamos atractivas a la vista

Muchas veces pensamos que una ensalada es el alimento perfecto para bajar de peso, ¿verdad? Esto no es necesariamente cierto. Por lo general, a nuestra ensaladera se van muchos ingredientes llenos de grasa y calorías y no nos damos cuenta. Por lo que no son siempre ensaladas para bajar de peso.

El problema con las ensaladas es que suelen generar un efecto cíclico que hace más difícil tener control sobre las porciones. Por más que pensemos que es sano, para perder peso no es ideal comer porciones desmedidas de ensalada.

¿Qué hacer y qué no al preparar una ensalada?

Es muy importante agregar verduras de hoja verde oscuro, como la rúcula y la espinaca. Estas están llenas de muchos nutrientes y tienen un rico sabor. Otra opción saludable es la lechuga iceberg. Por su alto contenido de agua da volumen a la ensalada sin añadir calorías extras.

Existen alimentos muy comunes en las ensaladas que pueden ser muy sosos y nos harán caer en la tentación de ponerle algún aderezo.  Es importante ser creativos. Hay una gran variedad de ingredientes que pueden añadirle color y muy buen sabor a las ensaladas. Todo está en experimentar.

Recuerda que la comida entra por los ojos y que el gusto varía según cada persona. Podemos agregar una gran variedad de pimientos, calabaza, zanahoria… Para darle ese toque extra de sabor, añade algunas frutas como el kiwi o el mango.

¿Y las carnes?

No debes agregar carnes altas en grasa. Puedes agregar pollo o carne a la ensalada pero todo depende del corte de carne que elijas y cómo la prepares.carne roja para el cabello

Es muy importante que evites los productos fritos, rebozados o “crujientes”. Todos ellos te aleja de tu meta de bajar de peso.

Puedes añadir a tus ensaladas para bajar de peso , roteínas magras, como los huevos duros, cortes magros como el lomo en rodajas o pechuga de pollo. El pescado es una gran opción, sobre todo el salmón y el atún frescos, ya que proporcionan una alta cantidad de grasa saludable.

No te pierdas: ¿Cuáles son las carnes de ave más saludables para el consumo?

¡Ojo con los aderezos!

En muchas ocasiones nos volvemos locos con los aderezos y los extras. Esto puede convertir nuestra dieta en un desastre total. Añadir pan, trocitos de tocino, queso o aderezos altos en grasas, sin duda, es una opción que debemos dejar de lado.

Si deseas escapar un poco de la dieta y añadir algún ingrediente crujiente a la ensalada, debes ser consciente y medir antes para asegurarte de no añadir más de una porción.

tofu en ensaladas para bajar de peso

Un ingrediente que puede darle un toque cremoso a tu ensalada y añadirle grasa saludable es el aguacate, siempre con moderación. Comer una ensalada con bastante contenido de verduras verdes oscuras antes de un plato principal es una buena opción para ayudar a tu estómago a llenarse un poco y evitar comer en exceso.

Por otro lado, es recomendable que, a la hora de comer ensaladas, procures prepararlas tú mismo. De este modo estarás más involucrado con tus alimentos y tendrás la seguridad de que no estás ingiriendo calorías innecesarias.

Sigue leyendo: 10 ideas para que tus ensaladas sean más originales, variadas y nutritivas.

Lo fresco es mejor

Es bien sabido que las ensaladas para bajar de peso frescas, se aprovechan mucho mejor que las que están cocidasEl motivo es que las verduras pierden parte de sus nutrientes durante la cocción. Esto no quiere decir que una ensalada que contenga vegetales cocidos no sea de ayuda para bajar de peso.

Sin embargo, sí debes tener cuidado de no pasarte del punto de cocción. Un vegetal demasiado cocido puede perder la mayor parte de los nutrientes que aporta al organismo y al final no ser de ninguna ayuda.

Sigue estos 3 pasos para crear ensaladas para bajar de peso

Lo primero es la elección de una proteína magra. Dentro de estas podemos encontrar una gran variedad:

  • Pechuga de pollo
  • Salmón a la parrilla
  • Atún
  • Huevos duros
  • Carne de pavo
  • Cortes magros de res

Luego, debes incorporar los vegetales ricos en fibra y las frutas que desees. Estos ayudan a dar color y contraste.

En cuanto a los vegetales, puedes probar con la espinaca, verduras mixtas o mezclas de repollo, brócoli, coliflor, zanahoria, aguacate, habas y chícharos o guisantes. 

Con las frutas debes tener cuidado. Un exceso puede ayudar a tener una ensalada muy fresca y deliciosa, pero supercargada de calorías. Por último, no te olvides de añadir una pequeña cantidad de productos lácteos. Puede ser queso o un aderezo con base de yogur que tú misma hayas preparado.

Si evitas los trozos de pan y el tocino te harás un gran favor, pues estos aportan una gran cantidad de calorías (innecesarias) que dificultan la pérdida de peso.

La clave es la variedad

Al momento de preparar ensaladas para bajar de peso que te dejen satisfecho es importante variar ingredientes. Esto no solo favorecen el consumo de todos los nutrientes que requieres. También evitan que te fastidies rápidamente de tu nuevo menú y lo dejes.

Procura probar cosas nuevas para no aburrir a tu paladar.

Recuerda que tu objetivo ,además de bajar de peso, debe ser adquirir hábitos saludables. Esto, combinado con tus rutinas de ejercicios, te permitirá cumplir la meta de perder peso.  Lo mejor es que llevarás una vida basada en el bienestar físico y mental.

  • Little, C. L., & Gillespie, I. A. (2008). Prepared salads and public health. Journal of Applied Microbiology. https://doi.org/10.1111/j.1365-2672.2008.03801.x
  • Rolls, B. J., Roe, L. S., & Meengs, J. S. (2004). Salad and satiety: Energy density and portion size of a first-course salad affect energy intake at lunch. Journal of the American Dietetic Association. https://doi.org/10.1016/j.jada.2004.07.001
  • Tournas, V. H., Heeres, J., & Burgess, L. (2006). Moulds and yeasts in fruit salads and fruit juices. Food Microbiology. https://doi.org/10.1016/j.fm.2006.01.003
  • Gasc, F. E. A. (1894). Salads. Notes and Queries. https://doi.org/10.1093/nq/s8-VI.150.376-i