Prepara esta fácil y deliciosa receta de callos a la madrileña

Los callos a la madrileña son una receta sabrosa y contundente cuyo secreto radica en la paciencia: cuanto más tiempo dejemos reposar la sazón, mayor sabor tendrá el plato.

Es posible que no estés muy familiarizado con las recetas de procedencia española. Y más aún, cuando no tienes la menor idea de qué son unos callos a la madrileña.

No te preocupes, verás que es deliciosa y que, al momento de prepararla, no encontrarás demasiadas complicaciones. ¡Sigue leyendo!

Los callos a la madrileña, un plato de cuchara tenedor y servilleta

Como buena preparación original, esta comida tiene su origen dentro de la comunidad de Madrid. Y es tan solo una de varías adaptaciones que existen para este platillo.

Ahora bien, con respecto a lo que concierne a los callos a la madrileña, dicen que en este plato se emplea “cuchara, tenedor y servilleta”. Esto hace sospechar que es más completo de lo que pudiera pensarse.

Y es que, tal como debes estar pensando, consiste en un guiso bastante cargado de ingredientes y de proteínas. De hecho, el origen del nombre, se debe a una parte del animal que se denomina “callo”. Al presentarse en cualquier platillo se acompaña de una deliciosa salsa que baña la preparación.

Cabe destacar que también están las alternativas para los callos que contienen garbanzos o pimiento choricero; esta es una variante del clásico pimiento rojo pero con muchísima popularidad en el país europeo.

Características de la receta

No obstante, otro aspecto trascendental es que esta receta es de apariencia “ligera” y llamativa (por el color rojo). Pero una vez que te sientes a comerla, verás como cambias de parecer.

También suele acompañarse de trozos de pan y la propia composición de los callos a la madrileña suelen ser bastante potentes para el estómago. Esto hace que la digestión llegue un poco más tarde de lo usual y aumenta la sensación de saciedad.

Por otro lado, y no menos importante, el concepto de casquería es de altísima relevancia para esta preparación ibérica. Y es que, para la realización necesitarás ingredientes que son conocidos como “embutidos” o “curtidos” en otros países de habla hispana. Además, gran parte de las calorías y carbohidratos provienen de allí.

¿Eres fanático de las recetas guisadas, caldos con muchas calorías y de los embutidos? ¿Tienes algo de tiempo en la cocina y quieres intentar esta presentación de callos a la madrileña? 

Te recomendamos que sigas las instrucciones que estamos por mostrarte. No olvides cumplir los pasos uno a uno para lograr un resultado delicioso.

Descubre cómo es la preparación de los callos a la madrileña

Callos a la madrileña con garbanzos

Pero antes, un pequeño secreto

Supongamos que has leído esta receta de callos a la madrileña y ha logrado despertar la curiosidad en ti. Te sientes animado y vas al mercado a comprar todos los ingredientes para luego empezar de lleno con la preparación. No olvides que el gran truco de la sazón para este platillo radica en la paciencia y la planificación.

Es decir, es necesario que al menos un día antes hayas acelerado el proceso de sazón de las carnes y elegido bien las cantidades (según cada gusto) de condimentos. ¿Por qué tiene que ser así? Muy sencillo, a causa de la intensidad. A mayor tiempo de asentamiento, mayor calidad de sabor cuando esté terminada.

Lee este artículo: Receta de arroz con pollo muy al estilo español

Receta de callos a la madrileña

Callos a la madrileña

Ingredientes

  • 5 tazas de callos de ternera (unos 600 g)
  • 8 chorizos asturianos (unos 600 g)
  • 2 o 3 morcillas de cebolla (unos 500 g)
  • 360 g de panceta
  • 3 cucharadas de laurel picado (45 g)
  • 4 cucharadas de especias para callos (60 g)
  • 3 dientes de ajo sin piel
  • 2 ajíes rojos (45 g)
  • 4 cucharadas de pasta de tomate (60 g)
  • 1 cucharadas de sal (15 g)
  • 1 pizca de pimienta negra molida (5 g)
  • Agua (cantidad necesaria)

Descubre: 7 beneficios de añadir especias picantes en tus comidas

Preparación

  • Lo primero es cortar los pedazos de callos en tamaños que puedan ser consumidos en bocados.
  • Luego, procederás a limpiarlos muy bien. Tómate tu tiempo para hacer este paso.
  • Después, pondrás a cocer en una olla con agua los callos, y añadirás las cucharadas de laurel picado.
  • También agregarás a la olla las piezas de panceta y las especias para callos.
  • Dejarás que cuezan por 45 minutos, sin tapa.
  • Listo la cocción, pasarás a escurrir la olla. Reserva el agua que empleaste para después.
  • Ahora, presta mucha atención: volverás a colocar los ingredientes semicalientes en otra olla con agua caliente y añadirás los chorizos asturianos y las morcillas.
  • Deja que cuezan por espacio de 15 minutos a fuego alto en esa olla.
  • A continuación, empezarás con la salsa, pochando los dientes de ajo con la cebolla bien picada y el toque algo picante de los ajíes rojos.
  • Después, añadirás las cucharadas de pasta de tomate, de nuevo los callos cocidos y también los chorizos y morcillas. Pon todo junto en una olla grande, tipo guiso.
  • Ahora sí irás incorporando el caldo de la primera cocción y elevarás la intensidad del fuego de la estufa.
  • Para finalizar, dejarás que hierva por 20 minutos seguidos, apagarás y dejarás que enfríe unos minutos.
  • Puedes acompañarla con abundante pan y servirlo en un plato hondo con un toque extra de pimienta y laurel.