Prepara este delicioso pollo enchilado con arroz

Jesús Bordones · 22 mayo, 2018 · Última actualización: 8 febrero, 2019 8 febrero, 2019
La naturaleza del pollo enchilado es picante, pero podemos hacerlo más o menos fuerte en función delos ingredientes que añadamos durante la preparación, siempre jugando con los contrastes.

Supongamos que has mantenido una dieta balanceada y nutritiva, que haces ejercicios y que eres activo con tu vida. Entonces, puedes darte un gusto, ¿no crees? ¡Claro que sí! Y la receta de pollo enchilado con arroz es una excelente opción.

En este sentido, debes entender que, al momento de preparar esta comida, hay consideraciones que son importantes. No lo es lo mismo ingerir ensaladas, o pollo al horno que predisponerse por este platillo en particular.

Y es que en lo picante y en las salsas radica la diferencia. El pollo enchilado con arroz es una comida algo fuerte. Léase bien, fuerte, mas no negativa. Hay que tener cuidado con estos conceptos. En muchos lugares leerás que no es posible reconciliar recetas con alto contenido graso y picante con la salud. Totalmente falso.

A tener en cuenta

En ocasiones, se puede disfrutar de recetas como la del pollo enchilado con arroz. La clave está en comer con mantener buenos hábitos alimenticios y no caer en excesos. Además, si se sufre algún tipo de condición, es importante tener en cuenta el tipo de ingredientes y la preparación de la receta, para así poder evitar molestias y complicaciones.

Receta de pollo enchilado.

No obstante, también recuerda que con respecto a esta receta todo pasa por las porciones y la frecuencia de consumo.

La preparación que estás por ver está diseñada para el consumo de 2 personas a lo sumo, en caso de que compartas con alguien. Así, las probabilidades negativas se reducen bastante.

Ahora, relájate, disfruta y déjate llevar por la imaginación para que hagas este platillo riquísimo de pollo enchilado con arroz.

Prepara pollo enchilado con arroz

Para hacer esta deliciosa comida necesitas aprovechar lo mejor que ofrecen las especias en la gastronomía. No solo bastará con algo de sal o pimienta, necesitarás un poco más. Por ejemplo, los pimientos verdes o el chile dan a esta preparación gran parte del sabor volátil que lo caracteriza.

En vista de esto, y a medida que vayas elaborando la receta, notarás que el truco radica principalmente en la combinación de todos los ingredientes. Conseguir un sabor especial y enchilado es tu objetivo principal.

Ahora bien, ¿y el arroz? Bueno, este cereal está presente como acompañamiento, pero no es limitativo para que puedas jugar un poco con él. Es decir, después del preparado de la salsa picante, para aportar más sabor puedes untar sobre el arroz seco y luego entremezclar para mayor disfrute.

Para ejemplificar mejor, en la cocina, y más aún en el sabor, la sazón no puede ser absoluta. Así que, siempre tiene que haber contrastes en todos los elementos del platillo. Combina lo jugoso y rico del pollo con las especias picantes y la soltura y simpleza del arroz.

Incluso, puedes añadir para tener tres sensaciones, un buen batido o jugo, bien sea ácido o dulce. Lo importante es que no te aburras ni encuentres demasiado de un único sabor, sino distintas experiencias en tu paladar.

Ingredientes

  • 2 huevos (120 g).
  • 1 cucharadita de sal (5 g).
  • 3 dientes de ajo, sin piel.
  • 1 pimiento verde y 1 rojo.
  • 2-3 pechugas de pollo (450 g).
  • 2 tazas de arroz blanco (200 g).
  • 6 cucharadas de harina de trigo (60 g).
  • 9 cucharadas de chile rojo triturado (90 g).
  • 1 cucharada de pimienta negra molida (15 g).

Preparación

  • Coloca la pechuga sobre una tabla de madera para cortar.
  • Procura estirar las pechugas y, con un cuchillo, realiza cortes en pequeñas tiras delgadas.
  • Luego, tendrás que batir lo huevos en un bol mediano y, en conjunto con la taza de harina de trigo, pasar las pechugas con ambas. Primero por el batido de huevo y después por la harina.
  • En una sartén con un chorrito de aceite, fríe las pechugas. Primero de un lado y después del otro.
  • Sabrás que están bien de cocción al notar el color dorado y que la carne ya no es rosada, sino blanca.
  • Agrega los pimientos (rojo y verdes) y cocínalos en la misma sartén con el pollo.
  • Para la salsa, usa una olla mediana e introduce los siguientes ingredientes: ajo, chile rojo, salsa de soja, sal, pimienta y agua.
  • Calienta hasta que hierva y deja que la mezcla alcance el punto de caramelizado.

Para terminar, añade las pechugas de pollo a la preparación de la salsa y deja que se cueza por 5 minutos y listo. ¡Ya has logrado esta receta!