Prepara jabón de rosa mosqueta y aloe vera para la regeneración de la piel

Valeria Sabater 4 agosto, 2015
La mezcla de aloe vera y rosa mosqueta nos ayuda a eliminar los brillos del rostro, ya que regula el exceso de grasa y limpia los poros

Los jabones caseros son una excelente opción para el cuidado diario y la salud de nuestra piel. Libres de químicos y otros elementos, con ellos nos aseguramos de que sus componentes sean lo más naturales y adecuados para nuestra belleza cotidiana.

¿Cómo resistirse? Hoy queremos darte una sugerencia que te va a encantar: elaborar tú misma un jabón de rosa mosqueta y aloe vera muy adecuado para reparar todo tipo de pieles.

Gracias a sus componentes vamos a conseguir un regenerador celular capaz de combatir el envejecimiento de la piel, mejorar nuestra elasticidad y tratar cualquier problema como puede ser el acné o alguna quemadura.

Te invitamos a tomar nota.

Jabón de rosa mosqueta y aloe vera. ¿Para quién es adecuado?

Fácil de hacer y económico, el jabón de rosa mosqueta se alza como una excelente opción para ese cuidado diario que muchas de nosotras necesitamos cada mañana o antes de ir a dormir.

Es estupendo como tratamiento previo a la hora de aplicarnos nuestras cremas nutritivas o antiarrugas, excelente para empezar el día y asegurarnos de que nuestra piel está completamente limpia antes de maquillarnos.

A su vez, si usamos de modo regular este jabón, vamos a conseguir que nuestra piel, día a día luzca más sana, tonificada y libre de imperfecciones. No obstante, veamos ahora todos sus beneficios.

Lee también qué usos tiene el aloe vera

piel-sana-y-saludable2

1. Piel con acné

Tanto el aloe vera como la rosa mosqueta son dos elementos de la naturaleza adecuados para eliminar toxinas y para curar.

Son dos buenos antisépticos que nos van a ayudar a prevenir infecciones y combatir el molesto acné. Verás como se reducen tus inflamaciones y, poco a poco, se rebajan la incidencia de esos puntos negros que suelen aparecer en las zonas con más grasas de la cara.

Conseguirás un aspecto sano, natural y muy atractivo.

2. Muy adecuado para la piel grasa

Si tienes ese tipo de piel que a la mínima luce con brillos y el maquillaje no te dura demasiado, no te preocupes. Con este jabón a base de rosa mosqueta y aloe vera tu problema de belleza se verá resuelto.

Gracias a sus propiedades astringentes vamos a regular ese exceso de grasa, consiguiendo un adecuado equilibrio donde los poros van a quedar más matizados, limpios de toxinas y con una tonicidad muy atractiva.

3. Un buen desmaquillante

Gracias a su capacidad para eliminar toxinas e impurezas, el jabón de rosa mosqueta y aloe vera va a ser ese recurso diario con el cual conseguir una piel limpia antes y después del maquillaje.

Te va a venir muy bien cada mañana para preparar tu piel de cara a la jornada que tienes por delante. Eliminamos brillo y adecuamos el cutis para el maquillaje. Después, al llegar a casa, nada como una buena limpieza con este jabón para quedar descansadas y libres de todas esas impurezas.

Señalarte además que también es muy adecuado para los hombres después del afeitado. Reduce inflamaciones, alivia y suaviza la piel. Ideal también para después de la depilación en nuestro caso. Disfrutarás de unas piernas suaves y sin irritaciones.

¡Y el olor que nos deja es espectacular!

Descubre cómo quitar las manchas de la piel

Cómo hacer mi jabón de rosa mosqueta y aloe vera

jabon_de_rosa_mosqueta-537468

¿Qué necesito?

  • 500 g de aceite de oliva
  • 10 g de aceite de rosa mosqueta
  • 70 g de sosa cáustica
  • 50 g de gel de aloe vera
  • 10 g de aceite esencial de lavanda
  • 250 ml de agua
  • 4 moldes para jabón
  • Guantes y gafas protectoras para la manipulación de la sosa cáustica

Preparación

aloe vera ER and Jenny

 

¿Quieres leer más? Aprende a hacer un jabón de lavanda

 

  • Lo primero que vamos a hacer es prepararnos para mezclar la sosa cáustica con el agua. Y lo vamos a hacer protegidas.
  • Para ello, una vez hayas puesto estos dos elementos al fuego, colócate las gafas y unos guantes para ir removiendo y dejar que esta mezcla se haga a baño María mientras alcanza altas temperaturas.

Si en algún momento te quemas o entras en contacto con la sosa cáustica, aplícate un poco de vinagre. Proporciona un alivio inmediato.

  • Ahora vamos mezclar el aceite de oliva y el aceite de rosa mosqueta, calentándolos también a baño maría. Deben alcanzar altas temperaturas pero siempre a fuego bajo.
  • ¿Siguiente paso? Ahora procedemos ya a mezclar la sosa cáustica con esa combinación de aceite de rosa mosqueta y aceite de oliva.
  • Ayúdate de una cuchara para mezclar bien ambos elementos. Cuando veas que ya han cogido cierta consistencia, es el momento de añadir el aceite esencial de lavanda y el gel de aloe vera que habrás extraído del interior de la planta. ¡Ya te queda muy poco!
  • Sigue removiendo la mezcla hasta obtener una pasta bien homogénea y consistente.
  • A continuación, vierte ya la mezcla en el interior de los moldes (previamente aceitados) para hacer jabón.
  • Ahora ya podemos dejarlos enfriar. Lo mejor es dejarlos al menos durante un día, para después, desmoldarlos con cuidado. ¡Ya tienes tu jabón de aloe vera y rosa mosqueta listo para utilizar!

 

Te puede gustar