Prepara un potente antibiótico natural con solo dos ingredientes

Gracias a las propiedades de la miel y la cúrcuma podemos elaborar un antibiótico casero sin aditivos y con todos los beneficios que nos aportan estos ingredientes naturales

Los antibióticos son una opción muy utilizada en la medicina. Su función principal es la de combatir cientos de variedades de patógenos que, al colonizar el organismo, desarrollan infecciones y varios tipos de enfermedades.

En la actualidad este tipo de fármacos es imprescindible para los profesionales en salud, ya que quizá sea la forma más eficaz de hacerle frente a los microorganismos.

No obstante, hace algún tiempo se viene advirtiendo de que hay varias consecuencias no deseadas cuando se suministran de forma excesiva.

Las alteraciones en la flora intestinal, las alergias cutáneas y los trastornos digestivos son algunos de esos efectos que se producen por los químicos agresivos que contienen.

Debido a esto, muchas personas han preferido desempolvar los antiguos remedios tradicionales que, por sus propiedades, pueden remplazar estos fármacos con resultados muy favorables.

Si bien no suelen ser tan potentes, representan una gran alternativa porque no provocan reacciones secundarias y se pueden suministrar por el tiempo que sea necesario.

Entre estos nos hemos encontrado con una opción muy interesante, elaborada con dos ingredientes muy saludables y cargados en nutrientes.

Se trata de una combinación de cúrcuma con miel, valorada desde hace siglos por su capacidad para prevenir y combatir diversas afecciones.

A continuación queremos compartir en detalle sus beneficios y la receta para prepararlo en casa. ¡No dejes de probarlo!

¿Cuáles son los beneficios de este antibiótico de cúrcuma y miel?

Cúrcuma en polvo

Tanto la raíz de cúrcuma como la miel de abejas tienen cualidades antibióticas y antivirales que contribuyen a fortalecer el sistema inmunológico.

Los dos, 100% naturales, se pueden emplear por sí solos para combatir virus, bacterias y otros microorganismos que afectan el buen funcionamiento de nuestro cuerpo.

Sin embargo, si los mezclamos en un solo producto, podemos potenciar sus cualidades para obtener un remedio más efectivo.

Como no queremos que queden dudas al respecto, te damos en resumen las propiedades que aporta cada uno.

Beneficios de la cúrcuma

La cúrcuma cuenta con más de 150 propiedades terapéuticas, entre las que se destaca su poder antiinflamatorio, antimicrobiano y antioxidante.

Muchas de sus bondades se le atribuyen a la curcumina, un compuesto activo que regula la inflamación del cuerpo y destruye las moléculas dañinas.

Tiene la capacidad de destruir bacterias como la H. pylori, una de las principales causas de úlceras gastroduodenales e infecciones digestivas.

Beneficios de la miel de abejas

Miel

Famosa por su alto contenido de vitaminas y aminoácidos esenciales, la miel es un poderoso antibiótico natural que podemos usar como base de decenas de remedios.

Contiene antioxidantes y agentes antiinflamatorios que detienen el daño oxidativo causado por los radicales libres y las toxinas.

Su riqueza en nutrientes se ha aprovechado para controlar los síntomas de la gripe, el resfriado y otras afecciones respiratorias causadas por microorganismos.

También es útil en el tratamiento de heridas y quemaduras superficiales, ya que es idónea para mejorar la cicatrización y prevenir las infecciones.

¿Cómo preparar un antibiótico natural con cúrcuma y miel de abejas?

Curcuma-y-miel

Conocido también como la “miel dorada de cúrcuma”, este antibiótico natural es una gran alternativa para destruir las bacterias y los virus internos y externos.

Se puede consumir como método preventivo, o bien, ante los primeros síntomas de alguna infección o enfermedad viral.

Su elaboración es bastante simple y los ingredientes que requiere se consiguen con facilidad en el mercado.

No obstante, te recomendamos prestar mucha atención al adquirir la miel de abejas, ya que esta debe ser 100% orgánica y libre de azúcares añadidos.

Ingredientes

  • ⅓ taza de miel de abejas orgánica (100 g)
  • 1 cucharada de cúrcuma en polvo (10 g)
  • 1 frasco de vidrio con tapa

Preparación

  • Incorpora la cúrcuma y la miel de abejas en el frasco de vidrio.
  • Revuelve bien la mezcla y déjala reposar toda la noche.

Modo de uso

Ante los síntomas de resfriados o similares, sigue estas instrucciones:

  • Día 1: consumir ½ cucharada(12,5 g) cada hora.
  • Día 2: consumir ½ cucharada cada dos horas.
  • Día 3: consumir ½ cucharada tres veces al día.

Mantén la mezcla de miel y cúrcuma en la boca hasta que se disuelva por completo.

También puedes emplear esta receta como complemento para tratar otras enfermedades respiratorias.

  • Ingiere ½ cucharada tres veces al día, mezclada con leche de coco o preparada en infusión.

A modo de prevención puedes consumirla de la siguiente forma:

  • 1 cucharadita (7,5 g), tres veces a la semana.

Como puedes notar, hacer tu propio antibiótico casero es muy fácil y saludable. Anímate a consumirlo y comprueba que está cargado de beneficios para tu cuerpo.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar