Prepara unos ricos nidos de lechuga

Lejos de ser una comida aburrida, los nidos de lechuga admiten múltiples ingredientes y variaciones para no renunciar al sabor a la vez que nos cuidamos

Los nidos de lechuga son una de las formas más nutritivas y gustosas de presentar las ensaladas. Sus ingredientes pueden variar según la estación, la zona y las preferencias de cada quien, por lo que hay infinidad de combinaciones. Su gran ventaja es que pueden servirse en distintas comidas: meriendas, almuerzos o cenas.

A continuación te proponemos algunas opciones para que tú mismo compruebes su buen sabor y versatilidad.

Nidos de lechuga caribeños

Ingredientes para la ensalada

  • ½ cebolla morada
  • 4 tazas de lechuga romana (200 g)
  • 2 mandarinas grandes
  • 1 pimiento rojo grande
  • 1 taza de alubias negras (100 g)
  • 3 cucharadas de aceite de oliva (45 ml)
  • 2 cucharadas de azúcar moreno (30 g)
  • 2 cucharadas de jengibre en polvo (30 g)
  • 1 cucharada de salsa de soja sin sal (15 ml)
  • 2 pechugas de pollo medianas, sin hueso

Lee también: ¿Conoces las propiedades de la Lechuga?

Ingredientes para el aderezo

  • 1 mango
  • 1 cucharada de miel (25 g)
  • ½ cucharada de sal (5 g)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva (30 ml)
  • 1 cucharadita de comino en polvo (5 g)
  • ½ cucharadita de cilantro en polvo (2,5 g)
  • 3 cucharadas de jugo de limón  (45 ml)
  • ½ cucharadita de pimienta de cayena (2,5 g)

Preparación

  1. Para preparar esta receta, necesitarás adobar con anticipación las pechugas de pollo ya que estas necesitan dejarse marinando un tiempo de, por al menos, 30 minutos (aunque es preferible dejarse una noche entera). Para ello, deberás colocar en una bolsa plástica con cierre hermético las pechugas junto con la soja, el jengibre, el azúcar moreno y el aceite de oliva. Comprueba que la bolsa está bien cerrada al vacío y procede a mover los ingredientes dentro, de tal forma que las pechugas queden lo suficientemente impregnadas. Seguidamente, lleva al refrigerador.
  2. Cocina las alubias negras según tu costumbre. 
  3. Una vez tengas la carne marinada, puedes continuar con la preparación. En primer lugar, pela y corta en tiras la cebolla. Al terminar, coloca las tiras en un bol con agua. Reserva.
  4. Para preparar el aderezo: pela el mango y haz un puré con este. Añádele el zumo de limón, la miel, el comino, el perejil y la cayena y, con ayuda del batidor de mano, mézclalo todo para que los ingredientes se integren completamente. Mientras bates, agrega, poco a poco, un chorrito de aceite de oliva.
  5. Comprueba la sazón del aderezo y rectifica si es necesario.
  6. Ahora procederás a cocinar las pechugas de pollo: colócalas en una sartén antiadherente, a fuego medio. Deja que se cocinen por ambos lados y, una vez estén listas, retíralas del fuego para que reposen a temperatura ambiente.
  7. Corta las pechugas en cubos pequeños.
  8. Escurre el agua de trozos de cebolla que habías dejado reservado anteriormente.
  9. Lava y escurre la lechuga. Dispón de sus hojas en un plato, con la parte cóncava hacia arriba, y añade un poco de aderezo. Luego, agrega unos cuantos cubos de pollo, trozos de cebolla y pimiento, gajos de mandarina y las alubias negras. Vierte otro poco de aderezo y ¡listo! Ya tienes tus nidos de lechuga caribeños.

Ver también: Batido natural de lechuga y kiwi para adelgazar

Nidos de lechuga con pollo, garbanzos y aguacate

Ingredientes

  • 4 tazas de lechuga (200 g)
  • 1 aguacate
  • Aceite de oliva (al gusto)
  • Hojas de albahaca fresca.
  • 3 puerros grandes
  • 2 tazas de garbanzos (200 g)
  • El zumo de medio limón
  • Condimentos: sal y pimienta negra
  • 2 pechugas de pollo medianas, sin hueso
  • Opcional: 1 taza de quinoa (100 g)

Preparación

  1. Cocina los garbanzos según tu costumbre.
  2. En una olla a fuego medio, coloca las pechugas de pollo a hervir en agua.
  3. Cuando el agua alcance su punto de ebullición, baja un poco la llama y deja que el pollo se cocine durante 20 minutos más.
  4. Una vez haya pasado el tiempo, retira la olla, apaga el fuego y escurre el pollo con ayuda de un colador. Deja que se enfríe a temperatura ambiente durante unos minutos y luego, desmenuza el pollo en tiras finas.
  5. Aparte, separa y lava bien las hojas de la lechuga. Colócalas en un plato con la parte cóncava hacia arriba.
  6. Para el aderezo: pela el aguacate y mézclalo con el zumo de limón y los condimentos.
  7. Corta los puerros y las hojas de albahaca fresca en trozos pequeños (no demasiado gruesos).
  8. Rellena cada hoja de lechuga con pollo, garbanzos y vierte suficiente aderezo por encima. Finalmente, añade un poco de puerro y albahaca.
  9. Sirve y disfruta.

Las ensaladas suelen estar asociadas con los programas de adelgazamiento. Por este motivo el concepto de la ensalada de lechuga con tomate y cebolla ha opacado muchas alternativas deliciosas. No obstante, con los nidos de lechuga eso puede cambiar para bien.

Anímate a prepararlos y variarlos tanto como quieras. ¡Las reglas las pones tú!