Prepara un rico suflé de jamón y queso

Maite Córdova Vena · 5 junio, 2018
El suflé de jamón y queso es una receta más sencilla de lo que parece. No requiere de mucho tiempo y podemos adaptarla a nuestros gustos y necesidades fácilmente.

El suflé de jamón y queso es una elaboración típica de la gastronomía francesa a base de huevos y lácteos. En francés, la grafía correcta es soufflé y significa «inflado» o «soplado». El nombre hace referencia al aumento de tamaño de la masa al hornearse y al hecho de que, una vez servida, va descendiendo poco a poco.

Es un plato que puede ser dulce o salado, ya que admite multitud de ingredientes y combinaciones. Así, tenemos suflés de vegetales, de pescado, de mariscos, de chocolate, de caramelo, de frutas, etc. La receta que os brindamos a continuación, contiene jamón y queso, dos ingredientes ricos en proteínas y fuentes inapreciables de energía.

Suflé de jamón y queso, una receta muy fácil de preparar

Para preparar este suflé, no hace falta ser un experto culinario. Las técnicas que se deben llevar a cabo son sencillas. Al final, lo que se debe conseguir durante la cocción en el horno es una textura suave y una cobertura inflada de color dorado. Cabe destacar que algunas veces la cobertura se tuesta un poco más de lo que nos gustaría. Sin embargo, esto es completamente normal.

Lo importante es que te des la oportunidad de preparar este delicioso alimento que no solo te saciará, sino que te dejará un muy buen sabor de boca. Tanto como para repetir. Asimismo, queremos recomendarte que lo acompañes con un guarnición de ensalada de betabel si lo sirvieras como parte del almuerzo. ¡Te encantará!

Ingredientes

El suflé de jamón y queso es una comida realmente exquisita y cuyos ingredientes pueden ajustarse a nuestros gustos. Por ejemplo, se puede variar el tipo de queso o combinar dos en un mismo suflé. Por otra parte, se le puede añadir el jamón de York o bien, jamón de pavo, aunque también admite tocineta. En la receta que estamos compartiendo contigo, utilizaremos el primero.

  • 7 huevos
  • ½ taza de mantequilla (100 g)
  • 2 vasos de leche (400 ml)
  • 2 cucharadas de harina (20 g)
  • 1 taza de queso Gruyer (200 g)
  • 2 bandejas de jamón de York (200 g)
  • sal
  • pimienta
  • hierbas provenzales (opcional)
comer huevos

Preparación

  1. En primer lugar, ralla el queso Gruyer. Reserva en un plato.
  2. Pon a precalentar el horno a 200 ºC.
  3. En una olla, funde la mantequilla. Una vez la tengas lista, añade la harina. No olvides que hay que remover constantemente para que no se hagan grumos.
  4. Poco a poco, vierte la leche en la olla. Continúa removiéndolo todo para que se mezclen bien los ingredientes.
  5. Aparte, trocea el jamón tanto como puedas. Al terminar, deberás mezclarlo con el queso Gruyer rallado.
  6. A continuación, salpimenta la mezcla de jamón y queso.
  7. Separa las yemas de las claras y móntalas con ayuda de una espátula. Este paso es muy importante, ya que es lo que ayuda a que el suflé adquiera cuerpo. Importante: Las claras deben estar a punto de nieve.
  8. Añade las yemas a la mezcla de mantequilla y harina; luego, las claras y, finalmente, el jamón y el queso.
  9. Se debe remover de forma envolvente para que los ingredientes se distribuyan de manera uniforme.
  10. Engrasa el molde para suflé y vierte la mezcla completa caliente.
  11. Llévalo al horno por unos 40 o 45 minutos. Conforme pase el tiempo, el suflé de jamón y queso irá adquiriendo un tono cada vez más dorado y comenzará a desprender un aroma muy agradable.
  12. Una vez se extraiga del horno, se puede decorar con hierbas provenzales.
  13. Sirve inmediatamente.

Últimas consideraciones

El suflé de jamón y queso puede servirse como un primer o como un segundo plato. Cabe destacar que esta receta alcanza para tres o cuatro comensales. Por supuesto, si el número de comensales varía, deberás hacer los ajustes de manera proporcional.

Esta receta puede prescindir del jamón para adaptarse a las dietas vegetarianas. Mas, noes apta para veganos porque contiene varios productos de origen animales. En una interpretación vegana de esta, los huevos podrían sustituirse por harina de garbanzos. Asimismo, el tofu o la nata vegetal podrían sustituir a los derivados lácteos. Un buen sustituto para el jamón puede ser la soja texturizada o bien, unos champiñones. Todo dependerá de nuestro gusto. ¡Que aproveche!