Prepara un jabón natural para tu zona íntima

Ten presente que la salud intestinal está directamente relacionada con el estado de tu zona íntima, por lo que es imprescindible mantener esta aseada para no sufrir complicaciones

La zona íntima requiere unos cuidados higiénicos específicos para no alterar la flora vaginal con productos demasiado agresivos, como sucede con los jabones convencionales.

En este artículo te facilitamos la receta para elaborar tu propio jabón específico, con ingredientes naturales que te ayudarán a prevenir infecciones, picores y otras molestias habituales, así como algunos consejos para cuidar de la mejor manera tu zona íntima.

¿Por qué no usar un jabón convencional?

Aunque muchas mujeres usan el mismo jabón del cuerpo para la zona íntima, es mejor que elijamos uno específico para esta zona, ya que los otros suelen contener sustancias demasiado agresivas para los tejidos de la zona genita. Están elaborados con ingredientes más suaves que respetan el pH natural de esta zona tan delicada, y de esta manera nos ayudan a prevenir infecciones especialmente si tenemos tendencia a ello.

En este artículo te ofrecemos una alternativa casera y natural para que prepares tu propio jabón en casa, incluyendo el aceite esencial de árbol de té y el de tomillo como ingredientes para prevenir infecciones genitales.

jabon Jess

Ingredientes y utensilios necesarios

  • 210 ml de aceite de coco
  • 30 gr. de sosa cáustica
  • 65 ml. de agua destilada
  • Aceite esencial de árbol de té
  • Aceite esencial de tomillo
  • Un molde con la forma que deseemos y que no sea de aluminio
  • Gafas de protección para manipular la sosa cáustica
  • Batidora de mano
  • Cazuela
  • Recipiente de cristal
  • Cuchara de madera para mezclar

Elaboración del jabón

Todo este proceso requiere que lo realicemos con cuidado y siguiendo estrictamente los pasos que mencionamos:

  1. Nos pondremos las gafas de protección.
  2. Pondremos un recipiente de cristal en el fregadero y echaremos dentro primeramente la sosa cáustica y después el agua destilada, siguiendo este orden para que no salpique. Como produce una reacción que genera vapores, lo dejaremos reposar hasta que se enfríe. Idealmente lo haremos junto a una ventana abierta para ventilar bien lo antes posible.
  3. Pondremos el aceite de coco en una cazuela, a fuego lento, y cuando éste se caliente un poco, a unos 40 grados, lo apartaremos del fuego, lo mezclaremos con mucho cuidado con la sosa cáustica y lo batiremos usando una batidora de brazo evitando en todo momento que salpique fuera, hasta que la mezcla gane espesura y quede como un gel.
  4. En este momento, y sin esperar a que se enfríe, añadiremos 15 gotas de aceite esencial de árbol de té y 30 gotas de aceite esencial de tomillo.
  5. Introduciremos esta mezcla en el molde.
  6. Lo cubriremos con una toalla para que mantenga el calor y se lleve a cabo el proceso de saponización, y lo dejamos reposar hasta que se enfríe, entre 12 y 24 horas, vigilando de no moverlo ni removerlo.
  7. Una vez frío ya lo podremos desmoldar.
  8. Lo dejaremos en un lugar fresco y seco para que se endurezca y madure aproximadamente durante un mes.

Consejos para tu zona íntima

Si tienes tendencia a padecer enfermedades genitales te recomendamos seguir los siguientes consejos:

  • Usa ropa interior de tejidos naturales como el algodón
  • Después del lavado podemos hidratar y proteger la zona aplicando directamente aceite natural de caléndula o bien en infusión, con la ayuda de una gasa estéril. La caléndula tiene propiedades antibióticas y fungicidas para algunas infecciones vaginales.

calendula Cuervo_J

  • Ante los primeros síntomas de infección, pon una gotita de aceite esencial de árbol de té en tus braguitas, para que con el calor de la zona se vayan desprendiendo sus propiedades.
  • Cuida la higiene genital usando toallitas higiénicas específicas
  • Evita el uso de productos convencionales y opta por los ecológicos y naturales
  • Ten en cuenta que la salud intestinal está íntimamente relacionada con toda la zona genital
  • Un remedio tradicional consiste en realizar enemas vaginales usando yogur natural y agua de mar emulsionadas a partes iguales, introduciéndolas con la ayuda de una pera de silicona.
  • Algunos alimentos medicinales como el yogur, el kéfir o el ajo nos ayudarán también a combatir estas enfermedades desde el interior, incluyéndolos diariamente en nuestra alimentación.

Imágenes por cortesía de mommyknows Kim Becker, cuervo_J y Jess

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas: