Prepara un jarabe para eliminar la mucosidad

Mientras tengamos exceso de mucosidades es importante que evitemos el consumo de harinas y derivados de la leche, ya que tienden a espesarla y pueden empeorar la condición

En los meses fríos y durante las épocas de cambios bruscos de temperatura es cuando se ponen más a prueba las defensas naturales de nuestro organismo.

Los resfriados son algunas de las patologías más frecuentes y, aunque son muy molestos, también nos ayudan a eliminar toxinas.

En este artículo te proponemos una receta casera para elaborar un jarabe natural que te permita expulsar las mucosidades con más facilidad.

Antes de prepararlo

Sabemos que, en general, la mucosidad aparece de manera natural. Primero es muy acuosa, como un continuo goteo de la nariz, y después se va espesando.

Si detectamos este inicio de mucosidad, cuando es muy líquida, estamos a tiempo de beneficiarnos del remedio de la cebolla en la mesita de noche. Al acostarnos, pondremos una cebolla cruda partida por la mitad junto a la cabecera de la cama. Por la mañana ya no tendremos rastro de la mucosidad.

En algunos casos podemos sufrir una infección o bien la mucosidad puede llegar hasta los bronquios. En este caso recomendamos acudir lo antes posible al médico para que determine el tratamiento correspondiente y no correr ningún riesgo.

Antes de prepararlo

Ingredientes

Para elaborar este jarabe casero necesitaremos los siguientes ingredientes:

  • 5 cucharadas de anís verde (50 g)
  • 5 cucharadas de hinojo (50 g)
  • 3 ramitas de canela de Ceylán
  • 4 rodajas grandes de jengibre fresco
  • Una raíz o rama de regaliz
  • Un limón ecológico
  • 8 cucharadas de miel de abeja ecológica (200 g)

Ver también: Por qué deberías comer ajo, cebolla y limón todos los días

Elaboración

  • Calentaremos un litro de agua  con el anís, el hinojo, la canela, el jengibre, el regaliz y la peladura del limón.
  • Reservaremos el jugo de limón y la miel.
  • Dejaremos que se realice la decocción durante 10 minutos.
  • Añadiremos el jugo de limón y la miel y permitiremos que hierva durante 10 minutos más.
  • Dejaremos enfriar y, una vez esté tibio, lo conservaremos en un frasco de cristal herméticamente cerrado en la nevera.
Elaboración

¿Cómo lo tomamos?

  • Tomaremos una cucharada sopera de este jarabe media hora antes de cada una de las tres comidas.
  • Los niños pueden tomar lo mismo, pero la cuchara será de postre.
  • Podemos acompañarlo con un poco de agua tibia, si lo deseamos, o añadir a una infusión.

No recomendamos este jarabe a personas hipertensas, diabéticas ni aquellas que sufran reflujo gastroesofágico.

¿Qué provoca la mucosidad?

Para que este jarabe sea más efectivo recomendamos suprimir, durante el tratamiento, aquellos alimentos que generan más mucosidad en nuestro organismo, que son los siguientes:

Pan y otros alimentos elaborados con harinas

Podemos sustituirlos por pan dextrinado (biscotes tostados, de venta en dietéticas), tortitas de arroz o maíz y otros productos elaborados con harinas de frutos secos.

Leche y derivados

La alternativa son las bebidas y cremas vegetales. El alimento que más mucosidad genera es la leche, y los que menos son el requesón, el kéfir o el yogur. También podemos optar por los lácteos de oveja y de cabra cuando ya estemos mejor.

Te recomendamos leer: Los frutos secos más saludables

La lota nasal

Finalmente, explicamos también en qué consiste la lota nasal para completar este tratamiento para eliminar la mucosidad en profundidad.

La lota nasal, que puede ser de cerámica o de plástico, es un utensilio parecido a una jarrita que permite hacer lavados nasales y despejar las vías respiratorias. Es un método mucho más suave y efectivo que las jeringuillas, ya que actúa con una presión más natural.

Podemos hacer los lavados con agua natural o, todavía mejor, con una parte de agua de mar y dos partes y media de agua natural.

La lota nasal

¿Cómo la usamos?

  • Introducimos el líquido en la lota y nos colocamos encima de un recipiente o lugar donde pueda caer el agua.
  • Inclinamos nuestro cuerpo hacia delante.
  • Es fundamental que lo realicemos siempre con la boca abierta, respirando por ella.
  • Introducimos la lota por la fosa nasal izquierda, nos relajamos, y dejamos que entre el agua, para ver a continuación como sale por la fosa nasal derecha.
  • Al terminar el líquido nos limpiamos con cuidado la nariz, espirando con suavidad para eliminar los restos de mucosidad y toxinas.
  • Repetimos la técnica con la fosa nasal derecha.

¿Dónde la conseguimos?

Podemos comprar la lota en herbolarios, dietéticas y algunas tiendas de salud.

El agua de mar la encontraremos en farmacias, tiendas de productos naturales y algunos supermercados. También la podemos ir a coger al mar si es una zona limpia, evitando la capa superficial del agua.

Te puede gustar