Prepara un ungüento de vaselina y corteza de olmo para el reumatismo

El reumatismo es un trastorno locomotor que suele tener mayor incidencia en personas mayores de 45 años, aunque hay casos en los que personas menores también pueden padecerlo.

El reumatismo es una dolencia que puede impedir la movilidad de quien la padece. No existe edad para que se manifieste, por lo que debes prestar atención a tus articulaciones en todo momento. De igual forma, existen alternativas naturales para aliviar los síntomas. Aquí te contamos cómo hacerlo con un ungüento para el reumatismo.

Si presentas dolor articular o en los huesos puedes probar una alternativa natural y económica que te ayudará a aliviar el dolor. Recupera tu movilidad y mejora tu salud en pocos días.

¿Qué es el reumatismo?

Es una serie de trastornos que afectan al aparato locomotor. Normalmente se presenta dolor e inflamación en las articulaciones y también puede incluir los huesos y músculos. Tienen mayor incidencia en personas que superan los 45 años, sin embargo, también los más jóvenes pueden padecerlos.

Existen dos tipos de reumatismo: el articular y el no articular. En el primer caso se trata de la inflamación de las articulaciones que afecta el cartílago o membrana sinovial. El segundo tipo es la inflamación de tendones y músculos.

¿Cuáles son las causas del reumatismo?

Las causas del reumatismo son múltiples pero la más común es el grado de toxicidad en la sangre a causa del consumo en exceso de carnes rojas, azúcares y harinas. El sedentarismo también es otro detonante en la aparición del trastorno.

Lee: Articulaciones: su importancia y algunos suplementos

¿Cuáles son sus síntomas?

Entre los síntomas más habituales del reumatismo destacan:

  • Dolor en las articulaciones
  • Sensación de rigidez
  • Cansancio
  • Hinchazón en la zona afectada
  • Entumecimiento

¿Cómo se trata?

Para aliviar los síntomas se recomienda usar un ungüento para el reumatismo, comer de manera balanceada y practicar actividad física. Si el cuadro de reumatismo es severo se indica tratamiento de fisioterapias para liberar tensiones en las articulaciones, músculos y tendones.

Propiedades de la vaselina y la corteza de olmo para aliviar el reumatismo

La vaselina es una pomada que brinda hidratación profunda a la piel. Contiene antioxidantes, vitaminas y minerales que ayudan a tratar problemas de la piel y dolencias. Es incolora y muy versátil para combinarse con otros ingredientes. En este caso, la mezclaremos corteza de olmo para hacer un ungüento para el reumatismo.

La corteza de olmo tiene propiedades analgésicas, cicatrizantes y antiinflamatorias, ideales para aliviar el dolor ocasionado por el reumatismo. Esta corteza puede usarse también para tratar la diarrea, hemorroides, faringitis, úlceras y heridas.

¿Cómo se prepara el ungüento para el reumatismo con estos componentes?

Realiza un ungüento para el reumatismo con vaselina y corteza de olmo

Ingredientes

  • 3 cucharadas de vaselina (60 g)
  • 3 cucharadas de corteza de olmo en polvo (30 g)

Preparación

La preparación de este ungüento es bastante simple:

  • Solo debes agregar la vaselina en un recipiente refractario y fundirla a baño María.
  • Una vez que se haya derretido, agrega las 3 cucharadas de corteza de olmo.
  • Mezcla muy bien, apágala y déjala reposar hasta que se solidifique.

¿Lo sabías? 5 consecuencias de hacer demasiado ejercicio físico

Aplicación

  • Puedes aplicar este ungüento sobre el área afectada hasta dos veces al día.
  • Asegúrate de masajear bien la zona para liberar las tensiones y aliviar el dolor.

Mejora tu calidad de vida tomando algunos hábitos de cuidado y prevención de los dolores propios del reumatismo. Evita consumir carnes rojas, harinas y azúcares en exceso. De tu alimentación dependerá en gran medida el cese de las molestias en articulaciones, músculos y tendones.

Evita el sobrepeso para que este no afecte a tus articulaciones y huesos. Come alimentos ricos en Omega 3, pues estos te ayudarán a reducir la inflamación. También debes consumir mucho calcio y hierro. El primero para mantener los huesos fuertes, y el segundo para  evitar la aparición de cuadros anémicos que debilitarán tus músculos y tu salud.

No olvides acompañar tu tratamiento con actividad física. Es importante mantener el cuerpo en movimiento. Recuerda que nuestro aparato locomotor es como una máquina que necesita estar aceitada y en movimiento para que no se oxide.

Por supuesto, debes realizar actividades físicas controladas que no supongan un riesgo de lesiones. Evita realizar ejercicios o actividades que sometan a tus huesos y articulaciones a soportar mucha carga o tensión. Esto podría empeorar los síntomas o promover la aparición de enfermedades reumáticas si aún no las padeces.

Asiste a consultas constantes con tu médico especialista para que monitoree la evolución o control de la enfermedad. De igual forma, él debe autorizar el uso de alternativas naturales, como la que te recomendamos, antes de su aplicación.