Prepara unas deliciosas costillas de cerdo en salsa agridulce con esta receta

Las costillas de cerdo son un contundente plato, ideal para personas con mucha actividad física. La combinación de la carne y la salsa agridulce es sencilla y deliciosa.

Las costillas de cerdo en salsa agridulce son una delicia que se encuentra con frecuencia en los restaurantes asiáticos. No obstante, este es uno de esos platos que parecen complejos pero que, en realidad, son fáciles de elaborar.

Básicamente, el secreto del sabor de esta propuesta se encuentra en la salsa agridulce. Lo mejor de utilizar las costillas es que su estructura y jugosidad agrada tanto a niños como adultos. Esta puede ser una excelente alternativa para adentrar a los más pequeños a otros tipos de sabores.

Propiedades de la salsa agridulce

Aunque parezca solo un ingrediente para el sabor, la salsa agridulce tiene aportes nutricionales considerables. La mezcla de productos alimenticios que se utilizan para su preparación aporta vitaminas B, C, E, yodo y otros elementos que, en pequeñas cantidades, son positivos para nuestro organismo.

Lo mejor de esta salsa es que será elaborada a partir de ingredientes naturales en su mayoría. Por eso, será mejor prepararla en casa que optar por las alternativas comerciales que podemos ver en el mercado.

No te pierdas: 4 salsas saludables, nutritivas y medicinales para tus recetas de siempre

Receta de las costillas de cerdo en salsa agridulce

La proporción de ingredientes que mostraremos a continuación es para cuatro personas. Sabiendo esto, podremos reducir o aumentar las cantidades en función de las raciones que se vayan a servir.

Ingredientes

  • 1 ½ kilos de costillas de cerdo
  • 4 cogollos de lechuga
  • 1 cebolleta tierna
  • 1 cucharada de pimentón rojo (15 g)
  • ½ pimiento verde
  • 3 cucharadas de vinagre (45 ml)
  • Aceite de oliva
  • Sal (al gusto)
  • Pimienta negra (al gusto)
  • Agua
  • Perejil

Ingredientes para la preparación de la salsa

  • ½ taza de salsa de tomate (natural o kétchup) (100 g)
  • 3 cucharadas de vinagre de arroz (45 ml)
  • 2 cucharadas de vino blanco (30 ml)
  • 2 cucharadas de harina de maíz (refinada) (30 g)
  • 3 cucharadas de azúcar (45 g)
  • Agua (cantidad necesaria)

Descubre: 10 maneras de condimentar tus alimentos de manera saludable

Preparación de las costillas de cerdo en salsa agridulce:

  1. Primero se prepara la salsa agridulce. Para ello colocamos el azúcar, el vinagre de arroz, el vino blanco y la salsa kétchup en una cacerola. Añadir un poco de agua fría y poner al fuego durante unos minutos hasta que se reduzca y adquiera consistencia.
  2. Separamos las costillas y las colocamos en un bol grande. Salpimentar la carne y embadurnar cada pieza con aceite de manera uniforme.
  3. Colocar todo en una bandeja para hornear y la ponemos en el horno a 200 ºC, durante unos 25 minutos.
  4. Es importante que estén todos los focos del horno encendidos, pero no poner la carne demasiado cerca del foco de arriba. Así evitaremos que se queme la superficie.
  5. Cinco minutos antes de que se cumpla el tiempo de horneado, sacaremos las costillas y las untaremos con la salsa Esto permitirá que la salsa se adhiera a la carne y se caramelice.
  6. Preparamos la vinagreta. Para ello picamos la cebolleta en trozos finos y el pimiento verde. Mezclamos ambos en un recipiente con aceite de oliva, pimentón, sal y un poco de vinagre.
  7. A continuación, se abren los cogollos de lechuga y se extienden en un bol o plato. Encima de ellos echaremos la vinagreta que acabamos de preparar.
  8. Cada ración puede ser servida con 4 costillas de cerdo, las cuales estarán acompañados por los cogollos de lechuga. Para finalizar con la preparación de este suculento plato, utilizaremos perejil picado como elemento decorativo.
  9. Poner el punto deseado de sal y servir en caliente.

Contenido nutricional del plato

Lo mejor de preparar las costillas de cerdo en salsa agridulce acompañadas con la vinagreta es que el plato es equilibrado. Aunque el cerdo tiene un contenido calórico y de grasa importante, la falta de carbohidratos pesados equilibrará la balanza y hará de esta comida una alternativa saludable.

La preparación horneada del cerdo y el uso del aceite de oliva permiten que el alimento sea un poco menos grasoso. Este aceite es una fuente inagotable de ácidos grasos, con grandes beneficios para el organismo. Su ingesta contribuye con el funcionamiento del sistema nervioso, cardiovascular y, además, tiene propiedades antiinflamatorias.

En resumen, esta receta de costillas de cerdo en salsa agridulce es muy sencilla, y su elaboración puede quedar espectacular. Quizás lo más importante a nivel nutricional es la combinación de grasas y vegetales para asegurar un equilibrio saludable.