Prepara unos huevos con bechamel y sorprende a tu familia

Francisco María García 4 septiembre, 2018
Para que los niños tomen huevo de una forma más divertida y con una textura que les gustará, los huevos con bechamel son la opción ideal.

Los hemos comido revueltos y cocidos, pero muchos comensales todavía no han experimentado el sabor de los huevos con bechamel. Esta innovadora receta les encantará a los niños, y será una excelente fórmula para no aburrirnos de esta maravillosa proteína.

Analizando técnicas básicas de cocina, los huevos se comen básicamente de tres formas: revueltos o en tortilla, fritos enteros con la yema y cocidos o hervidos en agua. Tampoco hay que olvidar el uso de este ingrediente en pastelería y repostería, integrándose en bizcochos, tartas, postres de cuchara tradicionales, natillas, flan, etc.

Con esta receta se puede combinar el rico sabor cocido de este alimento con la técnica del empanado. Este tipo de elaboración podría ser de agrado para los más pequeños de casa, que seguramente recordarán el punto crujiente de otros platos rebozados.

Propiedades nutritivas del huevo

Huevos para dieta si estás embarazada

Desde el punto de vista nutricional, el huevo es un alimento natural que contiene una gran cantidad de proteínas y minerales como el zinc, magnesio y calcio, entre otros. La clara de este producto alimenticio no posee grasas que aumenten el llamado colesterol malo (LDL), siendo quizás la parte más sana del mismo.

Por su parte, la yema es una importante fuente de vitaminas y más minerales. En ella, podemos encontrar cantidades considerables de vitaminas A, E, del grupo B (B2, B6, B12 y ácido fólico). Junto con los minerales mencionados, el núcleo de los huevos contiene hierro y potasio.

En la práctica, un alimento tan pequeño puede ofrecernos una sensación saciante bastante considerable. Para los niños, comer huevo dos o tres veces por semana genera grandes contribuciones para su desarrollo físico. A continuación, veremos cómo empanar este ingrediente y combinarlo con salsa bechamel.

Lee: ¿Qué es más beneficioso, la clara o la yema del huevo?

Receta para preparar huevos con bechamel

Ingredientes

  • 8 huevos enteros
  • 2 huevos batidos
  • ½ taza de pan rallado (100 g)

Para la preparación de la salsa bechamel

Con estas cantidades obtendremos en torno a dos tazas de salsa.

  • 3 cucharadas de mantequilla (60 g)
  • 2 tazas de leche entera (500 ml)
  • 4 cucharadas de harina de trigo (50 g)
  • 1 taza de queso cheddar (120 g)
  • 3 cucharadas de queso parmesano rallado (45 g)
  • Sal
  • Pimienta

Prepara: Albóndigas con queso parmesano

Preparación de los huevos con bechamel

  1. En primer lugar, preparamos la salsa. Se pasa por un colador la harina y se coloca en un bol. Luego calentamos la mantequilla en una cazuela a fuego bajo.
  2. Una vez derretida la mantequilla, se agrega la harina y se remueve para mezclar con la mantequilla durante dos minutos. Lo correcto es que la harina vaya adquiriendo un tono ligeramente dorado.
  3. Añadimos la leche poco a poco en la cazuela y batimos la mezcla con la intención de que no queden grumos. Cuando la salsa comience a espesar agregaremos la sal y la pimienta al gusto.
  4. Dejamos que la bechamel se cocine de siete a diez minutos y removemos de vez en cuando. Cuando la salsa llegue a su punto de ebullición apagamos el fuego y agregamos los quesos.
  5. Salpimentamos la salsa y la dejamos enfriar en la nevera. Entre las especias que mejor combinan con la salsa bechamel, y que le dan un toque especial, está la nuez moscada.
  6. Después, cocemos 6 huevos. Les quitamos las cáscaras, los partimos por la mitad a lo largo y los reservamos.
  7. Con ayuda de una cucharada, iremos untando la salsa bechamel fría en el interior de los huevos.
  8. A continuación, rebozamos los huevos. Para ello, debemos batir los 2 huevos restantes y colocarlos en un recipiente. Tendremos otro con el pan rallado. Pasamos cada unidad primero por el huevo y luego por el pan, tratando de que queden cubiertos en su totalidad.
  9. Freímos los huevos. Para ello, colocaremos una sartén con abundante aceite de oliva. Debemos asegurarnos de que el aceite esté muy caliente antes de introducir cada huevo.

Una textura que gustará a todos

Lo mejor de este plato es que nos recordará el sabor y la fritura propia del pollo frito y otras carnes rebozadas. Para los niños será una delicia comer cada huevo relleno; además, la combinación del pan con la salsa bechamel le proporciona una mayor consistencia a la comida.

Lo mejor de la receta de los huevos con bechamel es que podemos combinarla con algún carbohidrato suave como el arroz, o con unas ricas tostadas. Añadido a esto, también se puede agregar también alguna ensalada verde o determinadas verduras, como el brócoli cocido.

Te puede gustar