Preparación de yogur casero

Yamila Papa Pintor · 9 agosto, 2013
Si quieres, puedes sustituir el yogur natural por alguno de sabores, sin azúcar, para darle un toque diferente a tu yogur casero.

No es para nada difícil hacer yogur casero. Solo debemos contar con unos ingredientes necesarios que casi siempre tenemos a mano y las ganas de comer de manera más natural y fresca. Además, esta opción es más que interesante si eres amante de lo natural.

Cómo hacer yogur casero

Hacer tu propio yogur casero solo requiere un poco de tiempo. Y tampoco necesitarás accesorios o aparatos especiales. Lo mejor: que el resultado es delicioso. ¿Te animas? Entonces toma nota.

Ingredientes

Para esta receta casera de yogur solo necesitas dos ingredientes básicos, y seguro que los tienes en casa:

  • Leche (cantidad necesaria según cuánto yogur se desea hacer)
  • Yogur natural sin azúcar (una cucharada por cada medio litro de leche)

Además de estos ingredientes, necesitarás unos utensilios básicos para poder elaborar tu yogur casero:

  • Frascos de vidrio que tengamos en casa, limpios y secos.
  • Una cuchara.
  • Un aislante para conservar el calor: puede ser cartón, papel de periódico, manta, corcho, termo, etc.
  • Un termómetro que alcance los 90° (se consiguen en tiendas donde venden materiales para laboratorios).

Preparación

  1. En primer lugar, pon una cucharada de yogur en cada frasco.
  2. Luego, calienta la leche a fuego lento hasta que alcance los 85°C. Remueve para que no se pegue en el fondo. Esto te tomará unos diez minutos. Si no tienes termómetro, no importa, debes apagar el fuego cuando el líquido humea y sube un poco.
  3. Remueve la leche para que baje su temperatura hasta unos 45°C. Puede tardar una media hora, según el tiempo y el calor ambiente. Para saber cuándo está, coloca el dedo meñique, si quema un poco pero puedes aguantar, ya está.
  4. Vierte la leche en los frascos y trata de llenarlos hasta arriba.
  5. Remueve de manera vigorosa con una cuchara para que se mezcle con el yogur.
  6. Tapa bien y guárdalos en un sitio donde se conserve el calor. Así deben permanecer seis horas, en el área más caliente del hogar.
  7. Una vez que pasó este tiempo, mételos en la nevera y en cuatro horas se habrá espesado.

Así de sencillo, tu yogur casero ya está listo para comer. Si no abres el frasco, lo puedes dejar hasta 10 días. Una vez que lo abres, no más de 6.

Lee también: Yogur entero o bajo en grasa: ¿Cuál es la mejor opción en la dieta?

¿Qué ventajas tiene hacer yogur casero?

Yogur casero

Hacer yogur casero tiene muchas ventajas. Estos son solo algunas de ellas:

  • No tiene conservantes o aditivos.
  • Ofrece nutrientes que no se desnaturalizaron con procesos industriales.
  • Lo comemos en seguida de prepararlo.
  • Si usamos yogur y leche ecológicos será aún más sano.
  • Es educativo porque podemos hacerlo con nuestros hijos.
  • Podemos reciclar los frascos y utilizarlos las veces que queramos, siendo mejor el sabor que en plástico
  • Ahorraremos energía, infraestructura, transporte, contaminación, etc.
  • Nos saldrá más barato que comprarlo y es más delicioso.

No te pierdas: 6 formas de utilizar yogur natural como remedio casero

Razones para consumir yogures

Si incluyes el yogur en tu dieta habitual, tu organismo lo notará. Se trata de un producto delicioso, con pocas calorías y que aporta varios beneficios. Te vamos a enumerar solo algunos de ellos:

  • Según datos de la Fundación del Corazón, el yogur es fuente de vitaminas del grupo B y A y minerales como fósforo, magnesio, zinc y calcio. Por ello, es perfecto para todos, pero especialmente para niños y personas mayores.
  • Ayudaría a luchar contra el estreñimiento y reestablecería la flora intestinal. De hecho, la Fundación del Corazón señala que el consumo de yogur mejoraría los síntomas de la intolerancia a la lactosa e incluso, serviría de prevención y tratamiento de la diarrea, principalmente la causada por el rotavirus o la ingesta de antibióticos.
  • Los investigadores concluyeron que el consumo de yogur casero podría ser beneficioso como apoyo al tratamiento para lograr la remisión del síndrome del intestino irritable la enfermedad, tras llevar a cabo un estudio en 189 pacientes. Sin embargo, se necesitan mayores estudios al respecto.
  • Ayudaría a mejorar el sistema inmunológico debido a su contenido de probióticos. Esto se debe a que diversas investigaciones han asociado un bajo número de bacterias en el organismo a un mayor riesgo de obesidad, diabetes de tipo 2 e inflamaciones crónicas, como la enfermedad de Crohn o la artritis reumatoide.
  • De manera tópica, sería un buen ingrediente para tratamientos de belleza para la piel y el cabello. Si bien se han realizado algunos estudios sobre el efecto de productos fermentados en la piel e incluso se han obtenido resultados alentadores, es necesario continuar con la investigación ya que los datos no han sido concluyentes.

Como ves, tomar yogur todos los días podría ayudar a tu cuerpo a mantenerse saludable. Lo puedes tomar en el desayuno, como postre o en la merienda. ¡Tú eliges!

  • Fundación Española del Corazón. El yogur, un gran valor para la salud. https://fundaciondelcorazon.com/blog-impulso-vital/2584-el-yogur-un-gran-valor-para-la-salud.html
  • The American Journal of Gastroenterology. October 2017 - Volume 112 - Issue - p S238–S239. A Prospective Study Evaluating the Role of Homemade Yogurt as a Treatment Option for Irritable Bowel Disease. https://journals.lww.com/ajg/Fulltext/2017/10001/Impact_of_Psychiatric_Co_morbidity_on_Health.449.aspx
  • Walsh, J.C., et al. Beneficial modulation of the gut microbiota. FEBS Lett. 2014 Nov 17;588(22):4120-30.
  • Albenberg, L.G., and Wu, G.D. Diet and the Intestinal Microbiome: Associations, Functions, and Implications for Health and Disease. Gastroenterology. Volume 146, Issue 6, May 2014, pp 1564–72.
  • NCBI. (2015). Effects of Fermented Dairy Products on Skin: A Systematic Review. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26061422