Preparado medicinal para reducir la tensión alta: combina 3 ingredientes

Elena Martínez Blasco·
24 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médica Karla Henríquez al
06 Julio, 2020
Al combinar las propiedades del tomate, el apio y el ajo en una misma receta, es posible obtener ciertos beneficios a la hora de reducir la tensión alta gracias a sus propiedades.
 

Si quieres reducir la tensión alta con la dieta y evitar, al mismo tiempo, la medicación, puedes recurrir al tomate, al apio y al ajo. Estos alimentos son muy saludables y tienen ciertas propiedades que pueden ayudar a combatir la hipertensión y otros trastornos cardiovasculares. Ahora bien, si sufres hipertensión has de ponerte primero en manos de un médico para que valore tu situación.

Descubre en este artículo en qué consiste este preparado para reducir la tensión alta con solamente tres ingredientes. Además, puede ser el entrante perfecto para muchas de tus comidas diarias. ¡Pruébalo!

Reducir la tensión alta con la dieta

Tener la tensión alta puede conllevar graves consecuencias, como cardiopatías, accidentes cerebrovasculares, enfermedades renales crónicas o pérdida de visión, entre otras.

Además, también hay que tener en cuenta que los medicamentos para reducir la tensión alta pueden causar efectos secundarios, entre los que se incluyen trastornos intestinales, tos, nervios, vértigos, eccemas, cansancio o dolor de cabeza, por lo que bajo ningún concepto hay que consumirlos sin prescripción médica.

No obstante, siempre que sea posible, es recomendable prevenir o tratar este problema con la dieta. Algunos alimentos tienen propiedades diuréticas, circulatorias y remineralizantes que podrían ser de ayudar a la hora de lograrlo de manera natural.

Tres ingredientes beneficiosos

Como hemos venido comentando, dentro de una dieta equilibrada, hay tres alimentos que pueden resultar beneficiosos en caso de que tengas problemas de tensión alta. Veamos el por qué a continuación.

 

1. El tomate para reducir la tensión alta

El tomate es una fruta con más propiedades de las que se cree. Según datos de la Fundación Española de Nutrición, aporta principalmente algunas proteínas, carotenoides y vitamina C.

Este alimento ha generado un gran interés porque existe la hipótesis de que podría tener propiedades anticancerígenas gracias a su contenido en licopeno, aunque, por el momento, aún queda mucho por investigar.

Las fuentes de licopeno y potasio –como el tomate– pueden mejorar los trastornos cardiovasculares y reducir la tensión alta, como señala este estudio publicado en Critical Reviews in Food Science and Nutrition.

Por todo lo anterior, se dice que para conseguir el máximo beneficio del tomate, se dice que es recomendable consumirlo en salsa o zumo casero.

2. El apio

El apio es un alimento vasodilatador y diurético, es decir, que ayuda a eliminar el exceso de líquidos que se acumulan en el cuerpo y que contribuye a aumentar la presión.

Por otra parte, como tiene un alto contenido de agua y fibra, ayuda a perder peso y reducir la hinchazón, como lo señala esta investigación publicada en el Journal of Medicinal Food.

 

Así pues, se puede consumir el apio crudo (en licuados, batidos, ensaladas o salsas) y cocinado (sopas, caldos, cremas, guisos). Dará un delicioso y suave sabor a las recetas.

Te interesa saber: 8 propiedades del apio que te harán incluirlo regularmente en tu dieta

3. El ajo

Cabezas y dientes de ajo blanco

El ajo es un antibiótico natural que puede ser beneficioso para prevenir y tratar algunas enfermedades cardiovasculares. Esto se consigue gracias a su efecto hipotensor, vasodilatador y fluidificador de la sangre, como evidencia este estudio publicado en Archivos Latinoamericanos de Nutrición. Además, al comer ajo, el organismo obtiene un extra de antioxidantes.

Así pues, el ajo no puede faltar en una dieta equilibrada y sana. También se puede tomar de manera puntual para fortalecer el sistema inmunitario. Si cuesta digerirlo, se puede recurrir a las cápsulas de ajo o a probar la curiosa cura tibetana del ajo.

Preparado para reducir la tensión alta

Para preparar una bebida natural para reducir la tensión alta serán necesarios algunos ingredientes propios de la dieta mediterránea, preferiblemente frescos.

Nota: esta receta, si se desea, puede convertirse en un entrante para cualquier comida. En ese caso, se podrían añadir otras hortalizas como, por ejemplo, el pimiento o el pepino, a modo de gazpacho. También se le puede dar un toque aromático con perejil, albahaca o pimienta de Cayena.

 

Ingredientes

  • 3 tomates.
  • 1 rama de apio.
  • 1 diente de ajo.
  • ½ vaso de agua (125 ml).
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra (15 ml).

Lee: Usos de aceite de oliva virgen extra para cuidar la salud

Preparación

Para preparar esta receta se han de seguir los siguientes pasos:

  • Pelar los tomates (si son ecológicos, se puede consumir también su peladura) y el diente de ajo.
  • Batir estos dos ingredientes junto con la rama de apio bien lavada, el aceite de oliva y el agua, durante un minuto.
  • Tomar frío o, si se prefiere, calentar unos minutos a fuego bajo, sin que hierva.
  • Es recomendable no utilizar sal de ningún tipo para condimentarlo. Se puede potenciar su sabor con especias o con un poco de agua marina.
tomate, apio y ajo para reducir la tensión alta

¿Cómo tomarlo?

  • Se puede tomar este preparado a modo de entrante para equilibrar el organismo y reducir la tensión alta.
  • También se puede consumir 30 minutos antes de cualquiera de las tres comidas principales, si se desea hacer un tratamiento intensivo.
  • Se recomienda tomar este preparado siempre dentro de un estilo de vida saludable durante al menos tres semanas para notar sus beneficios.

¿Listo para reducir la tensión alta con estos alimentos?

 

Como has podido comprobar, con tres alimentos es posible conseguir ciertos beneficios a la hora de reducir la tensión alta gracias a sus propiedades. No obstante, desde aquí recomendamos acudir siempre a un profesional sanitario para que proporcione un diagnóstico y tratamiento adecuados a cada caso y para consultar cualquier tipo de duda que pueda surgir. Y en cuanto a la dieta, siempre puedes consultar con un nutricionista.