Cómo preparar 3 cremas antiinflamatorias para calmar los dolores musculares

Daniela Echeverri Castro·
08 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Carlos Fabián Avila al
12 Diciembre, 2018
Aunque no suelen presentar problemas, antes de aplicar estas cremas para aliviar los dolores musculares es conveniente hacer una prueba en una zona pequeña para descartar posibles alergias.

Además de los medicamentos antiinflamatorios y los analgésicos, existen algunas preparaciones caseras, hechas a partir de ingredientes naturales, que pueden ayudar a calmar los dolores musculares.

Los dolores musculares son un mal común que puede presentarse por diversas razones, como una mala postura, la ejecución de un movimiento, el exceso de actividad física o bien, su opuesto, el sedentarismo absoluto, el estrés, etcétera. Y por lo general, se manifiestan junto con una reacción antiinflamatoria.

La intensidad con la que afecten puede variar, según la causa y la forma de abordarlos. En este sentido, vale la pena destacar que, si bien el reposo puede ser de ayuda en algunos casos, no siempre es lo más recomendable.

Queremos compartir contigo 3 cremas caseras cuya aplicación puede ayudar a obtener alivio, calmando el dolor y reduciendo la inflamación. Sin embargo, ten en cuenta que, para obtener buenos resultados, debes procurar incluir su aplicación dentro de lo que te haya recomendado el médico.

1. Crema de arcilla y aceites naturales

Crema de arcilla y aceites

Las propiedades relajantes de la arcilla se unen al poder antiinflamatorio del aceite de caléndula y el de lavanda. Se trata de un tratamiento diferente contra los dolores y la rigidez en los músculos.

En efecto, estos ingredientes favorecen la circulación de la sangre y, al aumentar la oxigenación celular, relajan los músculos contraídos.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de arcilla blanca (30 g)
  • 2 cucharadas de aceite de caléndula (30 g)
  • 2 cucharadas de aceite de lavanda (30 g)

Preparación

  • Incorpora todos los ingredientes en un recipiente y mézclalos hasta obtener una pasta cremosa.

Modo de aplicación

  • Primero, frota la crema sobre los músculos doloridos, y realiza un suave maFsaje durante 3 o 5 minutos.
  • Luego, deja que los ingredientes actúen 15 minutos y enjuaga.
  • Finalmente, repite su uso hasta 2 veces al día para calmar los dolores musculares.

Descubre: 3 remedios eficaces para tratar los músculos doloridos

2. Crema de cera de abejas, aceite de coco y árnica

Esta crema natural puede ayudar a calmar los dolores musculares causados por el ejercicio físico o un golpe. Sus propiedades antiinflamatorias relajan la zona afectada y, al ayudar a mejorar la circulación, puede generar alivio.

Entre sus ingredientes destaca el árnica, una planta conocida por su capacidad para relajar los músculos. Por otra parte, también confiere un ligero efecto analgésico, ideal para reducir el dolor y obtener el alivio.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de cera de abejas (45 g)
  • 1 cucharada de aceite de coco (15 g)
  • 2 cucharadas de aceite de árnica (30 g)

Preparación

  • Primero, incorpora la cera de abejas en un recipiente resistente al calor y llévala al baño María.
  • Posteriormente, cuando esté bien derretida, reduce el fuego y agrégale el aceite de coco y de árnica.
  • Luego, remueve bien y déjala reposar a temperatura ambiente.
  • Finalmente, cuando adquiera una consistencia cremosa, procede a utilizarla.

Modo de aplicación

  • En primer lugar, toma la cantidad de crema que consideres necesaria y frótala sobre los músculos que deseas tratar.
  • Finalmente, déjala actuar sin enjuagar y repite su uso 2 veces al día.

Descubre: Pomada de árnica y aceite de coco para el dolor lumbar

3. Crema de aceite de coco y árnica

Crema de coco natural

Para calmar los dolores musculares se puede preparar una crema de árnica, pimienta cayena y aceite de coco, dado que estos son ingredientes que también tienen propiedades antiinflamatorias. Para obtener mejores resultados, es recomendable aplicarla mediante masajes, reduce el dolor y la rigidez.

El arnica ayuda a generar una agradable sensación de calor en la zona afectada, lo cual ayuda a estimular la circulación.

Ingredientes

  • 4 cucharadas de aceite de coco (60 g)
  • 3 cucharadas de flores secas de árnica (30 g)

Preparación

  • Primero, vierte el aceite de coco en un recipiente resistente al calor y ponlo a derretir al baño María o en el horno microondas.
  • Después, cuando esté fundido, agrégale las flores de árnica.
  • Posteriormente, remueve con un utensilio de madera y ponlo a fuego mínimo durante 2 minutos.
  • Finalmente, pasado este tiempo, deja reposar la crema a temperatura ambiente hasta que obtenga la consistencia deseada.

Modo de aplicación

  • Primero, haz una pequeña prueba del producto en una de las áreas de la piel, dado que la pimienta puede ocasionar reacciones alérgicas en algunas personas.
  • Por eso, si no hay problema, frota la crema sobre los músculos doloridos, haciendo suaves masajes durante 5 minutos.
  • Finalmente, enjuaga las zonas tratadas con agua tibia y repite su aplicación cada vez que lo consideres necesario.

¿Te animas a prepararlas?

Si te aquejan con frecuencia los dolores en los músculos, prepara alguna de las cremas mencionadas para emplearlas como un tratamiento alternativo. Ten en cuenta que, en algunos casos, es posible que sea necesario complementar su uso con ejercicios de relajación y medicamentos analgésicos.

No olvides consultar a tu médico si el dolor persiste o es demasiado agudo.

  • Adkison JD, Bauer DW, Chang T., “The effect of topical arnica on muscle pain”, Ann Pharmacother. 2010 Oct;44(10):1579-84.
  • Sarabon N. et al. Acute effect of different concentrations of cayenne pepper cataplasm on sensory-motor functions and serum levels of inflammation-related biomarkers in healthy subjects”, Eur J Transl Myol. 2018 Mar 1;28(1):7333.
  • Pablo Saiz Peiro, “Utilización terapéutica de la arcilla”, Peloterapia : Aplicaciones medicas y cosméticas de fangos termales, pp.279-286
  • Roberts, Margaret. Edible & Medicinal Flowers. Cape Town, South Africa: New Africa Books, 2000