Cómo preparar 5 remedios naturales para aliviar la tortícolis espasmódica

La aplicación local de calor combinado con frío puede ser de gran ayuda para aliviar las molestias de la tortícolis y favorecer el desentumecimiento de la zona

La tortícolis espasmódica, llamada en términos médicos distonía cervical, es una afección dolorosa que se produce por la contracción involuntaria de los músculos del cuello, lo cual hace que la cabeza se gire hacia un lado.

Se caracteriza por una limitación en el movimiento de la cabeza que, aunque puede ser leve, impide la realización de muchas de las tareas cotidianas.

No suele representar un problema grave y casi siempre se alivia sin tratamientos. No obstante, muchos prefieren emplear ciertos remedios para reducir la severidad de sus síntomas.

Por suerte, además de los analgésicos y relajantes convencionales, existen varias soluciones de origen natural que ayudan a controlarlo sin producir efectos adversos.

En esta oportunidad queremos repasar algunas de sus causas principales y 5 alternativas para calmarlo sin necesidad de medicamentos.

¿Cuáles son las causas de la tortícolis espasmódica?

La mayoría de los casos de tortícolis espasmódica se presentan en personas que tienen antecedentes familiares. Por este motivo, un componente genético podría explicar su reaparición.

Sin embargo, en general, hay varios factores que se relacionan con el aumento del riesgo de sufrir este trastorno. Los más comunes son:

  • Mala postura durante el sueño
  • Mala postura al caminar o permanecer sentados
  • Forzar una posición durante un tiempo prolongado
  • Un movimiento forzado del cuello
  • Un traumatismo violento
  • Realizar cargas pesadas o actividades de alto impacto físico
  • Exposición prolongada a situaciones de estrés

Ver también: Mitos sobre el estrés que deberíamos desterrar

Síntomas de la tortícolis espasmódica

torticolis

La contracción de los músculos del cuello que se produce por la tortícolis espasmódica puede hacer que la cabeza se tuerza en las siguientes direcciones:

  • Mentón hacia hombro
  • Oreja hacia hombro
  • Mentón derecho hacia arriba o hacia abajo

A menudo, este síntoma se acompaña con un notorio endurecimiento de los músculos, limitación en el movimiento de la cabeza y espasmos.

Remedios naturales para calmar la tortícolis espasmódica

Hay muchos remedios de origen natural que disminuyen los síntomas de la tortícolis espasmódica. Estos relajan los músculos contraídos y calman el dolor y la rigidez que se producen por esta condición.

1. Compresas de hielo

hielo

La aplicación de compresas de hielo es uno de los métodos terapéuticos que controlan el dolor y la inflamación ocasionados por la tortícolis.

El frío produce un efecto calmante sobre los músculos, disminuyendo la rigidez que impide realizar movimientos con la cabeza.

¿Cómo utilizarlas?

  • Envuelve varios cubos de hielo en un paño suave y aplícalo como compresa sobre la zona afectada.
  • Masajea con cuidado durante 10 minutos y descansa.
  • Repite su uso 2 veces al día hasta notar una mejoría.

2. Compresas de agua caliente

El calor también puede ser una buena solución para disminuir el dolor cervical que se produce por este trastorno. Su uso directo mejora la circulación y calma los espasmos musculares.

¿Cómo utilizarlas?

  • Sumerge un paño limpio en agua caliente y, sin agredir la piel, aplícala en la zona afectada.
  • Deja que reposen 10 minutos sin efectuar movimientos y descansa.
  • Úsala 2 veces al día o altérnalas con las compresas frías.

3. Aceite esencial de lavanda

aceite-lavanda

Las propiedades aromáticas y sedantes del aceite esencial de lavanda pueden calmar esa sensación de desesperación que se produce por la tortícolis.

Sus compuestos antiinflamatorios actúan sobre la zona afectada y reducen la contracción del músculo para restablecer el movimiento del cuello.

¿Cómo utilizarlo?

  • Aplica un poco de aceite esencial de lavanda en la palma de tu mano y frótalo sobre la parte afectada.
  • Masajea hasta generar una sensación de calor y descansa.
  • Úsalo 2 veces al día.

4. Aceite esencial de árnica

El aceite de árnica es uno de los productos naturales más indicados para las dolencias musculares. Sus compuestos relajan las zonas inflamadas y ejercen un efecto analgésico que disminuye el dolor.

¿Cómo utilizarlo?

  • Frota un poco de aceite de árnica sobre la zona afectada, hasta conseguir un efecto relajante.
  • Úsalo 2 veces al día para obtener mejores resultados.

Te recomendamos leer: Cómo preparar una crema terapéutica de árnica para curar las contusiones

5. Vinagre de manzana

vinagre-de-manzana

El vinagre de manzana es un producto orgánico que puede calmar varios tipos de dolencias. Sus compuestos mejoran el flujo sanguíneo y disminuyen la severidad de los espasmos.

¿Cómo utilizarlo?

  • Humedece un paño con vinagre de sidra de manzana orgánico y aplícalo sobre los músculos afectados.
  • Deja que actúe 10 minutos y retíralo.
  • Úsalo 2 veces al día, hasta controlar el problema.

¿Tu cuello está rígido y no consigues mover bien la cabeza? Si atraviesas un episodio de tortícolis, no dudes en probar alguno de estos remedios naturales.