Cómo preparar 6 remedios caseros para aliviar los uñeros

Los uñeros, además de ser dolorosos si se inflaman, pueden favorecer la aparición de infecciones y otras molestias, por lo que debemos actuar lo antes posible para frenar su avance

Los uñeros son un síntoma doloroso y molesto que puede aparecer por una uña encarnada, por una infección o por la falta de cuidados.

Son pequeñas inflamaciones de la piel que rodea las uñas, tanto de las manos como de los pies, las cuales producen sensibilidad, enrojecimiento y, algunas veces, pus.

Aunque no tienden a ser graves y desaparecen en poco tiempo,lo mejor es darles un tratamiento para frenar el dolor y evitar otras complicaciones.

Por suerte, no es necesario recurrir a cremas o productos farmacéuticos para acelerar su proceso de recuperación.

Con la ayuda de algunos ingredientes de origen natural, podemos preparar varios remedios caseros que ayudan a restablecer la salud de la piel afectada.

¡No dudes en prepararlos!

1. Infusión de tomillo

tomillo

El tomillo es una planta con propiedades antiinflamatorias y antibacterianas que pueden ayudar en el tratamiento de los uñeros.

Estos compuestos calman la sensación de ardor y ayudan a prevenir posibles infecciones.

Ingredientes

  • 1 cucharada de tomillo (10 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Vierte el tomillo en una taza de agua hirviendo y tapa la bebida.
  • Espera que repose 10 minutos y cuélala.

Modo de uso

  • Sumerge un algodón en el líquido y aplícalo sobre la uña afectada.
  • Deja que actúe 10 minutos y repite su uso 2 veces al día.

Lee también: 6 remedios para aliviar las uñas encarnadas

2. Cebolla

La cebolla contiene compuestos de azufre con efectos antibacterianos que facilitan el alivio de las infecciones que causan los uñeros.

Su aplicación directa disminuye la inflamación y ayuda a regenerar la piel lesionada.

Ingredientes

  • ½ cebolla
  • ¼ de taza de agua (62 ml)

Preparación

  • Corta la cebolla en varios trozos y procésala en la licuadora con el agua.

Modo de uso

  • Rocía el zumo sobre el uñero y déjalo actuar entre 20 y 30 minutos.
  • Enjuaga con agua tibia y repite su uso 2 veces al día.

3. Zanahoria y miel

Zanahoria

Al combinar las propiedades hidratantes y regeneradoras de la zanahoria con el efecto antibiótico de la miel podemos conseguir un tratamiento efectivo contra las molestias ocasionadas por los uñeros.

Sus nutrientes reparan la piel, alivian el dolor y ayudan a proteger contra el ataque de agentes infecciosos.

Ingredientes

  • 1 zanahoria
  • 2 cucharadas de miel (50 g)

Preparación

  • Tritura una zanahoria y, tras obtener una pasta, mézclala con la miel.

Modo de uso

  • Extiende el tratamiento sobre los uñeros y déjalo actuar 30 minutos.
  • Enjuaga con agua tibia y seca con cuidado.
  • Repite su uso todos los días hasta curar la piel.

4. Ajo y aceite de oliva

El ajo es uno de los tratamientos naturales que ayudan a frenar las infecciones en las uñas y las lesiones de la piel asociadas.

En este caso potenciamos sus efectos con los nutrientes del aceite de oliva, para obtener una crema reparadora e hidratante.

Ingredientes

  • 1 ajo crudo
  • 1 cucharada de aceite de oliva (16 g)

Preparación

  • Tritura un ajo crudo hasta obtener una pasta y mézclalo con el aceite de oliva.

Modo de uso

  • Frota la pasta sobre la zona afectada y fíjala con un vendaje.
  • Déjalo actuar toda la noche y repite su uso hasta curar el uñero.

Ver también: Cómo hacer un endurecedor de uñas casero

5. Sales de Epsom

sales-epsom

Las sales de Epsom actúan como un antiséptico natural y ayudan a prevenir infecciones sobre los uñeros.

Su aplicación ablanda la piel, retira las células muertas y ayuda en el proceso de regeneración.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de sales de Epsom (45 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Disuelve las sales en una taza de agua caliente.

Modo de uso

  • Enjuaga la zona afectada con el líquido, o bien, sumérgela durante 20 minutos.
  • Repite su uso todos los días, hasta sentir alivio.

6. Cúrcuma y aceite de mostaza

Este remedio antibacteriano y analgésico ayuda a calmar la sensibilidad que se produce en la piel por la inflamación de los uñeros.

Sus antioxidantes contribuyen a regenerar los tejidos dañados y, de paso, crean una capa protectora contra hongos y bacterias.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de cúrcuma (5 g)
  • 1 cucharada de aceite de mostaza (15 g)

Preparación

  • Mezcla la cúrcuma con el aceite de mostaza, hasta obtener una pasta espesa.

Modo de uso

  • Frota el preparado sobre las uñas afectadas y déjalo actuar 30 o 40 minutos.
  • Enjuaga con agua tibia y repite su uso 2 veces al día.

Si notas pellejitos o zonas enrojecidas en el contorno de tus uñas, no dudes en preparar alguno de estos remedios para curarlos en poco tiempo.

Hidrata la piel y bríndale tratamientos para evitar su reaparición.