Cómo preparar crujientes de cerveza

Daniela Castro 23 julio, 2015
Tanto el crujiente de cerveza como el de queso son ideales para picar en cualquier momento, peor no debemos excedernos en su consumo para no pasarnos de calorías

Los crujientes son una receta muy fácil de preparar y durante años se ha sido utilizado para acompañar el té en la merienda o complementar el desayuno.

Por las diversas formas de prepararlos y variedad de sus ingredientes, se desconoce cuál es su origen y quién fue su inventor.

Los clásicos crujientes de harina son una de las variedades más sencillas y no quitan mucho tiempo en la cocina.

En esta ocasión vamos a compartir una versión con un toque de cerveza, para darle un sabor diferente pero igual de delicioso.

Crujientes de  cerveza

Los ingredientes para preparar estos pasabocas se pueden adquirir en cualquier tienda o supermercado y no cuestan mucho.

El resultado es un delicioso palito crujiente azucarado que de seguro conquistará tu paladar y el de los tuyos.

Ingredientes

1

  • 75 g de cerveza
  • 100 g de mantequilla
  • 250 g de harina
  • Un pellizco de sal
  • 150 g de azúcar

Preparación

2

  • Paso 1. Junta la cerveza y la mantequilla y bate hasta que quede una mezcla homogénea.
  • Paso 2. Añade la harina y el pellizco de sal y continúa batiendo.
  • Paso 3. Cuando se haya formado una masa, retírala y déjala reposar unos minutos.
  • Paso 4. Espolvorea azúcar sobre una superficie plana y extiende sobre ella la masa utilizando un rodillo para aplanarla bien.
3

  • Paso 5. Cuando hayas obtenido el grosor deseado, espolvorea el resto del azúcar por encima e intégralo en la masa con ayuda del rodillo.
  • Paso 6. Corta la masa en finas tiras. No importa que sean irregulares.
  • Paso 7. Cola las tiras sobre una bandeja con papel de hornear, retorciéndolas a tu gusto.
  • Paso 8. Hornea a 180 ºC durante 10 o 12 minutos.

Este aperitivo junto con los palitos de queso se puede convertir en tu snack favorito, pues son saludables y su sabor es encantador.

Crujientes de queso

Si no te convence la receta con cerveza, quizá sí te llame la atención prepararlos con queso o (¿por qué no?) preparar ambas versiones.

Ingredientes

  • 100 g de queso curado
  • 2 cucharadas de pan rallado (15 g)

Preparación

  • Paso 1. Pon a precalentar el horno a 180 ºC.
  • Paso 2. Haz una mezcla con los 100 gramos de queso curado y las dos cucharadas de pan rallado.
  • Paso 3. Humedece un poco la mezcla para facilitar la integración de los ingredientes.
  • Paso 4. Cubre la bandeja del horno con papel parafinado y extiende sobre este una capa fina de la mezcla. Puedes cortarla al gusto.
  • Paso 5. Llévalos al horno durante 5 minutos o hasta que se doren.
  • Paso 6. Retíralos del horno y antes de que se enfríen dales forma de teja con un vaso u otro elemento similar.
  • Paso 7. Déjalos enfriar un poco y disfruta.

¡Recuerda!

Aunque ambas recetas son aperitivos que se pueden disfrutar en la merienda o en algún momento de ansiedad, no se debe abusar de su consumo ya que pueden exceder la cantidad recomendada de calorías.

A una temperatura ambiente pueden durar hasta dos días, pero lo ideal es comerlos de inmediato para disfrutar de su sabor fresco y esa sensación crujiente que tanto nos gusta.

Te puede gustar