2 maneras de preparar fideos caseros sin gluten

Te enseñamos a preparar fideos caseros sin gluten, para que puedas elaborar diversas recetas con total tranquilidad y, sobre todo, sin renunciar al buen sabor

Tanto las personas que tienen ciertas restricciones en su dieta como aquellas que desean probar recetas saludables pueden disfrutar de unos buenos fideos caseros sin gluten una vez llegado el momento.

¿Y cuál es la diferencia que tienen con respecto a otros? Estos estarán frescos y libres de conservantes artificiales. Anímate y date la oportunidad de probarlos porque son realmente muy gustosos.

Receta simple de fideos caseros sin gluten

Ingredientes

  • ½ taza de harina de arroz (100 g)
  • 1 huevo mediano entero
  • Aceite de oliva
  • 1 pizca de sal
  • Agua

Utensilios

  • 1 tenedor
  • 1 cuchara
  • Máquina para hacer pasta
  • 1 bol (preferiblemente de vidrio)

Preparación

  1. En primer lugar, añadimos la harina de arroz a un bol. Abrimos un espacio en el centro con ayuda de una cuchara e incorporamos el huevo crudo y la pizca de sal.
  2. Mezclamos los ingredientes con tenedor y, posteriormente, con la mano. Cabe destacar que, antes de comenzar a amasar, debemos lavarnos las manos, secarlas y enharinarlas con una pizca de harina: de esta manera, la masa no se nos quedará entre los dedos.
  3. Una vez que hayamos amasado la mezcla hasta conseguir que todos los ingredientes se mezclen bien, añadimos un chorrito de aceite de oliva (lo cual equivale a una o dos cucharadas aproximadamente, de 10 gramos cada una).
  4. Volvemos a amasar la mezcla con las manos y añadimos un chorrito de agua. Debes tener en cuenta que si la masa se quiebra con facilidad, es porque se ha resecado demasiado, así que para rectificarla, deberás añadir otro chorrito de aceite.
  5. Amasa durante un par de minutos más y haz una bola. Ahora deberás reservar durante unos diez minutos, para que se asienten los ingredientes.
  6. Una vez hayan transcurrido los diez minutos, aplanamos la bola con las manos y procedemos a pasarla por la máquina para hacer pasta.
  7. Una vez tengamos listos los fideos, colocamos agua en una olla, sal y aceite al gusto y la ponemos a hervir. Cuando el agua alcance su punto de ebullición, introducimos la pasta (nunca antes, puesto que podría deshacerse) y apagamos el fuego.
  8. Remueve los fideos para asegurarte de que no se peguen y déjalos en el agua durante un par de minutos. Esta cantidad de tiempo es más que suficiente para obtener unos fideos al dente. Te recordamos que el fuego debe estar apagado.
  9. Colamos los fideos y ¡listo! Ya podremos servir nuestro plato con fideos caseros sin gluten.

Otra receta de fideos caseros sin gluten

Ingredientes

  • Agua
  • Sal (al gusto)
  • 3 huevos medianos
  • 2 cucharadas de aceite vegetal (30 ml)
  • 1 taza de fécula de maíz (120 g)
  • ½ taza de harina de mandioca (60 g).
  • ½ taza de harina de arroz (regular o integral).

Utensilios

  • 1 rodillo
  • 1 cuchara
  • Máquina para hacer pasta
  • 1 bol (preferiblemente de vidrio)

Preparación

  1. En un bol, colocamos la harina, la fécula de maíz y la harina de arroz. Al igual que en la receta anterior, abrimos un espacio en el centro para colocar el huevo crudo y luego, la sal. 
  2. Removemos con una cuchara los ingredientes y añadimos, poco a poco, el aceite. Seguidamente, procederemos a mezclar todos los ingredientes con las manos.
  3. Amasaremos hasta conseguir que los ingredientes adquieran cierta consistencia. Conforme amasemos, añadiremos un poco de agua para hidratar la masa.
  4. De nuevo, al igual que en la receta que vimos previamente, deberemos dejar reposar la masa durante unos diez minutos, como mínimo. Una vez haya transcurrido este tiempo, aplanaremos la masa (con las manos o con ayuda de un rodillo) y procederemos a pasarla por la máquina de hacer pasta.

Últimas consideraciones

Hay quienes aconsejan prescindir del aceite a la hora de cocer los fideos. En cambio, sí se recomienda agregar la sal, algún diente de ajo e, incluso, hojas de laurel.

Asimismo se dice que, una vez estén listos los fideos, no hay que llevarlos directamente al colador, ya que así se pueden endurecer y pegarse entre sí. Se aconseja separar, poco a poco, los fideos del agua con ayuda de un tenedor.

Una vez hayas preparado tus fideos caseros, podrás preparar diversas recetas. Lo importante es que ya tienes una base perfectamente comestible y nutritiva.

No obstante, es importante que tengas en cuenta una cosa: en vista de que los fideos se cuecen en muy poco tiempo, tienes que preparar el acompañamiento antes. De esta manera, podrás disfrutar de tus platos con fideos recién hechos (algo que, sin duda, te resultará de sumo agrado).

Por otra parte, debes tener en cuenta que estos fideos caseros sin gluten admiten tanto preparaciones saladas como recetas dulces sin gluten. Busca las opciones que más te llamen la atención, atrévete a probarlas y también, ¡a personalizarlas!

En su mayoría, son preparaciones muy sencillas que requieren muy poco tiempo y que tienen una dificultad técnica mínima.

Te puede gustar