Cómo preparar la piña para aliviar el estreñimiento

La piña es una fruta muy completa, pero si tenemos problemas de reflujo o sensibilidad gástrica es mejor que evitemos su consumo o que consultemos con un especialista antes de comerla

La piña es una fruta con innumerables beneficios: es saciante, desintoxicante y también ayuda a combatir el estreñimiento.

El jugo de esta fruta actúa como laxante natural, lo que sirve como alternativa para reemplazar productos que pueden causar dolor abdominal, diarrea y gases.

Para aumentar la frecuencia de las evacuaciones también es recomendable variar nuestra alimentación, erradicar el sedentarismo y beber al menos dos litros de agua por día.

Sin embargo, disfrutar de las bondades de la piña no está de más.

Esta fruta contiene bromelina, un componente que sirve básicamente para mejorar la digestión y aumentar el tránsito intestinal.

Permite evacuar sin inconvenientes y, además, posee fibras dietéticas en abundancia.

Una fruta versátil

Las enzimas naturales que contiene el jugo de piña también son importantes para poner la función intestinal en su mejor nivel.

De igual manera, es rico en vitamina C, lo que ayuda al cuerpo a hacerse más resistente a las infecciones y enfermedades.

  • Si tienes problemas para ir al baño con normalidad, puedes probar comiendo una taza de piña cortada en cubitos diariamente.
  • Con esto, empezarás a despejar el intestino y acabarás con el estreñimiento.

La piña es segura para los niños que sufren de estreñimiento leve. En tal caso se recomienda beber media taza (125 ml) de jugo de piña cada mañana.

Es necesario destacar que todas estas propiedades se obtienen del jugo natural: los industrializados no tienen el mismo efecto debido a que contienen conservantes y azúcar añadida que hacen que disminuya su poder.

Una taza (250 ml) de jugo de piña aporta al organismo unos 0,5 gramos de fibra. Por esto, cuando el estreñimiento es agudo se recomienda beber hasta un litro al día para erradicarlo por completo.

Ver también: 8 señales que te indican que tu intestino está enfermo

Formas de preparación

Para que la piña tenga el efecto que deseamos, debemos consumirla de las siguientes maneras:

En agua

agua-de-piña-salud

  • Toma las peladuras de la piña y mételas en una jarra con un litro de agua. Déjala toda la noche en la nevera y, a la mañana siguiente, bebe al menos dos vasos.
  • Esta bebida permite al intestino trabajar y es un excelente aliado para la digestión. Además, tiene propiedades diuréticas.

Cruda

  • Como mencionamos anteriormente, puedes consumirla en cubitos o comer 3 rodajas medianas a lo largo del día.
  • De esta forma, puedes garantizar que tus evacuaciones comiencen a regularizarse.

En jugo

jugo-piña

Puedes probar ingiriendo ocho vasos de jugo al día, si tienes un caso fuerte de estreñimiento.

Por el contrario, si es moderado con un vaso en ayunas bastará para darle solución al problema.

La receta para prepararlo es la siguiente:

Ingredientes

  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 1 limón
  • 2 rebanadas de piña
  • 1 cucharada de ajonjolí (10 g)

Preparación

  • Dora primero el ajonjolí a fuego bajo para que no se queme y colócalo aparte para que se enfríe.
  • Vierte en la licuadora el agua, el limón con cáscara, la piña y el ajonjolí.
  • Procesa hasta que todos los ingredientes estén bien mezclados.

Te recomendamos leer: 4 infusiones caseras para tratar el estreñimiento

Contraindicaciones

Tratamiento con cáscaras de piña

A pesar de ser natural, saludable y de considerarse seguro y delicioso, el jugo de piña puede causar deshidratación por sus propiedades diuréticas.

Para prevenir problemas a futuro es recomendable tomar la cantidad de agua equivalente a la medida de jugo que se ingiere al día.

Comer piña en trozos solo debe hacerse con moderación, puesto que abusar de la cantidad de rebanadas puede hacer que la lengua y los labios se escalden o se erosionen.

De hecho, algunas personas presentan sensibilidad ante esta fruta.

El jugo de piña tiene un nivel alto de acidez. Si tienes problemas de reflujo o condiciones gástricas sensibles a los alimentos ácidos, tomar jugo de piña puede provocar o empeorar las sensaciones de malestar, por lo que lo recomendable sería evitarlo.

En este caso, recomendamos otras frutas que pueden ayudar a combatir el estreñimiento:

  • Moras y frambuesas: Aportan al cuerpo 8 gramos de fibra por taza, esto ayuda a mantener un buen funcionamiento intestinal.

Ten presente que se recomienda consumir entre 20 y 30 gramos de fibra al día, por lo que una ración de esta fruta colaboraría en la misión.

Además, son bajas en calorías, hidratan y protegen al cuerpo de los radicales libres.

  • Ciruelas: Tanto frescas como desecadas, las ciruelas mejoran el movimiento intestinal y aporta una gran cantidad de fibra.
Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar