Receta casera y fácil para preparar leche de almendras

La leche de almendras es muy fácil de hacer en casa. En unos sencillo pasos obtendrás una leche tan sabrosa y cremosa que nunca más la volverás a adquirir en el comercio.

Preparar leche de almendras es mucho más sencillo de lo que se piensa. Así que vale la pena ponerse en ello, ya que incluso nuestro bolsillo nos lo agradecerá. Por esta razón, te compartimos una receta casera que te será de mucha utilidad.

La leche de almendras, aparte de ser deliciosa, es altamente nutritiva. En los últimos años, la venta de este producto ha despuntado puesto que muchos han comprobado su valor nutricional. Su textura cremosa y su sabor ligeramente dulce es lo que hace que se convierta fácilmente en  la favorita de las personas que han optado por reducir o eliminar su consumo de leche animal.

La verdad es que la leche de almendras que se vende en los supermercados y tiendas tiene un precio alto y aparte, tiene aditivos que comprometen su valor nutricional. Ya verás que es tan deliciosa y cremosa como dicen. ¡Anímate a probarla si aún no los has hecho!

Valor nutricional de la leche de almendras

La leche de almendras se obtiene de triturar almendras en agua. La verdad es que se le llama leche, pero en realidad esto es solamente por el color.  Su composición por el hecho de ser vegetal la hacen muy diferente a la leche de vaca. Es muy consumida por las personas que tienen una vegetariana y vegana y también, los deportistas.

Debido a la variedad y tipos de preparación de esta exquisita bebida, es difícil dar un dato exacto de su contenido energético y composición nutricional. Pero es aceptado, de forma general, que 100 gramos de leche de almendras aportan entre 25 y 50 Kcal. Este contenido calórico en realidad obedece más a su contenido de azúcar ya que su contenido proteico apenas llega a menos del 1%.

Por tratarse de un fruto seco, tiene un importante aporte de grasas. Pero no te preocupes, estas grasas son mono insaturadas, las cuales se conocen como grasas buenas. Recuerda que estos son lípidos de alto nivel nutricional.

La leche de almendras también tiene algunos micronutrientes, entre los cuales destacan las vitaminas B6 y E. En menor cantidad tenemos presencia de vitaminas B1, B2 y B3. Las sales minerales que aporta son fósforo, calcio, magnesio y potasio. También hay presencia de zinc, hierro y sodio, pero en menor cantidad.

¿Cómo preparar leche de almendras casera?

Para obtener una leche de almendras casera de calidad es necesario que las almendras estén muy bien pulverizadas, para ello, deberás apoyarte en una buena licuadora. Separa las almendras por tandas, tritura, repite y luego añade la siguiente tanda de almendras; y así sucesivamente hasta que solo quede un fino polvo.

Una vez tengas las almendras procesadas, vas a necesitar un colador y una estopilla. Luego, ya estarás listo para empezar a  preparar tu propia leche de almendras.

Ingredientes

  • 1 pizca de sal.
  • 3 tazas de agua (750 mL).
  • 1 taza y media de almendras (150 g).
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla (2.5 mL).
  • 1 1/2 cucharadita de miel o jarabe de agave (7.5 mL).
  • Opcional: canela o cacao (sin azúcar) en polvo.

Preparación

  1. Coloca las almendras en un recipiente y cúbrelas. Déjalas reposar en el agua durante la noche. Las almendras pueden estar en remojo un par de horas, pero para preparar leche de almendras más cremosa, unas ocho horas es lo mejor.
  2. Cuela las almendras y lávalas con agua muy fría.
  3. Añade las almendras con las tres tazas de agua en una licuadora.
  4. Licúa durante por lo menos 1 minuto o hasta que veas que la mezcla es cremosa y se ve opaca. Es posible que se encuentren algunos pedazos de almendra pero estos serán eliminados.
  5. Coloca la estopilla sobre el colador y colócalos en un recipiente mediano.
  6. Vierte la mezcla sobre el colador. Cuando el colador comience a llenarse, sujeta y levanta la estopilla y muévela para que todo el líquido salga.
  7. Lentamente, escurre la estopilla hasta que solamente queden residuos sólidos dentro de la misma. Ten cuidado de hacer esto lentamente teniendo algo de paciencia. Si escurres la estopilla, puedes filtrar algo de almendra o puedes romperla.
  8. Cuando ya se haya escurrido toda la almendra dentro de la estopilla puedes ponerla a un lado.
  9. Esta receta debe rendir por lo menos 3 tazas de una cremosa leche de almendras. Agrega una pizca de sal, la vainilla y edulcorante que hayas elegido. Si lo elegiste, puedes incluso agregarle canela o cacao crudo en polvo.

La leche de almendras se conservará en el refrigerador hasta por un máximo de tres días. Por otra parte, no deseches la pulpa de almendras, ya que esta puede serte de utilidad para sustituir harinas en otras recetas de repostería. En este caso, espárcela en un molde para pastel y hornéala a 90 grados durante dos horas para retirar la humedad.

Para preparar leche de almendras lo único que necesitas es apartar unos cuantos minutos de tu tiempo para procurarte esta deliciosa bebida de calidad única. Por otra parte, al ser una ”leche” vegetal, no corres el riesgo de tener la típica inflamación en el área abdominal que produce la leche animal.