Cómo preparar salsa de queso para tus nachos

Si comer nachos al natural ya tiene su placer en el paladar, tener una salsa para untar hace que la experiencia sea mucho mejor; y por supuesto que el queso será el mejor acompañante para esta pieza de maíz.

¿Sabes cómo preparar salsa de queso para tus nachos? Es muy fácil y te aseguramos que, con los pasos que te indicaremos a continuación, podrás disfrutar del sabor original de este delicioso aperitivo.

Las tortillas de maíz son actualmente un aperitivo muy común en casi todas las partes del mundo. En el ámbito de los snacks y de las reuniones sociales de esparcimiento, han  conseguido posicionarse en el top 5 de los más deliciosos.

Salsa de queso para tus nachos

Requesón

Ingredientes

El ingrediente central para este acompañante es el queso. Pero no nos referimos a cualquier pieza, sino particularmente al tipo cheddar.

Debemos utilizar de 150 a 170 g de este queso. Su sabor profundo, pesado y salado en el paladar dará el toque específico. También se necesitan los siguientes ingredientes:

  • 2 cucharadas de mantequilla (25 g).
  • 1 taza (200 mL) de leche semidesnatada.
  • 2 cucharadas de harina fina de maíz (20 g).
  • 1 toque de sal será más que suficiente para darle sabor a la mezcla.
  • 1 pizca de pimentón picante. Este último ingrediente le dará el toque mexicano característico a la receta.

Hay quienes preparan una versión más refinada de la salsa incorporando queso crema de untar; con ello se puede conseguir darle algo más de espesor al alimento.

Preparación de la salsa de queso

  1. Lo primero es colocar en una olla de metal la mantequilla y poner a fuego lento. Esto nos permitirá derretir dicho ingrediente.
  2. A continuación, agregamos las 2 cucharadas de harina de maíz. Es importante remover para homogenizar la mezcla.
  3. Luego vamos agregando poco a poco la taza de leche. Se harán movimientos circulares con la cuchara de madera mientras se va vertiendo para evitar que se hagan grumos.
  4. Debemos esperar a que la masa entera se compacte y espese. Es en este preciso momento cuando debemos apagar el fuego.
  5. Una vez con el fuego apagado, se agrega el ingrediente central: el queso cheddar rallado. Con el calor residual de la cocción, el queso se fundirá e integrará a la mezcla.
  6. Por último, lugar, añadimos la sal.
  7. El pimentón también se incorpora al final. En general, se puede añadir al gusto, pero sin exagerar.

Te recomendamos leer: Salsa mexicana de queso blanco

Trucos para que la salsa de queso para tus nachos quede perfecta

Trucos para que la salsa de queso para tus nachos quede perfecta

Batir con una buena varilla es necesario, prácticamente, en todo momento. Si dejamos de hacerlo, aparecerán los grumos o la mezcla no será tan homogénea. De hecho, la falta de batido suficiente puede influir en el sabor.

Cuando apagamos el fuego de la cocina, lo correcto es seguir batiendo. ¿Por qué? porque si hiciéramos estos últimos pasos con la cocina encendida, corremos el riesgo de que el sabor se pierda con el calor, y de que el pimentón se queme.

La idea es que estos los ingredientes (la sal, el pimentón y el queso cheddar) puedan distinguirse con claridad.

Para finalizar, solo debemos colocar la salsa en un recipiente de vidrio o plástico abierto y untar los nachos con ella. Por eso, es fundamental que agreguemos leche y vigilemos que la solución adquiera cierto espesor.

Ver también: Nachos con pollo a la parrilla

Una breve historia de los nachos y su salsa

domowe-nachosy-przepis.422732

Muchas veces, creemos que ciertos alimentos corresponden a cierto país o área geográfica en particular, dado que tienen un nombre engañoso.

Por ejemplo, las patatas fritas (en inglés french fries) no son francesas sino belgas. Y las famosas donuts, no son americanas sino holandesas.

Para los más curiosos, les comentamos que, los nachos fueron creados en México en el año 1943. Todo sucedió un día en que un grupo de esposas de militares entraron al restaurante el Club de la Victoria.

Su dueño, Ignacio “Nacho” Anaya, estaba atendiendo pero su cocinero no se encontraba en el local. Así que para poder atender a su clientela, Nacho se metió en la cocina y utilizó su ingenio para poder alimentar a las señoras.

Combinó tortillas de maíz, queso y jalapeños, e inventó la famosa receta que conocemos actualmente. Dicho plato se popularizó y fue bautizado con el apodo de su creador: Nachos.

Pero al parecer, el espeso acompañamiento fue creado en restaurantes tejanos; esto ocurrió en 1960 y los responsables fueron los dueños de la empresa Specialty Co, ellos crearon la salsa cheddar y una fórmula de tostadas mucho más crujientes. Esta es la base de la salsa de queso para tus nachos que has aprendido a preparar hoy.