Como preparar té de rooibos para la digestión

Marilu Caldera 30 enero, 2018
En afrikaans, ''rooibos'' significa: arbusto rojo y se pronuncia «roibos». Descubre más a continuación.

El rooibos es una planta de origen sudafricano que ha adquirido una gran popularidad gracias a su comercialización en forma de té e infusiones. Especialmente porque no contiene cafeína y es apta para todas las personas.

Esta planta es rica en antioxidantes y quercitina, al prepararse tiene un sabor ligeramente dulce y en Sudáfrica se suele disfrutar como una bebida acompañada de leche y azúcar. No obstante se puede preparar sin estos ingredientes para obtener otras bebidas refrescantes y saludables.

Propiedades del té de rooibos

  1. Antiinflamatorias (aprovechable en cataplasmas, emplastos, cocimientos, etcétera).
  2. Antioxidantes (lo cual favorece la acción contra los radicales libres y los signos de envejecimiento).
  3. Antiespasmódicas (excelente para calmar malestares digestivos como las náuseas, flatulencias, diarrea y cólicos).

Esta planta también tiene un gran aporte nutricional, ya que está compuesto por diferentes minerales que el cuerpo necesita, tales como: calcio, potasio, magnesio, hierro, zinc y sodio; los oligoelementos cobre y manganeso. Además resulta un ingrediente perfecto para acompañar jugos y batidos de frutas.

Ver también: 5 infusiones de plantas para combatir la indigestión

1- Infusión 

shutterstock_271297595

Ingredientes

  • 2 cucharaditas de hebras de rooibos (10 g).
  • 1 trozo de vaina de vainilla (5 cm aproximadamente).
  • 1 1/2 taza de agua (20 mL).
  • 2 porciones de azúcar, miel o stevia (10 mL).

Preparación

  • Colocar en una taza el rooibos, la vainilla y el edulcorante.
  • Poner en el fuego el agua y dejar hervir durante 5 minutos.
  • Servir el agua en la taza que contiene los ingredientes.
  • Tapar y dejar reposar la infusión durante 5 minutos.

2- Té frío

Ingredientes

  • 4 bolsitas de té de rooibos (8 g).
  • 1/2 trozo de vaina de vainilla (3 cm aproximadamente).
  • 4 taza de agua (600 mL).
  • 1 cucharadita de azúcar, miel o stevia (5 mL).

Preparación

  • Colocar en un recipiente térmico 4 bolsitas de té rooibos y la vainilla.
  • Vertir 3 tazas de agua hirviendo y dejar enfriar a temperatura ambiente.
  • Agregar 2 tazas de agua fría.
  • Endulzar al gusto y servir con hielo.

3- Infusión con leche

Infusión con leche

Ingredientes

  • 1 taza de leche (250 mL).
  • 1 rama de canela (250 mL aproximadamente)
  • 3 semillas de cardamomo (0,5 g).
  • 2 clavos de olor (1 g).
  • 1 rodajas de jengibre fresco (4 g).
  • 2 bolsitas de té de rooibos (4 g).
  • Una pizca de cúrcuma en polvo (lo que pueda tomarse con la yema de los dedos).
  • Una pizca de vainilla en polvo (lo que pueda tomarse con la yema de los dedos).

Preparación

  • En recipiente colocar la leche, los clavos de olor, la canela en rama, el cardamomo y el jengibre.
  • Calentar hasta a fuego lento durante 5 minutos o hasta que hierva.
  • Retirar del fuego y añade las bolsitas de té rooibos.
  • Llevar a fuego lento nuevamente durante 3 minutos más.
  • Colar y endulzar con miel al gusto.
  • Agregar la cúrcuma y la vainilla en polvo.

Te recomendamos leer: 4 mascarillas con sándalo y cúrcuma para distintos problemas de la piel

4- Té frío con limón y jengibre

Ingredientes

  • 2 tazas de té de rooibos bien frío (300 mL).
  • 1/2 vaso de jugo de limón (125 mL).
  • 2 Rodajas finas de jengibre (4 g).
  • 2 Cucharadas de miel (30 mL).

Preparación

  • Prepara un té rooibos de forma habitual y deja enfriar naturalmente.
  • Coloca el té en una coctelera y añádele las rodajas de jengibre, la miel y el jugo de limón.
  • Mezcla bien todos los ingredientes.
  • Colocar en el refrigerador durante 30 minutos aproximadamente.
  • Pasado el tiempo, cuela y sirve. Puedes decorar el recipiente con rodajas de limón.

5 – Batido de té, durazno y arándanos

Batido de té, durazno y arándanos

Ingredientes

  • 4 duraznos (150-200 g).
  • 2 tazas de arándanos frescos (250 g).
  • 5 cucharadas de miel (75 mL).
  • 8 bolsitas de te rooibos (75 mL).

Preparación

  • Colocar 8 tazas de agua en una olla y llevar a ebullición.
  • Apagar el fuego y agregar las bolsitas de rooibos.
  • Tapar y dejar reposar por 10 minutos.
  • Retirar las bolsitas de té.
  • Colocar los duraznos, los arándanos y la miel en una procesadora  hasta que se forme una crema.
  • Verter la crema y el resto de la fruta en una jarra.
  • Añada 3 tazas de cubitos de hielo al recipiente que contiene el te rooibos.
  • Remover bien hasta que los cubitos se derritan.
  • Servir el té en la jarra con la fruta.

6- Batido de té, frutas y yogur natural

Ingredientes

  • 1 vaso de té rooibos frío (250 mL).
  • 3 cucharadas de banana picada (45 g).
  • 2 cucharadas de melocotón (30 g).
  • 2 cucharadas de nectarina (30 g).
  • 8 cucharadas de yogur natural (120 mL).
  • 1  taza de jugo de manzana (250 mL).

Preparación

  • Colocar el té, la banana, el melocotón, la nectarina, el jugo de manzana y el yogur natural en una licuadora.
  • Mezclar hasta que se forme una especie de crema ligera.

Estas recetas a base de rooibos se recomiendan en los casos de trastornos gastrointestinales y para prevenir la deshidratación en los días en los que las temperaturas suban excesivamente.

Te puede gustar