¿Cómo preparar una crema de champiñones?

David Sanchez · 18 mayo, 2018
Los champiñones son un producto que da mucho juego en la cocina. Te mostramos cómo preparar una crema de champiñones con una receta sencilla y deliciosa.

Los champiñones son un producto que da mucho juego en la cocina. Su sabor suave y su particular textura los convierten en los protagonistas de una gran cantidad de platos deliciosos. En el mundo de las setas, son los reyes. Por ello, te mostramos cómo preparar una exquisita crema de champiñones con unos sencillos pasos. ¡Te aseguramos que el resultado será todo un éxito!

Receta de crema de champiñones

Para preparar esta receta de crema de champiñones para cuatro comensales, necesitaremos los siguientes ingredientes:

  • 1 limón (50 g).
  • 1 cebolla (60 g).
  • 1 rama de perejil (1 g).
  • Sal y pimienta negra.
  • 4 tazas de leche entera (1 litro).
  • 1 taza de requesón (100 mL).
  • 2 cucharadas de mantequilla (20 g).
  • 2 cucharadas de aceite de oliva (20 mL).
  • 4 tazas gramos de champiñones (400 g).
Requesón

Limpieza de los champiñones

En primer lugar y antes de empezar a cocinar, debemos limpiar adecuadamente los champiñones para obtener de ellos el mejor sabor posible. Para ello, comenzamos por cortar el tronco, ya que es la zona que tendrá más cantidad de tierra acumulada.

Después, los meteremos en un bol con agua hasta que estén totalmente cubiertos, pero sin dejarlos a remojo demasiado tiempo. Una vez humedecidos, los secamos con cuidado empleando un paño de cocina limpio. Realizaremos movimientos circulares suaves para retirar los restos de tierra.

Para una mayor precisión al retirar la tierra sobre la superficie de los champiñones, emplearemos un cepillo de dientes limpio para frotarlos por todas partes. Humedeceremos previamente el cepillo con agua y frotaremos con suavidad.

El inconveniente de este último método es que debemos limpiar los champiñones uno a uno, lo que resultará algo tedioso. Una vez limpios, los ponemos en un colador y los pasamos por el grifo de agua, sin mucha intensidad, durante unos segundos. Mientras tanto, será importante agitar con energía el colador para que el agua llegue a todas partes.

Para terminar con la limpieza de los champiñones, los volvemos a frotar, esta vez con las manos. Así conseguiremos retirar los últimos restos de suciedad de su superficie. Una vez listos, los cortamos para comenzar con la receta de la crema.

Preparación de los champiñones

Para comenzar con esta receta, ponemos a calentar en una olla el aceite de oliva y una de las cucharadas de mantequilla a fuego medio-alto. Una vez derretida la mantequilla y mezclada correctamente con el aceite, añadimos la cebolla, previamente cortada en dados pequeños.

Champiñones.

Removiendo de manera ocasional, dejamos que la cebolla se dore durante un tiempo de entre 5 a 8 minutos. Cuando la verdura haya llegado a su punto adecuado, añadimos otra cucharada de mantequilla y dejamos que se derrita también.

Tras esta segunda cucharada, echamos los champiñones, que podemos haber cortado en dados o en láminas. Los dejaremos dorar durante unos 6 minutos, también revolviendo de manera ocasional. Una vez que hayan alcanzado su punto y se hayan ablandado lo suficiente, añadimos unos toques de sal y de pimienta negra al gusto.

Para terminar con esta parte de la receta, añadimos el perejil bien migado y la leche. Sin parar de revolver, seguimos calentando la mezcla hasta que comience a hervir. En ese momento, bajamos el fuego al mínimo, tapamos la olla y lo dejamos que se siga calentadno durante unos 20 minutos.

Preparación del requesón

Mientras la mezcla de champiñones y leche se va cocinando, vamos a preparar el requesón. En un bol aparte, mezclamos este requesón con sal, pimienta negra, unas ralladuras de la piel del limón y un trozo de la rama de perejil sin picar.

Removeremos esta mezcla para que todos los ingredientes se integren bien e iremos probando el conjunto para asegurarnos de que está bien de sal. Una vez lista, retiraremos el perejil y verteremos la mezcla en un vaso de batidora. Aparte, reservamos unas cucharadas de este requesón para el final del plato.

Finalización de la crema

En el mismo vaso de batidora, agregamos todo el conjunto que teníamos en la olla, cuando haya terminado su tiempo de cocción. Trituraremos la mezcla hasta conseguir una textura homogénea y sin grumos, a la que podremos seguir añadiendo sal y pimienta hasta adecuarla a nuestro gusto.

Para terminar, podemos servir la crema de champiñones bien caliente y decorar su superficie con una cucharada de requesón en el centro, rodeada de unas láminas de champiñón y un toque de perejil. ¡Buen provecho!