Cómo preparar una mascarilla facial con efecto cicatrizante y antiarrugas

Gracias a los efectos del hisopo podemos atenuar las cicatrices del rostro así como los signos de la edad. Después de la mascarilla recuerda aplicar una crema humectante para hidratar la piel

El sueño de muchas mujeres es conservar la piel de su rostro joven y radiante aunque pasen los años; no obstante, los factores genéticos, la mala alimentación y la contaminación pueden acelerar el proceso de envejecimiento provocando diferentes alteraciones.

Las cicatrices dejadas por el acné y las arrugas son solo dos de los signos que pueden afectar la belleza del rostro desde una edad temprana; por suerte, ambas alteraciones se pueden tratar para disminuir su apariencia y mejorar el aspecto de la piel.

En la actualidad muchas compañías de la industria cosmética han creado tratamientos y productos que pueden ayudar a embellecer el cutis para que no refleje signos de la edad antes de tiempo; sin embargo, suelen ser muy costosos y para la mayoría están fuera del alcance.

La buena noticia es que existen ingredientes naturales que favorecen la regeneración celular de la piel, para reducir el impacto negativo provocado por las toxinas del ambiente y la alimentación.

Hoy te queremos compartir una mascarilla 100% natural que por un módico precio puede ayudarte a reparar la piel para reducir arrugas tempranas, cicatrices y otras afecciones cutáneas que afectan su belleza. ¿Te gustaría aprender a prepararla?

Visita este artículo: 8 maneras de minimizar las arrugas

Mascarilla de hisopo, arcilla y avena

Avena

El hisopo (Hyssopus officinalis) es una planta medicinal originaria de las zonas mediterráneas, utilizada desde la antigüedad como tratamiento de diversos trastornos gástricos y pulmonares.

Sin embargo, en los últimos años se pudo determinar que cuenta con propiedades muy interesantes para la piel, ya que actúa como un astringente y cicatrizante capaz de atenuar las marcas dejadas por el acné y aquellos signos de la edad que aparecen de forma temprana.

Combinada con ingredientes como la arcilla y la avena se puede crear una mascarilla purificadora y exfoliante, ideal para limpiar las impurezas de la piel y apoyar el proceso de regeneración contra los daños causados por el ambiente.

Con la aplicación frecuente de este tratamiento natural podrás lograr:

  • Una diminución notable de las cicatrices dejadas por el acné.
  • La atenuación de arrugas y otros signos de la edad.
  • Una acción antiséptica que combate las bacterias que provocan el acné.
  • Limpieza profunda de los poros.
  • Alivio de la sensación de picor e irritación.
  • Disminución de las manchas causadas por el sol.
  • Mejoría en la circulación sanguínea.
  • Exfoliación profunda para eliminar las células muertas.

¿Cómo prepararla?

crema casera

Esta sencilla mascarilla natural es muy fácil de realizar y se puede aplicar hasta dos veces por semana para aprovechar al máximo todos sus beneficios.

El hisopo se puede conseguir en tiendas naturistas o herbolarias y suele tener un precio bastante accesible.

Ingredientes

  • 1 cucharada de hisopo seco(10 g)
  • 1 cucharada de arcilla verde o caolín (10 g)
  • 2 cucharadas de leche de avena (20 ml)

Instrucciones

  • Coloca el hisopo en un motero y tritúralo hasta obtener un polvillo.
  • Viértelo en un recipiente de cristal y, a continuación, agrégale la leche de avena bien caliente.
  • Incorpora la arcilla poco a poco y utiliza una cuchara de madera para remover todo muy bien, hasta que quede bien integrado.
  • Tras obtener una textura cremosa y sólida, déjala reposar 5 minutos y aplícala.

Lee también: Dile adiós a las espinillas y el acné con esta mascarilla de avena y leche

Modo de aplicación

Mascarillas-rápidas

La hora más aconsejada para aplicar esta mascarilla es antes de ir a dormir, porque así sus propiedades se concentran en la piel durante las horas de descanso.

  • Antes que extender la crema por todo el rostro es importante limpiarlo muy bien asegurándose de eliminar todo rastro de maquillaje.
  • Cuando ya esté limpio y fresco, toma la cantidad necesaria de la mezcla y extiéndela con una capa uniforme por todo el rostro, evitando áreas como el contorno de los ojos y los labios que suelen ser más delgadas y delicadas.
  • Déjala actuar durante 20 minutos o hasta que se sienta seca sobre la piel y luego retírala utilizando un poco de agua tibia.
  • Para finalizar, antes de ir a dormir utiliza una crema hidratante de aplicación nocturna.

El resultado es una piel limpia, suave y purificada, totalmente adecuada para llevar a cabo su proceso de regeneración con normalidad.

En caso de preferir su uso por la mañana, es muy importante utilizar algún protector solar después de aplicarla y antes de salir a la calle.

Este paso no se debe olvidar por ningún motivo ya que tras ser exfoliada, la piel queda más delicada y susceptible a las quemaduras solares.

Categorías: Belleza Etiquetas:
Te puede gustar